Misterios en la Ruta Triana Paranormal, 21 de junio, 21:15 horas

TRIANA PARANORMAL: ✨Es, sin duda, uno de los barrios más populares y con más vida del mundo, su particular idiosincrasia hacen de Triana 🌉un lugar bello para pasear, para convivir o para disfrutar, Triana, es la pequeña ciudad dentro de una ciudad, la eterna dualidad 👻con su hermana Sevilla y con el río, que les da vida, de notario de su vecindad. Pero Triana esconde muchos misterios, muchos secretos, muchas leyendas, muchas historias misteriosas que son muy atractivas de conocer y muy desconocidas. En esta ruta te desvelamos sus secretos, una ruta apasionante.

👣Acompáñanos por los misterios de Triana, sus casas encantadas, sus fantasmas😱, sus espectros más singulares, sus apariciones más escalofriantes. Un recorrido que te llenará de inquietud… Conocerás el lado más terrorífico del popular barrio sevillano😍.

MISTERIOS, LEYENDAS, FANTASMA y CULTURA 👻🧟‍♂🎊Lo pasarás terroríficamente bien…

📌Duración del recorrido: 100 minutos.
RUTA de la TRIANA PARANORMAL
Hora: 21:00 h.
Lugar: Puerta Iglesia de la Estrella en C/San Jacinto
Precio: 7,5 euros/persona.

📲Apúntate poniendo un whatsapp ✅ al 653775172☎

Anuncios

Rutas misteriosas 28 y 29 de junio: MIEDO EN SEVILLA… fantasmas y casas encantadas

👻📌Rutas misteriosas -Viernes y Sábado- para el Sábado.

👻Viernes 28 SEVILLA PARANORMAL, 22.00 h. Puerta del Ayuntamiento. Casas encantadas y fantasmas. Lo pasarás de miedo. 10 euritos/persona.😱

💀Sábado 29, MISTERIOS DEL BARRIO DE SANTA CRUZ, 21.00 h. Plaza de la Inmaculada, frente a casa de la Casa de la Provincia y la Catedral.10 euritos/persona.

👻Sábado 29, PARANORMAL ACTIVUTY, 23.00h. 8 euritos. Organiza MOLARTE💢

🔮Reserva aquí, en este whatsapp, lo pasarás de miedo. 653775172☎

Los OVNIS en la Historia de España

El fenómeno OVNI está de moda, las recientes informaciones sobre las investigaciones del Pentágono y el Departamento de Defensa de Estados Unidos al respecto le han dado un necesario empujón que ha revitalizado el fenómeno, pero no es algo nuevo, viene de siglos atrás, sólo hay que saber mirar en los vestigio escritos para comprender que es mucho más antiguo de lo que creemos.

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
El fenómeno OVNI está de moda, las recientes informaciones sobre las investigaciones del Pentágono y el Departamento de Defensa de Estados Unidos al respecto le han dado un necesario empujón que ha revitalizado el fenómeno, pero no es algo nuevo, viene de siglos atrás, sólo hay que saber mirar en los vestigio escritos para comprender que es mucho más antiguo de lo que creemos.

A lo largo de nuestra Historia han existido evidencias de la presencias de extraños objetos, o luces, en el cielo sin que sepamos que son o que las motiva. Esas luces con el tiempo, a raíz de la aparición de la moderna ufología –del término inglés UFO-, derivaron en ser llamadas como Objetos Voladores No Identificados quedando pendiente establecer su origen una vez realizado un seguimiento y estudio del mismo. En la actualidad el fenómeno OVNI es bien conocido por todos los investigadores, o curiosos del misterio o de este fenómeno, pero, ¿y en épocas pretéritas? ¿Hay evidencias de esas extrañas presencias en nuestros cielos? ¿Existían ya esas inquietantes luces y observaciones hace siglos? ¿Qué nos cuentan los cronistas?

La respuesta es afirmativa y en la Historia de España encontramos innumerables crónicas y relato –consultar “Triángulo Magnético en Sevilla” o “Caso Conil”– donde queda de manifiesto el papel importante que jugaron en las reflexiones de aquellos científicos y pensadores esas misteriosas luces que aparecían en los cielos patrios… Para unos seguirían siendo dioses del ayer –en función de la época-, para otros un designio divino o demoníaco, para otro cualquier fenómeno celeste desconocido… pero a ninguno de ellos, independientemente de su forma de pensar o abordar su misterio en función de su época, dejó indiferente…

Expedientes X con 600 años de antigüedad

Sevilla, año 1464, cerca del entorno de la Catedral hispalense… Con cientos de testigos presenciales ocurre lo imposible, la historia de lo insólito, de lo extraño, de lo mágico. Lo recogen las crónicas de la ciudad hispalense, testigo de un prodigio milagroso fueron esos cientos de fieles que salían, en medio día, del templo, la crónica del insólito suceso religioso fue documentada históricamente por los cronistas de cámara del rey Enrique IV, el sacerdote Diego Enriques del Castillo y el licenciado Alonso de Palencia. Dice así: “En la ciudad de Sevilla sucedió un fenómeno maravilloso nunca visto. Sin que hubiera viento ni huracán, algunos árboles de la huerta del Alcázar fueron arrebatados hacia arriba y sacados de raíz, arrojados por encima de la muralla, afuera. Una torre del Alcázar se vio cortada como un cuchillo. Una estatua del rey Don Pedro, de piedra, con diadema de metal, que estaba en los jardines sobre un pedestal, desapareció y nunca volvió a ser encontrada. Numerosos arcos del Acueducto que dicen los Caños de Carmona, cayeron por tierra sin que su hundimiento súbito produjera ningún ruido. Esto ocurrió a mediodía, a la hora en que salían la gente de la misa en la catedral, y personas religiosas y autorizadas por la edad, y niños inocentes afirman haber visto por los aires hombre armados”. Todo un testimonio fechado en 1464. Algún autor de realismo fantástico diría sobre todo esto que: “los dioses del ayer son los astronautas del mañana”, y quizás no les falte razón, aunque otros catedráticos y expertos en teología quisieron ver en esta aparición de seres voladores y armados en los cielos de Sevilla una visión de los ángeles protectores que velaban por la integridad de la fe de la ciudad… Aquella crónica llegó rápidamente al rey Enrique IV que se encontraba de cacería en Jaén quedando perplejo con el hecho milagroso sucedido a orillas del Guadalquivir. ¿Qué eran o que representaban aquellos misteriosos “guerreros” voladores? Han pasado casi seis siglos y sigue siendo uno de los expedientes X de la antigüedad.

Apenas trece años antes un suceso similar turbó la tranquilidad de las tierras catalanas… Sucedió en Barcelona, allí el consejo municipal había encomendado la labor de recoger en las crónicas de la ciudad todos los acontecimientos relevantes que ella ocurriera. Debían ser recogidos por un escribano en un dietario y el periodo abarcó desde el siglo XIV hasta el XVIII. En ese dietario encontramos una fuente de noticias valiosísima, de información sorprendente y no menos enigmática… En estas crónicas se huía de falacias y falsedades e iba acompañada del rigor que imponía el consejo barcelonés. Lo curioso es que en esas crónicas encontramos anotaciones de misteriosos fenómenos que nos inducen a pensar en esos objetos que vemos en el cielo y que no sabemos lo que son…

Encontramos una anotación especialmente sugerente a fecha del 18 de junio de 1451 que dice así: “Dicho día se divulgó en la presente ciudad que a principio del presente mes, en la parte de Levante, se vio en la madrugada por muchos y por mí mismo, entre la una y las dos, un cometa que emitía alguna claridad, a manera de claridad de farol débil, que se ensanchaba delante de él unas tres o cuatro canas, a juicio humano. Después, el día 15 o 16 del presente mes, se vio dicho cometa u otro, o uno semejante, entre ocho y nueve horas al caer la noche al noroeste”. Otro nuevo fenómeno ocupa sus páginas… El 8 de noviembre de 1587, se hace referencia a otro “cometa”, añadiendo: “Placía a Sa Divina Magestat”, obedeciendo su registro a algún fin preventivo o alguna suerte de superstición.

El 17 de Noviembre de 1610 queda registrado en dicho libro: “en el cielo, por la noche, grandes señales de fuego que muchos pronostican son malas señales. Dios Nuestro Señor nos dé Su gracia que es el mayor bien que podemos desear, amén”.

Regresamos a tierras andaluzas, allí otro suceso, entendido en la época como milagroso, sucedió en nuestros cielos hacia la primera mitad del siglo XVIII, un fenómeno celeste tenido por sobrenatural, designio de los cielos, de los propios ángeles… Parece que sobre Sevilla aparecieron unas esfera luminosas de colores destellantes que destacaban “como un fulgor”, muchos de los testigos, en pleno centro de la capital, creyeron ver en el interior de estas esferas las caras de las santas patronas y otros santos del santoral católico de la época, tan devota como temerosa. Así el catedrático de Matemáticas de la Universidad de Salamanca, astrólogo, sacerdote y literato Diego Torres de Villarroel trató de explicar aquel curioso fenómeno, aquellos “Objetos Religiosos No Identificados” que sorprendieron a los sevillanos de la época. Se tiene constancia que el ex presidente de la Real Academia de Medicina de Sevilla, el doctor Gabriel Sánchez de la Cuesta, poseía a título personal uno ejemplar de la explicación o interpretación astrológica que Diego Torres de Villarroel quiso darle, no obstante el fenómeno jamás fue explicado satisfactoriamente. ¿Ilusión, sugestión colectiva, visión quimérica devota, milagro? Difícil respuesta a una difícil pregunta.

El escritor e investigador Jesús Callejo nos comenta sobre este fenómeno luminoso o milagroso y Diego Torres de Villarroel: “existe un obra muy poco conocida de Diego de Torres Villarroel, que publicó en 1730, su título es algo largo pero podría ser “traducido” así: “Juicio, i pronostico del Globo i tres columnas de fuego que se dejaron ver en nuestro horizonte Español”. En este opúsculo, más que obra literaria, se describen tres objetos volantes que desconcertaron a nuestro insigne escritor salmantino pero ninguno corresponde a Sevilla”. Y es que esos mismos objetos extraños en el cielo para los estudiosos de hoy podrían ser catalogados como “Objetos Voladores No Identificados” pero para los pobladores de aquella Sevilla del siglo XVIII era una cuestión de fe y de milagros. Por tanto, ¿por qué no calificarlo de “Objeto Religioso No Identificado”?

Pero todos estos acontecimientos nos eran patrimonio exclusivos de ciudades como Barcelona o Sevilla, en 1665 existía un pliego noticiero que reflejaba: “Relación nueva de una carta venida de Constantinopla, en la cual se refieren los grandes prodigios y espantosas señales aparecidas en dicha ciudad y por todo aquel país circunvecino, con algunas horribles visiones que le aparecieron al Gran Turco, es a saber, saetas, vientos, tempestades, truenos y aparición de cometas y grande rebelión, y la interpretación y declaración de aquello hecha por los más doctos astrólogos de su imperio”.

Diez años más tarde, en la ciudad Condal encontramos otro curioso documento de noticias o pliego que trata sobre noticias celestes, es la: “Relación verdadera del prodigioso combate de pájaros sucesos en la ínfima región del aire, entre las villas de Dola y Salinas, en el condado de Borgoña, a 16 de febrero de este año de 1676”, este pliego no sólo informa sobre este choque entre bandadas de pájaros, sino que añade que había sido profetizado por Nostradamus… En el mismo documento informa que en Buda (Hungría), antigua corte de los reyes húngaros, en la época tomada por los turcos, se manifiestan “unos fantasmas visibles en figura humana, y haciéndoles el visir querido resistir con gente armada, le habían a él y a los suyos dado muchos palos”. Entre los fantasmas se “identificó” la sombra del rey húngaro Matías Corvino… Finalizaba con el vaticinio que afirmaba que Hungría volvería a ser cristiana arrebatándola así a los infieles turcos.

Nos trasladamos a los archivos históricos de Girona, allí se imprimía en 1682 la “Relación breve y verdadera del prodigioso señal que se vio sobre la ciudad de Gerona 20 de octubre desde año de 1682”, el fenómeno consistió en una abertura en el cielo nocturno, de unos cincuenta pasos, sobre las once de la noche del cual salía “tanta claridad que ofuscó la Luna, a la vez se oía estruendo como de fusilería, acabado con detonaciones semejantes a las de los cañones”. Fueron casi medio centenar de personas las que juraron haber visto y oído tan intrigante, y misterioso, fenómeno.

El escritor y cronista Julio Caro Baroja, en su obra que lleva por título “Vidas mágicas e Inquisición”, hace una visión de las costumbres y creencias de la sociedad de la época, en pleno siglo XVIII, donde se le otorgaba una gran credibilidad a los visionarios, astrólogos y adivinadores. Estas creencias llegaban y tocaban de cerca de la familia real, así el rey Felipe IV “estaba dispuesto a escuchar a un fraile italiano: desde hacía más de veinte años se dedicaba a profetizar respecto a asuntos políticos”.

En la Navidad de 1704 encontramos otro hecho inexplicable: “a las cinco de la tarde, estando sereno y sin verse nube alguna, de repente se vio una llamarada muy ardiente en la presente ciudad, saliendo y viniendo del mar según personas verídicas; unos decían que venía a modo de barra de fuego, otros con globo y cola, que se abrió y dejó tres nubes muy blancas, las cuales duraron en la región celeste más de media hora y después de esta llamarada se sintió en el cielo como si disparasen algunas artillerías y después mucha mosquetería que duró cosa de tres credos. Dios nos quiera mirar con ojos de misericordia”.

En Madrid el doctor José Cerví, en 1736, médico de la corte real, publicaba su “Descripción tripartita médico-astronómica que toca lo primero sobre la constitución epidémica que ha corrido en muchas ciudades, villas y lugares de los reynos de España…; lo segundo, la residencia demonstrativa sobre la distinción de la verdadera preñez de la falsa, y lo tercero, el juicio congetural astronómico, philosóphico y mathematico sobre el phenó-meno ígneo que por muchos días se ha manifestado al Oriente y Occidente el día 27 de noviembre del año de 1736…”.

El ya referido Diego de Torres Villarroel, en 1730 escribía un folleto que se titulaba: “Juicio y pronóstico del globo y tres columnas de fuego que se dexaron ver en nuestro horizonte español el día 2 de noviembre de este año 1730”.

En épocas más recientes, el “Diario de Barcelona” a fecha 16 de Agosto de 1872 narraba en crónica la aparición de un fenómeno atmosférico compuesto de un “globo rojo de fuego que emitía una luz blanco-azulada y dejó un rastro como la cola de un cometa”. Fue observado en todo el levante español, con especial significación en Barcelona y en Valencia.

Si retrocedemos al año 1509 encontraremos, en los archivos de Toledo, un curioso documento llamado “Relaciones de Lorenzana”, en éste el cardenal Gonzalo Jiménez de Cisneros describe el vuelo de un extraño objeto volador en forma de cruz, muy al estilo de aquel sueño visionario del emperador Constantino, sobre tierra de Titulcia (Madrid). En conmemoración de la aparición en el cielo de aquel objeto mandó construir un humilladero sobre el que años después se erigió una ermita. El cardenal se dirigía a tierras toledanas a reclutar hombre para la conquista de Orán y desde Toledo partió hacía Cartagena, donde se tiene constancia histórica que era esperado por el señor Pedro Navarro, ingeniero naval, con las huestes prestas para partir hacia la conquista de la ciudad. Lo curioso es que durante el viaje pudieron observar otras cruces resplandecientes en el cielo, en Cartagena y en Mers el-Kebir, a pocos kilómetros de Orán.

Descripciones que hoy día nos resultan bastante análogas a las que hacen los que dicen haber sido testigos de la aparición de los Objetos Voladores No Identificados (OVNIs) en nuestro cielo. Este tipo de acontecimientos extraños –cuando menos- son reseñados desde épocas remotas, desde la antigüedad, incluso durante uno de los viajes de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo divisó extrañas esferas en el cielo o las famosas “arenas blancas” que nos han llegado en las crónicas de aquellos viajes, crónicas históricas. Su existencia es constatable a través de los escritos desde la más lejana antigüedad.

Hoy día científicos, pilotos, meteorólogos, astrónomos, observadores del cielo o investigadores de lo extraño tratan de buscarle respuesta a este misterioso fenómeno, cada uno desde su particular punto de vista, acumulando más preguntas que respuestas en una extraña e ilógica paradoja. Podemos estar seguros del desconocimiento de aquellos primeros cronistas sobre un fenómeno lejos de su nivel de conocimiento, ya fuera en el plano astronómico o en el de lo extraño, dejando constancia de su presencia en el cielo y no de su ausencia. Así constituyeron las primeras crónicas OVNI en la Historia de España, un fenómeno más antiguo de los que nos dice su propia historia.

Conferencia FNAC sobre: Métodos de Contacto con el Más Allá

😱Queremos compartir con todos vosotros una jornada especial en FNAC Torre Sevilla, una conferencia ♦ de experimentación🔬 sobre MÉTODOS DE CONTACTO CON EL MÁS ALLÁ👻.

Además probaremos diferentes métodos para contactar -presuntamente- con el más allá…👻 ¿Te animas? Pues no hay excusas para no acudir, es gratis: 🕤 20:00 h. Jueves 27 de junio en ➡ FNAC TORRE PELLI. 👁ENTRADA LIBRE.

La Sábana Santa

Y habiendo comprado una sábana, descolgándolo, lo envolvió en la sábana y lo depositó en un sepulcro que había sido excavado en la peña…” (Marcos 15, 46).

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía

 

Son muchas las reliquias que se veneran en el mundo y muy pocas las auténticas. En un lejano pasado, y hasta en nuestra actualidad, eran elementos codiciados porque tenían el poder ‘directo’ de Dios y ello motivaba aún más el poseerlas. Pero las reliquias, realmente, lo que tenían era un doble objeto: por un lado el de evangelizar zonas que resultaban especialmente atractivas para la Iglesia y altos cargos eclesiásticos, por otro lado, y en torno a ellas, se generaba una magnífica concentración de personas que podían dar origen a una increíble población que culminaba con la creación de aldeas, pueblos y ciudades.

En función de la importancia histórica de la reliquia a venerar se aumentaba el poder de atracción de la misma erigiendo una ermita, una capilla, una iglesia y, llegado el caso, una catedral, evidentemente en el grado máximo de expresión fervorosa.

Reliquias siempre han existido desde los primeros tiempos de los cristianos, tiempos en los que eran perseguidos y hasta sacrificados. Muchos de aquellos primeros mártires murieron tras enormes suplicios de muy diferentes formas, desde la arena de los circos ‘luchando’ contra fieras y gladiadores hasta la crucifixión al modo que lo hizo Jesús de Nazaret hacia el primer tercio del siglo I.

De los restos y despojos de aquellos quedaron ‘piezas’ que se guardaron celosamente, se escondieron y eran, con el paso del tiempo, presentadas como el recuerdo de aquella personalidad ilustre que les llevó por el camino de la fe. Restos como trozos de huesos de manos, dedos, costillas… Y dependiendo del santo podían llegar a tener un efecto milagroso sobre la persona, sobre el devoto, efectos sanadores en virtud de los cuales la persona se curaba de sus males. Debido a ello gozaron de una enorme popularidad pero también fueron muchas las piezas que se presentaron como auténticas y, realmente, jamás se supo –en el pasado- si habían pertenecido al santo en cuestión o no, era sólo fe. Todo ello hasta que la Ciencia evolucionó y trató de poner cordura allá donde sólo existía fervor, trató de poner orden donde sólo existía un ordenado caos piadoso, y comenzaron a llegar las sorpresas…

Reliquias como los lignum crucis se cuentan por decenas en el mundo, de todas se dice que son auténticas pero, si las reuniéramos juntas, nos daríamos cuenta de que las supuestas esquirlas de madera de la cruz de Cristo darían casi para formar un pequeño bosque. ¿Y qué decir de los huesos de los santos? Se pueden contar, igualmente, por decenas y podríamos encontrar casos tan increíbles como los sesenta dedos de San Juan o las dos cabezas de éste; así las cosas, algo falla en todo lo que tiene que ver con las reliquias y muchas son las que hay repartidas por el mundo y muy pocas las reales, las verdaderas.

De entre las que llaman más la atención del devoto o del curioso están, si dudas, aquellas que estuvieron en contacto directo con Jesús de Nazaret, con su cuerpo. En la mayoría de casos son piezas de tela que le sirvieron, supuestamente, de túnica o, por el contrario, fueron utilizadas para amortajar su maltrecho cuerpo una vez acometido el descenso de la cruz tras un tremendo calvario en el monte Gólgota.

Las más valoradas en la actualidad, que no las únicas, son la Sábana Santa de Turín –o Síndone- y el Sudario de Oviedo –o Pañolón-, aunque habría otras muchas a las que se les atribuye un origen divino y que podrían figurar entre las más preciadas. No obstante nos centraremos en la primera de ellas, de una forma aséptica y libre de prejuicios, sin convencionalismos previos y haciendo que lo farragoso que pueda ser un tema científico se transforme en algo sencillo de entender, básico e interesante. Es el enigma de la Sábana Santa al que nos vamos a acercar, su historia, su misterio y las sorpresas que en su largo peregrinar ha deparado al ser humano que, con buen criterio, se ha acercado a saber un poco más de ella.

¿Dónde está?

Para contemplar la Sábana Santa debemos viajar, inexcusablemente, a la Catedral de San Juan Bautista o llamada también como ‘Il Duomo di Torino’, qué no es desconocida en la ciudad – imposible – y no pasa desapercibida al visitante, al viajero. Es de una extraordinaria belleza y en su interior se halla la capilla que alberga a la ‘reliquia’.

Se encuentra en la Via XX Settembre, 87 (Piazza S. Giovanni) y deslumbra por su grandiosidad, que sin dudas confiere un lustroso revestimiento de mármol blanco y una esbelta torre muy del gusto en toda la zona del norte de Italia. ‘Il Duomo’ fue construido por el toscano arquitecto Meo del Caprino hacia finales del siglo XV, pero el espacio que ocupa y alberga a la Síndone –a lo largo de esta obra me referiré al lienzo por este término también- es obra de Guarino Guarini, edificada anexa entre los años 1668 y 1694 una vez que se determina que debía permanecer en la ciudad turinesa.

La catedral está levantada en honor de San Juan Bautista y es todo un ejemplo del Renacimiento italiano. De toda la riqueza arquitectónica que tiene, habría que destacar los relieves de sus tres portales, quizás como una vieja ensoñación hacia las tres iglesias que se erigían en aquel mismo lugar y que tenían tres claras advocaciones: San Juan Bautista, Santa María de Dompno y San Salvador.

La catedral tiene más capillas en su estructura pero la principal, la que llama poderosamente la atención por la pieza que contiene, es la que se encuentra junto al presbítero, para los amantes de la arquitectura basta decir que si quieren ver una cúpula curiosa no pierdan detalle de la que posee éste templo.

Dentro de la capilla de Guarini encontramos la Sábana Santa y se preguntarán: ¿Qué tiene de especial? Principalmente que se le atribuye haber sido la mortaja, el lienzo funerario, que envolvió a Cristo, con toda su trascendencia y repercusión. Es la ‘Reliquia entre las reliquias’, la que podría completar en sentido religioso para unos o el mudo e imperecedero testimonio para otros dentro de la fe, la que podría verificar la existencia de un ser excepcional o confirmar que alguien, hace casi dos milenios, sufrió una tortura idéntica a la que vivió Jesús de Nazaret.

Pero no crean que ver la Sábana Santa es sencillo. Durante su ostensión, en unas fechas concretas, se muestra al público, mientras permanece oculta en un relicario especial a prueba de elementos destructivos tales como terremotos e incendios. El último –que no el único- el que sufrió en la noche del 12 de abril de 1997.

Aunque la ostensión más trascendente en la Historia del lienzo sería la que se efectúa en 1898… Ya descubrirá la razón.

La Síndone o Sábana Santa

Una vez en Turín, en época de poder ver la Sábana Santa, accedemos a ‘Il Duomo’. Todo el ambiente presagia que nos encontramos ante uno de esos momentos inolvidables en los que vamos a poder estar cerca de un objeto que es parte de la Historia por su historia y por su presunta historia. Esto, que parece una dualidad imposible, es una clara referencia a los argumentos a favor y en contra que hay con respecto al lienzo.

Cuando se llega al lugar donde está la ostensión de la Sábana Santa, lo primero que destaca es la luz tenue, casi mortecina, que envuelve a todo. Al final, de forma solemne destaca un lienzo, un lienzo amarillento en el que, de cerca, a duras penas podemos distinguir la marca, la impronta de la tela, pero en el que, a medida que nos alejamos del mismo y adaptamos nuestra vista a la luz en relación al Sudario, podemos ir percibiendo lo que parece una imagen a lo largo de la misma, una imagen en dos partes, de un tono ocre, destacando levemente. Parece mostrar lo que es el cuerpo de una persona, en su imagen frontal y dorsal, con las manos cubriendo las partes más íntimas, de una notable estatura y complexión fuerte. Cabeza centrada y marcas, muchas marcas que hacen que perdamos la atención del principal foco de atención que tiene la ‘reliquia’: el cuerpo.

Y es que el lienzo debió ser, en un pasado muy lejano, de un blanco casi virginal, pulcro; una pieza de lino completa que, con el paso del tiempo ha ido viendo como sus fibras envejecían y quedaban de un color más añejo. Un estudio realizado por Gilbert Raes, especialista en temas textiles de la Universidad de Gante, en el año 1973, afirmaba que también tenía algunas fibras de Herbaceum, un tipo de algodón. Igualmente hay otras marcas triangulares que observamos con gran claridad y que se disponen a ambos lados del cuerpo del crucificado, marcas casi idénticas, simétricas diría yo y que parecen haber sido provocadas por un incendio o similar. Es lo que más nos llama la atención, pero ante lo que los devotos clavan sus rodillas y se ven lágrimas de emoción, sentimientos a flor de piel y desconsuelo es la imagen central que domina todo el lienzo.

Si se detiene a preguntar a los visitantes, de todo tipo de nacionalidades, no van a dudar –la mayoría de ellos- en afirmar que es “el Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo”, en momentos de devoción que casi no tienen parangón en Europa, de modo que para encontrar algo similar tendríamos que viajar a México, al Cerro del Tepeyac, para establecer paralelismos devocionales con aquellos que profesan la misma veneración ante la tilma guadalupana, ante la tilma o ayate de la Virgen de Guadalupe.

En un gesto de objetividad se trata que todo ese fervor no mediatice las observaciones de un periodista que trata ser imparcial, pero es imposible abstraerse a ese momento mágico en el que se contempla la Sábana Santa y a tu alrededor, pese a haber numerosos grupos de personas que tratan de ver el lienzo o que siguen a un guía que les trata de orientar por los muchos secretos que debe guardar la misma, se hace el silencio. El tiempo en ese momento se detiene… se contiene el aliento, de degusta cada segundo que se pasa ante el Sudario, cada milímetro de tela que recorre la vista. Se piensa que, efectivamente, aquel cuerpo parece representar la misma Pasión de Jesucristo en la cruz y una serie de preguntas te asaltan: “¿Será realmente él?¿Qué posibilidades hay que un lienzo del siglo I haya sobrevivido hasta nuestros días?¿Cuál es la razón que la Sábana Santa haya estado rodeada de tanta polémica casi desde que se tiene conocimiento de su llegada a Europa?¿Qué implica que sea el cuerpo de Cristo el que contuviera ese preciso trozo de tela y que implicaría lo contrario?”. Y casi sin respuestas pasa el tiempo y al salir a la plaza, de nuevo, los ojos vuelven a ver la luz del sol, pero un sentimiento interno de inquietud y congoja te invade, “algo” por unos momentos te ha poseído y ha sembrado una duda sobre la que se necesita indagar, saber, conocer… Algo ha “despertado” en el interior de la persona por saber si realmente fue la mortaja de Jesús de Nazaret o si, por el contrario, es sólo una falsa reliquia más.

Conferencia FNAC sobre: Métodos de Contacto con el Más Allá

😱Queremos compartir con todos vosotros una jornada especial en FNAC Torre Sevilla, una conferencia ♦ de experimentación🔬 sobre MÉTODOS DE CONTACTO CON EL MÁS ALLÁ👻.

Además probaremos diferentes métodos para contactar -presuntamente- con el más allá…👻 ¿Te animas? Pues no hay excusas para no acudir, es gratis: 🕤 20:00 h. Jueves 27 de junio en ➡ FNAC TORRE PELLI. 👁ENTRADA LIBRE.

Misterios en la Ruta Triana Paranormal, 21 de junio, 21:15 horas

TRIANA PARANORMAL: ✨Es, sin duda, uno de los barrios más populares y con más vida del mundo, su particular idiosincrasia hacen de Triana 🌉un lugar bello para pasear, para convivir o para disfrutar, Triana, es la pequeña ciudad dentro de una ciudad, la eterna dualidad 👻con su hermana Sevilla y con el río, que les da vida, de notario de su vecindad. Pero Triana esconde muchos misterios, muchos secretos, muchas leyendas, muchas historias misteriosas que son muy atractivas de conocer y muy desconocidas. En esta ruta te desvelamos sus secretos, una ruta apasionante.

👣Acompáñanos por los misterios de Triana, sus casas encantadas, sus fantasmas😱, sus espectros más singulares, sus apariciones más escalofriantes. Un recorrido que te llenará de inquietud… Conocerás el lado más terrorífico del popular barrio sevillano😍.

MISTERIOS, LEYENDAS, FANTASMA y CULTURA 👻🧟‍♂🎊Lo pasarás terroríficamente bien…

📌Duración del recorrido: 100 minutos.
RUTA de la TRIANA PARANORMAL
Hora: 21:00 h.
Lugar: Puerta Iglesia de la Estrella en C/San Jacinto
Precio: 7,5 euros/persona.

📲Apúntate poniendo un whatsapp ✅ al 653775172☎