Mujeres en el mundo del misterio

El misterio está de moda y más aún las investigaciones de tipo paranormal que se realizan en diferentes puntos de nuestra geografía donde se dice que hay algún tipo de fenomenología inexplicable.

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
El misterio está de moda y más aún las investigaciones de tipo paranormal que se realizan en diferentes puntos de nuestra geografía donde se dice que hay algún tipo de fenomenología inexplicable.

Debido a ellos destacan muchos grupos de investigación así como investigadores pero… El papel de las mujeres en este ámbito es muy importante, puede que desconocido. Por ello hoy nos acercamos a dos de ellas, con un papel protagonista por su profesionalidad y buen hacer en estas materias así como un agudo instinto para saber diferenciar lo que es real de lo que no.

Para ello les quiero presentar a Mª. Carmen Bravo y Susana Villalobos. La primera de ellas es miembro del grupo GPS de Sevilla, dedicados a materia de investigación paranormal y con un recorrido de más de una década en temas fronterizos con la Ciencia. En su haber el investigar en lugares emblemáticos como Tiro de Pichón en Huelva, el Monasterio de San Isidoro del Campo o Ruinas de Itálica en Santiponce (Sevilla). Además hacer una elogiable labor divulgativa, junto a Lorenzo Cabezas, en el programa “Voces del Misterio”. Nuestra pelirroja amiga tiene además un sexto sentido que la hace ser muy destacada en los estudios que, de este tipo, hace en toda Andalucía y fuera de nuestras fronteras.

Susana Villalobos, investigadora independiente, centrada e interesada en temas de lugares encantados pero con inquietudes notables como lo que sucede a una persona tras la muerte o el sentido de poder ver, de forma premonitoria, sucesos que están por venir, siempre tan sugerente. En este tiempo ha adquirido una gran experiencia en investigación de campo destacando en el Castillo de las Aguzaderas en El Coronil (Sevilla), Sanatorio de los Muertos, Monasterio del Diablo en Carmona (Sevilla) o múltiples casos particulares. Tiene un papel destacado y es sumamente intuitiva. Realiza una importante labor de producción y divulgación radiofónica en “Voces del Misterio”.

Dos personas imprescindibles en cualquier caso paranormal que merezca del rigor y calidad que ellas aportan. Por este motivo son el eje de esta entrevista para que conozcamos mejor la figura de la mujer en el mundo del misterio.

¿Crees que hay pocas mujeres en el mundo de la investigación paranormal?

Carmen Bravo: Actualmente hay bastantes mujeres que se dedican al mundo del Misterio de una forma u otra, ya sean realizando Investigaciones paranormales como es mi caso, escritoras, divulgadoras…, pero tengo que reconocer que cuando yo comencé en este maravilloso mundo creo que fui la primera en Sevilla -realizando Investigaciones paranormales- y de las primeras en Andalucía, de esto hace ya 12 años.

Susana Villalobos: La verdad es que hay muchos más hombres que mujeres, pero no creo que sea por ningún tipo de discriminación, mi experiencia personal es que mis compañeros me han arropado y tratado siempre como una igual.

¿Por qué te comienzas a interesar por este tipo de temas?

Carmen Bravo: Pues desde muy pequeña he tenido algunos sucesos inexplicables que me obligaban hacerme preguntas de si realmente había algo más allá después de la muerte, pero fue cuando conocí a mi compañero, y pareja actual, Lorenzo José Cabezas, el que tenía las mismas inquietudes que yo, un día por su cumpleaños le regale un libro que nos ayudó a dar el último empujón y comenzar a buscar esas respuestas. Fue la “Guía Secreta de Sevilla, Casas Encantadas y Apariciones” de José Manuel García Bautista y Jordi Fernández.

Susana Villalobos: Desde pequeña he tenido experiencias relacionadas con el mundo paranormal, necesitaba respuestas, necesitaba saber el por qué me ocurría todo aquello. La vida quiso que la “causalidad” me pusiera en el lugar correcto.

¿Crees que es importante el sentirte respaldada o apoyada para tener una continuidad dentro del mundo del misterio?

Carmen Bravo: Es muy importante el tener apoyo para este mundo que muchas veces es desagradecido, aunque siempre puede más las cosas buenas que te da, las personas maravillosas que llegas a conocer y que se vuelven “Amigos”, tienes que estar en este Mundo por pasión. He visto muchos grupos formarse a lo largo de estos doce años que llevamos realizando investigaciones, muchos han sido los que lo han dejado… Hay que tener constancia, nos cuesta dinero, horas de trabajo, días de analizar videos, audios, etc… Muchos piensan que conseguirán la fama pero están muy equivocados y acaban dejando este “Mundillo”. En mi caso que mi pareja le guste tanto o más que a mí, me ayuda bastante, tener amigos que tienen la misma pasión que tú también ayuda bastante y que tu familia respete lo que haces y te apoye ayuda muchísimo.

Susana Villalobos: Por supuesto, si no fuera así creo que terminarías por tirar la toalla, el fenómeno paranormal es como todos sabemos atemporal y muchas veces vuelves sin obtener resultados, si no fuera por el apoyo entre nosotros y compartir nuestras experiencias creo que te desilusionarías, no es llegar y conseguir resultados.

¿Tienes alguna referencia -masculina o femenina- dentro del mismo?

Carmen Bravo: Supongo que todos cuando hablamos de misterio nos acordamos del gran Fernando Jiménez Del Oso, es un referente en el mundo del Misterio, con sus programas de TV, sus libros y como no, los programas de radio que escuchaba siempre como “La Rosa de los Vientos”, “Espacio en Blanco” y otros muchos.

Susana Villalobos: Recuerdo cuando de pequeña salía en la televisión un señor de voz imponente llamado Fernando Jiménez del Oso que me dejaba completamente atrapada con cualquier tema del que hablaba, y también desde muy pronto me atraparon aquellos Caballos de Troya que siempre tuvo mi madre entre sus libros más queridos, aquello fue lo que me cautivó. Con el tiempo mi padre, que trabajaba por las noches, me habló de un programa de radio en el que trabajaba el que hoy es uno de mis mejores amigos, José Manuel García Bautista. Supongo que el destino hace de las suyas.

Realizas investigaciones de tipo paranormal… ¿No te da miedo enfrentarte a fuerzas que desconoces?

Carmen Bravo: Pues realmente miedo no me da, si he tenido experiencias que me han dejado sin poder reaccionar, y quizás en casa cuando ha pasado todo, he pensado en lo vivido y me asombra como quizás reaccione en ese momento, pero hasta hoy no hay nada después de doce años que te diga “He sentido miedo” y te aseguro que han sido unas cuantas experiencias…

Susana Villalobos: Siempre llegas con la incertidumbre de no saber qué te vas a encontrar, pero miedo no. Para mí son personas que simplemente no supieron o por algún motivo no quisieron seguir su camino, pero al fin y al cabo, el espíritu de un ser como nosotros.

¿Qué te llama más la atención de una investigación?

Carmen Bravo: ¿Qué me llama más la atención? Quizás esas respuestas que obtenemos a la hora de analizar la grabadora y captas psicofonías respondiéndote a algo que hemos preguntado, tirar de archivos, hemeroteca, internet, testigos y todos los medios posibles para comprobar si esa información obtenida era correcta y que lo sea, o el captar alguna fotografía con algo inexplicable… Supongo que el comprobar que verdaderamente hay algo más allá de esta vida.

Susana Villalobos: Realmente aunque sea la tarea más pesada de todas, porque implica dedicarle mucho tiempo, muchas horas sin tener seguridad de que haya algo, cuando analizas los audios de las grabaciones y obtienes resultados es realmente gratificante. Siempre digo que lo que te puedan contar está en tu criterio darle más o menos credibilidad, pero lo que uno vive no te lo pueden rebatir, y cuando estás en un lugar investigando y sabes que había un silencio rotundo y al analizar las grabaciones te responden a tus preguntas, la satisfacción es absoluta.

Dime un caso en el que sintieras miedo…

Carmen Bravo: Pues como te dije antes miedo en si no, pero por ejemplo para mí la Investigación para nuestro programa de radio como es “Voces del Misterio” y se realizó en Tiro Pichón por el año 2007 fue de las “inolvidables”, de las que marcan para toda la vida, hubo un momento en el que mi compañero Lorenzo Cabezas y yo decidimos grabar unas tomas de vídeo los dos solos alejado del resto de gente que aquella noche de Halloween con tormentas estábamos allí, escuchamos unos pasos seguirnos por las escaleras, lo escuchamos los dos, pensábamos que venía alguien de los del grupo detrás, cámara en mano Loren se giró con ella grabando lo que podría haber detrás de él, fue solo unos segundos y al ver que no venía nadie continuamos hacia arriba, una vez en casa y analizado el vídeo comprobamos que se ve una niña con pelo largo negro y llevaba puesto camisón largo blanco, salía de la pared donde hubo antiguamente una puerta ya inexistente, la atravesaba y bajaba las escaleras… Fue impresionante poder captar esa imagen.

Susana Villalobos: Mi primer aislamiento, en el Castillo de las Aguzaderas, que fue mi bautizo en la investigación de la mano de los compañeros de GPS Lorenzo Cabezas y Carmen Bravo, Fede Padial y Fuenny Pereda. Me dejó completamente sin fuerzas y casi tengo que abandonar, pero no la olvidaré en la vida.

Tienes otra faceta que es la de la radio… ¿Qué lleva a una chica a dar el salto de interesarse por estos temas a ponerse delante de un micrófono?

Carmen Bravo: Bueno pues me lleva el poder contar a los oyentes nuestras experiencias, nuestras vivencias y resultados, animar a los grupos o personas que le apasiona este mundo del misterio para que se animen y busquen esas respuestas que a veces nosotros encontramos. La oportunidad me la dio José Manuel García Bautista primero como colaboradora durante estos años y actualmente también como presentadora a la que le estoy eternamente agradecida por darnos la oportunidad a nuestro Grupo GPS y a mí personalmente.

Susana Villalobos: Como he comentado, mi interés por el misterio viene desde que tengo uso de razón. El destino quiso que terminara en el lugar correcto y José Manuel García Bautista me dio la oportunidad de poder llevarlo aún más allá y poder compartir mi pasión con todos. Siempre estaré agradecida por confiar en mi persona.

De tu trabajo en “Voces del Misterio”, de todo lo vivido en redacción, producción, presentación… ¿Con que te quedas?

Carmen Bravo: No podría elegir una cosa en concreto, la radio me atrapó desde el primer día que colaboré, espero poder seguir muchos años en ella, quizás mi nueva faceta de presentadora me ha hecho interesarme por muchos más temas relacionados con el mundo del misterio, no sólo a lo que me dedico que son las investigaciones paranormales, pero sobre todo poder contar tus vivencias, resultados y que la gente pueda vivirlas a través de la radio contigo quizás sea lo más bonito, también el conocer a personas que hoy en día son importantes en tu vida y con la misma pasión que tú “El Misterio”.

Susana Villalobos: Con los amigos que me ha dado, sin duda alguna. Y el tiempo que pasamos en el estudio merece todo el esfuerzo que conlleva, hay mucho trabajo detrás de un programa, pero lo vale todo.

¿Cuál sería tu caso ideal para investigar dentro de lo paranormal?

Carmen Bravo: Hemos tenido la suerte de poder haber investigado de la mano de nuestro amigo José Manuel García Bautista sitios tan maravillosos como son Las Ruinas de Itálica, El mercado de Triana, El Monasterio de San Isidoro del Campo, o como en el Panteón de los Gálvez para mi estos lugares con tanta historia y antigüedad siempre serán de los mejores lugares que se pueden realizar investigaciones, me encantaría poder investigar en muchos otros lugares Diputación, Ayuntamiento, Conventos…

Susana Villalobos: Si aún estuviese en pie, me hubiera encantado investigar en el Manicomio de Miraflores, en el extranjero me encantaría en las catacumbas de París.

¿Crees que es un mundo de “hombres” o por lo que llevas vivido crees que es indiferente?

Carmen Bravo: Para nada, yo me siento una compañera más como muchas de las que hay hoy en día, quizás cuando yo comencé con mi grupo (Grupo Parapsicología de Sevilla) hace doce años descolocaba un poco ver una mujer, pero actualmente el mundo del misterio tiene muchas mujeres, siempre hubo mujeres en este mundo quizás menos que hombres pero siempre las hubo.

Susana Villalobos: Para nada, creo que los hombres tienen tal vez más curiosidad por este mundo y por ello hay más hombres que mujeres, pero no percibo ningún tipo de discriminación por ello. Las mujeres que he conocido en el misterio son increíbles, tienen unos conocimientos y una profesionalidad exquisitas y aprendes muchísimo de ellas.

¿Te consideras valorada dentro del entorno en el que te mueves?

Carmen Bravo: Claro que me siento valorada, por mi familia, por mis amigos, por mi compañero, por los oyentes de nuestro programa…Cuando ves que se hacen concursos para elegir “al mejor grupo de investigación” y ves que tu grupo está en esa lista ya es un privilegio, y que en varios concursos que se han realizado lo ganemos, es un privilegio, ya sabes que algo estás haciendo bien. Cuando ves que presentas un programa o llevas una investigación del grupo y lees los comentarios de la gente donde te dicen que les ha encantado el programa y la presentación; es un privilegio y cuando una persona te reconoce por la calle o te pide ayuda para que acudas a su domicilio y realizar una investigación privada para ver que está sucediendo es un gran privilegio. Así que: GRACIAS.

Susana Villalobos: Mucho, cada vez más. Aunque sigo considerándome una neófita en estos temas.

Dime una meta, un sueño que quisieras lograr.

Carmen Bravo: Pues me quedo con todo lo que hago hoy en este maravilloso mundo, las investigaciones, las divulgaciones, los programas de radio, la gente tan maravilla que he conocido y a las que no lo son tanto, todo suma… ¿Un sueño? Quizás algún día “un libro” sobre nuestras investigaciones, experiencias, resultados.

Susana Villalobos: Por soñar, conseguir hablar con un ser querido que ya no está. En general, un método que nos ayude a contactar mejor con ellos, y poder ayudarles, eso sería maravilloso.

Dos buenas amigas y mejores profesionales que nos demuestran que querer es poder y que sus ansias de saber, de responder a sus dudas, también han sido un motivo de superación que les ha llevado a enriquecerse no sólo con nuevos amigos y experiencia sino con el Conocimiento. Un ejemplo a seguir ambas que demuestran el importante papel que tienen las mujeres en el mundo del misterio.

Anuncios

Sevilla y sus fantasmas

En el convento de Santa Inés se produce una de las más famosas apariciones producidas en Sevilla y recogidas por la historia y las letras de la ciudad

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
Es curioso como a veces hay determinados lugares que actúan como poderosos imanes para este tipo de fenómenos, los monasterios y viejos conventos son los más activos en este sentido, así en el convento de Santa Inés se produce una de las más famosas apariciones producidas en Sevilla y recogidas por la Historia y las Letras de esta ciudad. Ocurrió durante una Misa del Gallo, el organista murió cuando estaba tocando una pieza dejándola a medio acabar… Al año siguiente su fantasma volvió a retomar aquellos acordes para concluir la pieza inacabada… Ese organista era Maese Pérez y su historia o leyenda la populariza el poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer.

Daniel Ortiz Mínguez, era un precursor –junto al psicólogo José Luis Hermida- de las investigaciones y sociedades de investigación en Sevilla, a ellos se les debe la fundación en la década de los 80 de la Sociedad Científica “Andrómeda”, con base en el Colegio de Médicos en la avenida de la Borbolla y cuyo principal interés se centraba en la investigación en inmuebles encantados, fenomenóloga ufológica en Sevilla y experiencias cercanas a la muerte. A Daniel Ortiz se le debe la publicación de algunos de sus casos y experiencias en el diario “El Correo de Andalucía”. La que les vamos a narrar nos la contó al abrigo del calor sevillano del mes de Agosto…

Si sigue caminando más allá de nuestro ayuntamiento y se adentra en el mítico barrio de Santa Cruz les contaremos una historia “oficialmente imposible” sucedida en uno de los bellos inmuebles que jalonan este emblemático barrio. Justo comienza allá donde acaba el mayor templo iniciático de la ciudad: la Catedral. Al salir de ella se encontrará con la plaza de la Virgen de los Reyes, en cuyo centro se encuentra una refrescante fuente y a su derecha el bello palacio arzobispal de Sevilla, no pierda detalle de este edificio. Edificado sobre los restos de un conjunto termal de época romana, la primera edificación se debe a don Remondo de Losana allá por mediado del siglo XIII, sin embargo fue una reforma del siglo XVI la que le da su impresionante aspecto actual cuya vida se centra en torno a dos patios de estilo manierista. Nos llamará la atención su portada de estilo barroco sevillano obra de Lorenzo Fernández de Figueroa y Diego Antonio Díaz en el siglo XVIII, de la misma aparte de sus increíbles adorno destaca el color amarillo albero y rojo sangre de toro tan característico en una ciudad como la que centra el eje y pieza angular de este libro: Sevilla.

La calle que se adentra empinada en pleno corazón del barrio de Santa Cruz es la calle Mateos Gagos, si se siente cansado no dude en reponer fuerzas en el bar “Las Columnas”, no hace falta que le indiquemos donde está, lo sabrá encontrar en esta calle… Pues justamente en uno de los recovecos de este barrio, que debe su nombre a la proximidad de la parroquia de Santa Cruz, un claro ejemplo del mudéjar en la ciudad que no debe dejar de visitar y que además fue edificada sobre la vieja sinagoga ubicada en el lugar, con la ocupación francesa en 1811 se destruyó este templo quedando en su lugar la plaza de Santa Cruz, así además aquí estuvo localizada la antigua Judería hispalense. Por desgracia el saber de la comunidad judía en Sevilla cayó en desgracia allá por 1483 y buena parte de su población buscó lugares menos belicosos contra ellos para vivir, la sinrazón no parece haber evolucionado con el paso de los tiempos, ni para unos ni para otros…

Del laberinto que forman sus calles le recomendamos una visita a la plaza de los Venerables así como al Hospital de los Venerables, la plaza de las Cruces o la de Doña Elvira, usada como Corral de Comedias y donde emergió con fuerza el amor imposible de don Juan Tenorio y Doña Inés de Ulloa. En nuestro transitar por sus angostas calles llegamos hasta la calle Lope de Rueda donde encontramos varios edificios señoriales y donde nuestro ya fallecido contertulio nos comentaba que tuvo la oportunidad, en el incomparable marco del Barrio de Santa Cruz, de investigar un impresionante caso poltergeist: “Acudimos una noche un equipo multidisciplinar de la Sociedad “Andrómeda” y entrevistamos varios veces a lo afectados por aquel duende burlón, queríamos saber si era un fenómeno aislado o si por el contrario había un fenómeno de fantasmogénesis asociado a todo lo que ocurría en el interior.

Sea como fuere lo que allí pasaba era impresionante, desde lámparas que se movían solas columpiándose sobre su eje en el techo al estilo del caso Rosenheim que estudiara el parapsicólogo Hans Bender, como desplazamiento de objetos, una ingente cantidad de fenomenología añadida de tipo paranormal como la presencia de olores extraños y putrefactos, grabación de sonidos psicofónicos que pudieron ser enviados a Germán de Argumosa y la constatación expresa de que todos estos fenómenos se debían a hechos inherentes en el edificio”. De esta forma tan académica el profesor don Daniel Ortiz Mínguez (como gustaba que lo llamaran) narraba su aterradora experiencia en aquel inmueble de este embriagador lugar. Desde luego en primavera, con el aroma de azahar coloreando el ambiente y la tibia temperatura nocturna adornando la ciudad cualquier hecho milagroso puede ser posible.

En la calles de este turístico lugar encontrará una singular, es la calle de las Cruces o la calle de Santa Teresa cuna de la Casa Museo de Murillo y salimos nuevamente a la calle Mateos Gago, desde donde miraremos a la esbelta dama que custodia Sevilla y cuya sombra alargada cubre los límites de esta singular calle. Cerca de donde nos encontramos localizamos el colegio de San Isidoro, en la calle Mesón del Moro, es aquí donde varios trabajadores municipales lo han visto una extraña presencia, una extraña aparición, una extraña manifestación del más allá de rasgos definidos y definitorios, los que se han encontrado cara a cara con él dicen se trata de un atormentado monje que aún vaga por el interior del edificio como alma en pena por toda la eternidad como su homónimo del ayuntamiento.

Allá al fondo, por Fabiola… ¿Por la calle Fabiola? Pues detengámonos antes en esta calle, aquí se enclavaba la sede de la Fundación Lara (Editorial Planeta) e una impotente mansión de la que destacaba su fachada rosada y sus amplios portones de fina madera coronado por el escudo de armas de la casa, todos la llaman “Casa Fabiola”. Un curioso edificio con una curiosa historia, y es que en su interior, por su patio, por su planta alta, por sus rincones son ya muchos los que han contado la de extraños ruidos y sensaciones que se tienen…

Ángela P. nos comentaba: “lo peor es cuando estás aquí sola y comienzas a escuchar como a alguien que arrastra lo pies y gime, es como el llanto vergonzoso de un hombre que no quiere ser descubierto. Se te ponen los pelos de punta. Luego cuando crees que algo va a aparecer ante ti solo sientes frío, y es que esta casa nunca ha sido precisamente muy cálida, al revés, su patio y los techos o la propia construcción hace que se muy fría. Otras veces te llegan olores extraños, como a algo que se quema, como a cera quemada, te levantas y sigues ese olor extraño pero no tiene solución ya que no hay nada que lo explique. No más impresionante es cuando algunas puertas del piso superior se comienzan a abrir y a cerrar y sientes los portazos, no es que sean todas a la vez, al día es una nada más o como mucho dos, pero tú sabes que allí todo está cerrado y que no hay nadie… ¿por qué suena entonces? ¿Quién las abre o las cierra? Da miedo, la verdad. Las luces o los monitores de los ordenadores también hacen de las suyas y cuando en invierno se hace de noche antes y a las seis es de noche y no ves nada y las luces fallan el susto es grande… La verdad es que aquí te sientes acompañada por alguien, aunque sepas que estás sola”.

Manuel D. nos comentaba al respecto de nuestras sigilosas investigaciones: “Aquí dicen que está el espíritu de uno de sus viejos dueños, un inglés, que sentía morriña de su casa y que dicen que tras morir en Inglaterra un perro de la familia, que le tenía mucho cariño, se puso a aullar aquí en Sevilla al mismo tiempo que él se moría, cuando acabó de aullar también murió… No sé, eso dicen pero la verdad es que dentro de la casa pasan cosas raras, a mí me da un poco de miedo quedarme ahí dentro”.

Y es que la ubicación de esta casa es nuevamente estratégica dentro del casco antiguo de Sevilla, ubicada entre la calle Aire, Madre de Dios y Ximénez de Enciso, debe su nombre a la novela de Nicholas Patrick Wiseman, obispo de Westminster (nada más y nada menos), llamada “Fabiola” (1854). Pero lo mejor de todas las brumas que envuelven a esta historia es que en el número 5 de esa calle nació el autor de esta novela, Nicholas Patrick Wiseman, por qué allí vivía su familia y donde ha estado, hasta hace bien poco, la “Fundación José Manuel Lara”… ¿Casualidades? Como verán el camino de la casualidad más allá de la mera coincidencia…

Cuando pase junto a la casa no se pierda un elemento típico de la ciudad: las ruedas de molino incrustadas como botarruedas en las fachadas de los edificios, su visión te transporta a otra Sevilla, a otro tiempo…

Y en la calle Fabiola giraremos a la izquierda y llegaremos a un lugar ya visitado en nuestra visita por los edificios y casas encantadas de Sevilla, se trata de un edificio ubicado en la calle Federico Rubio, es el Instituto Británico o el Consulado de Australia, aquí narrábamos, en la primera entrega de estas guías dedicada a la Sevilla más oculta y secreta, como se habían producido una serie de hechos inquietantes y del todo punto sin explicación, pues al hilo de todo ello un lector quiso compartir con nosotros esta experiencia que les vamos a narrar, les ocurrió a Manuel y a Rocío, y he aquí nuestro testimonio de gratitud hacia ellos: “le sucedió a mi novia Rocío incluso antes de conocernos o de poder leer vuestro primer libro, era cuando ella estudiaba en el Instituto Británico y coincide con lo que vosotros contáis, ella me lo contó antes de leerlo y cuando lo leímos los dos juntos, se le pusieron los pelos de punta. Ella cuenta que cierto día que llegó antes se metió en la biblioteca (que está en la parte superior) y se puso a repasar, de momento escuchó pasos y recogió sus cosas pensando que ya iban a empezar las clases para irse a una de ellas, incluso la puerta llegó a abrirse un poco y cuál fue su sorpresa que cuando salió al pasillo, no había nadie…” Y es que alguien estaba haciendo compañía aquella tarde a nuestra protagonista, tal vez en una velada invitación a ser testigo del prodigio, de un nuevo y aterrador prodigio…

Relacionado con la aparición espectral en el Instituto Británico encontramos una noticias publicada en el diario “The Miami Herald” (Estados Unidos) el 23 de Marzo de 1969, su autor es J. Edward Thomas que fuera director del Instituto Británico en Sevilla, según nos cuenta él mismo en el citado artículo en el edificio varios profesores y alumnos vieron al fantasma de una mujer vestida con traje de época, de 1920, descendiendo por la escalera principal y desapareciendo por la puerta que daba a la capilla que en la actualidad está tapiada, en otras ocasiones lo hacía nada más bajar de la escalera. Según las declaraciones de Mr. Edward Thomas el espíritu que mora en el edificio podría tratarse del perteneciente a la señora Fernández Murube que se suicidó allí mismo en el primer tercio del pasado siglo XX. Allá por 1972 se realizaron diferentes investigaciones parapsicológicas en el edificio siendo el investigador José González Chaves el que logró grabar extraños ruidos, en su magnetófono, que podríamos entender como psicofonías o voces del otro lado…

Y permítanos que sigamos caminando de la mano junto a usted por las calles del barrio, estamos cerca de la facultad de Relaciones Laborales, en la calle Madre de Dios, en la que los vigilantes de seguridad, en el año1998 narraban una serie de experiencias que habían tenido en el interior del edificio. Un edificio del que destaca, nada más entrar, su frescor y también el patio central en el que indefectiblemente desembocan todas y cada una de las aulas del edificio.

Allí por las noches y al cerrar sus puertas, al abrigo de la oscuridad y la noche, se desataba una tormenta de ruidos extraños y alaridos pavorosos, inquietaba a los esforzados trabajadores de la noche, acabadas las clases, por que aquellos ruidos –en boca de sus protagonistas- “no podían ser de este mundo”. Se trataron de buscar explicaciones, se fumigó el edificio para evitar plagas y respuestas, y sin embargo aquellos ruidos se mantenían… ¿Qué eran? ¿A qué se debían? No lo sabremos pero una noche, víctima de la sugestión o el miedo, uno de nuestros testigos nos narró como desde la planta baja observó el paso de una dama resplandeciente por la planta primera del edificio, una dama que caminó serena hasta el otro extremo del pasillos para desaparecer como desaparece un sueño.

El Tercer Reich y los nazis en Sevilla

Agentes del servicio de inteligencia del III Reich actuaron en el Sur de nuestra península teniendo como punto de control a la ciudad de Sevilla

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
¿Nazis en Sevilla? ¿Es que los nazis llegaron a Sevilla?Puede que esas mismas preguntas estén abordando en estos momentos a nuestro lector y acompañante de este nuevo viaje que le proponemos, ahora más que nunca, por la Sevilla más secreta. La respuesta es afirmativa. Agentes del servicio de inteligencia delIIIer. Reich actuaron en el Sur de nuestra península teniendo como punto de control a la ciudad de Sevilla y es en este capítulo de esta nueva entrega de la “Guía Secreta de Sevilla” donde vamos a adentrarnos en el secreto mundo de los espías en nuestra ciudad, como se formaron, quién o quienes los controlaban, desde donde recibían las órdenes, las empresas que formaban el grupo empresarial en España y que en muchos de los casos eran tapaderas de una red de agentes o que cumplían fines de abastecimiento a la Alemania nazi, el origen de la creación de esas empresas en oscuros acuerdos con el gobiernos español de la época que pese a su neutralidad declarada era de una clara tendencia fascistas, el interés alemán en nuestro país por diferentes motivos y del interés español en contra con la ayuda alemana… Por todo ello se establece finalmente una cuidada red de agentes nazis en todas España destacando particularmente lo que en esta vertiente occidental de nuestra Andalucía ocurría con acontecimientos que marcarían el devenir de una guerra…Después llegarían aquellos que huyendo de la justicia Aliada buscaron refugio en nuestra provincia…

Porque como en su mismo título lleva, la “Guía Secreta de Sevilla” habla del mundo oculto y desconocido de la ciudad, de lo misterioso, de lo enigmático, y también de todo aquello que “se mueve” sin que nos demos cuenta y que sin embargo forma una segunda piel de la misma… Por todo ello es importante enseñarle los secretos de la guerra, los secretos y de la forma en la que repercutió aquella Segunda Guerra Mundial en nuestra ciudad, de las vías de entrada, de las relaciones, de las tapaderas y de cómo actuaban y quien eran los espías nazis en Sevilla al servicio del Reich. Es la otra historia de Sevilla, la otra cara, la oculta, muy desconocida y que sin embargo convivió entre los sevillanos durante años, décadas, ocultando un pasado también de lucha, de guerra, de frentes ideológicos y morales… Fue la historia de los nazis en Sevilla y como tal la queremos tratar: como una parte de la Historia de esta ciudad, de Sevilla, apartando toda ideología política que tantas connotaciones tiene cuando se toca un tema tan doloroso para la Humanidad como el nazismo y sus horrores. Hablamos de un trozo de la Historia de Sevilla, de la historia de esos súbditos de la Alemania nazi que pusieron sus vidas al servicio de aquella otra causa que también combatía en la guerra: el espionaje y los secretos militares.

Hablar de la Alemania nazi es motivo para que muchos evoquen el horror y el terror de los campos de exterminio, de los campos de concentración donde la “limpieza” racial se llevaba a cabo en los términos que el IIIer. Reich había dispuesto. Era una locura más allá de lo imaginado, más allá de la realidad, más allá de la pesadilla más tenaz que cualquier mortal pudiera soñar… Una limpieza étnica, racial, que se correspondía a la creencia en una raza superior, en un tributo en forma de vidas humanas a los dioses de una tan mítica como imaginaria religión y a un fin esotérico muy concreto…

La guerra discurría y en Europa se tejió una red de espionaje y contraespionaje que tenía como piezas de ese ajedrezado juego a muchos agentes en todo el mundo. En Andalucía tendría su propio peso, su propia autonomía, su propia importancia, en un país que dominaba la entrada al Mediterráneo y el paso más cercano a África. Un país recién salido de una guerra –para muchos experimental y preámbulo de la Segunda Guerra Mundial-, un país declarado “neutral” pero de clara ideología fascista, en cuya guerra –la Guerra Civil española ,del 17 de Julio de 1936 al 1 de Abril de 1939- la Alemania nazi había apoyado con armamento, equipo e incluso tropas al régimen golpista de los generales Emilio Mola, Francisco Franco y José Sanjurjo (que hubiera sido designado Jefe de Estado pero cuyo fallecimiento repentino hubo de ser reemplazado por Franco). Francia y Rusia apoyaron al decadente régimen republicano… Un país de ideas partidas, de banderas rotas, de ideologías inciertas allá donde el corazón no las sentía y el azote del hambre, las epidemias, el cainismo hispano o las deudas de un país que se hizo esclavo de otros y de sí mismo… Era la España de la época, una España estratégicamente colocada en caso de ganar o perder la guerra...pasará lo que pasará posiblemente –para sus líderes- ganaría algo…Una España en la que los espías se movían como pez en el agua y en donde el régimen franquista era sumamente permisivo con aquellos cuya pertenencia se alienaba con el Eje y estrictamente severo con aquellos que luchaban cada palmo de terreno, con sangre y vidas para que el sueño enfermizo de una Europa bajo la bandera del mal no llegará a buen puerto… Aquella España era la de la posguerra y también la de la IIª. Guerra Mundial, donde no se veía tan lejana la trinchera y donde sí se realizaron actos que cambiaron la propia guerra y muchas vidas humanas…

Pero las relaciones entre España y Alemania no comienzan en el punto de una guerra, tendríamos que viajar atrás en el tiempo hasta un caluroso Junio de 1925 para comprobar como a nuestro país llegaba Wilhelm Canaris, por aquel entonces un oficial alemán que más tarde sería el jefe del servicio de espionaje del Tercer Reich de Adolf Hitler. Visitaba este país con fin muy concreto: que España permitiera construir en sus astilleros submarinos a Alemania que debido al Tratado de Versalles, tras perder la Iª. Guerra Mundial, tenía absolutamente prohibido y que sin embargo llevaba a cabo una secreta acción de escalada armamentística y equipamiento. Canaris conocía España, había vivido en Madrid y hablaba perfectamente el castellano. Llegado a España se citó con el banquero Horario Echevarrieta, uno de los hombres más ricos de España y bien conectado con el poder. A cambio España ganaría armamento (submarinos) y una compensación económica acorde con el sigilo de estos patrios… El gobierno español, una vez informado de todo ello, estuvo conforme al igual que Alfonso XIII quien creía que podría ser una buena ocasión para independizarse económicamente del yugo inglés ,que dominaba el sector minero, y tener una industria armamentística propia que le reportara pingues beneficios. Así pues, con el consentimiento estatal, se firmaron los pertinentes acuerdos entre ambas naciones y sus respectivos servicios de inteligencia. Hasta tal punto llegó aquella secreta cooperación que pilotos españoles hicieron prácticas de vuelo con alemanes para ganar experiencia en combate de cara a la rebelión en Marruecos, llegándose a usar bombas de gas tóxico en sofocar a los rebeldes pese a estar prohibido expresamente por las leyes de guerra (¿Pero qué ley puede haber en una guerra?).

Los negocios entre España y Alemania se intensificaron, se estableció una línea aérea junto con la germana Lufthansabancos de capital compartido, industria armamentística conjunta… El negocio era redondo y la cooperación entre ambos países pleno. De aquella unión nacieron consorcios como Sofindus, la Sociedad Financiera e Industrial, fundada en 1938 conforme a los acuerdos hispano-alemanes firmados. España tendría un papel claramente de “abastecedor” de materias primas a la economía de guerra alemana, también como medida obligada para mitigar la deuda contraída en la guerra española con los alemanes. Para ello se crearían empresas dedicadas a explotar cada sector de actividad al cual se había destinado la misma. Su director un curioso alemán con muchos secretos…, sería Johannes Bernhardt que poseería el 60% de la sociedad. Como parte del consorcio Sofindus estarían una serie de empresas que, aparte de esta aportación a la guerra y a la economía alemana, actuarían también como tapadera para los servicios de inteligencia alemanes. El grupo de empresas estaba perfectamente estructurado en tres divisiones: el primero era de materia agrícola y tenía englobado a Productos Agrícolas, Compañía General de Lanas, Compañía Exportadora de Pieles, Compañía de Productos Resinosos, Corchos de Andalucía, Scholtz Hermanos, Agro y S.A. de Explotaciones Agrarias Experimentales. El segundo sector estaba dedicado a transportes y servicios, englobaba a: Transportes Marion y Nova. El tercero se dedicaba a la extracción de materas primas mineras y englobaba a: Minerales de España, Montaña S.A. de Estioso y Fomento Minero, Montes de Galicia Compañía Exportadora de Minas, S.A. de Estudios y Explotaciones Santa Tecla, Compañía de Explotaciones Mineras Aralar, Compañía Minera Mauritania, Minas de Irún y Lesaca, S.A. Minera Nertóbriga, Compañía Minera Montañas del Sur, Compañía de Minas Sierra de Gredos, el total lo formaban 20 empresas con un capital social de 92 millones de pesetas. Como cuestión de interés decir que el principal mineral objeto del interés alemán era el wolframio, indispensable para su empresa de blindajes y fuselajes de uso militar así como en la fabricación de armas para atravesar corazas. El wolframio era un mineral indispensable al que Alemania tenía cerrado el mercado al cerrársele las ventas en China e India…, España era el siguiente punto de extracción más importante. En estas empresas no se hablaba de rentabilidad pues eran tapaderas del Reich que cumplían un fin y un objeto muy concreto. Beneficios o pérdidas eran debidamente cuadrados o englobados dentro de otras empresas u otros planes de guerra de Berlín…. Curiosamente en Julio de 1945 los Aliados pidieron que el consorcio Sofindus les fuera transferido para depurar responsabilidades, comprobar hasta donde estaba implicado el permisivo gobierno español y evitar la fuga de capitales. Los directores de estas empresas fueron sustituidos por miembros de la agencia fiduciaria aliada y se nombró un nuevo gerente…Dado que el alemán Bernhardt decía desconocer a quién pertenecía el consorcio Sofindus…

Durante la Guerra mundial se crearon otras empresas, sobre todo para la explotación de espato-flúor, y en 1942 Sofindus fundó Fluoruros S.A., e Importaciones de Minerales haciendo de presidente del consejo de administración el conde de Argillo que también estaba presente en las juntas directivas de Aralar, Montañas del Sur y Sierra de Gredos. Otra empresa fundada en 1942 fue Somar y también estaba en ella, como testaferro, el conde de Argillo…Se dedicaba, curiosamente, a la explotación minera del wolframio. Igualmente y aprovechando el pabellón neutral de España, que le garantizaba navegar de forma seguro por cualquier mar u océano del mundo, se crearon en 1941 navieras hispano-germanas como Comatra (Comercial Marítima de Transportes S.A.) que usaba barcos pesqueros del Mediterráneo, posteriormente adquirieron o construyeron barcos de mayor tonelaje para transportar hierro de Bilbao a Bayona. La naviera Bachi S.A. estaba formada por cargueros y que tenían como función transportar materias primas mineras a Italia o a la zona controlada por el Eje en Francia, las sospechas de las actividades irregulares de estos mercantes hizo que dos de ellos pertenecientes a esta naviera fueran hundidos en 1943 por los aliados. Naviera Iberica S.A. (NISA) fue fundada en 1941 con cinco testaferros españoles y con capital de Sofindus. Su presidente de paja sería Francisco Arranaz, quien en Julio de 1936 acompañó a Bernhardt al encuentro con Hitler en Bayreurth.

Sobre todas estas empresas creadas durante la guerra mundial y con propietarios españoles no se podía aplicar la ley de Bloqueo y transferencia de acciones lo cual dificultó el desmantelamiento del consorcio Sofindus. Pero también los Aliados tenían sus argucias legales y se sirvieron de un español llamado Antonio Garriges Díaz-Cañabate para comprar el 75% de las acciones de las navieras y hacerse con su control, en parte debido a la Ley de Protección de la Industria de 1939 que prohibía que el capital de una empresa estuviera en más de un 25% en propiedad extranjera.

Otros ante la victoria aliada prefirieron una rápida confesión, fue el caso de J. Ramón Otaduy de la empresa Transisa (Transportes Internacionales S.A.) quién denunció a Bernhardt por haberle facilitado dos millones de pesetas para la compra de la empresa…

En 1943 fue fundada Minas Reunidas, se dedicaba a la extracción de wolframio, los cuatro millones de pesetas de capital lo había aportado la empresa IG Farben que operaba por encargo del Ministerio de Economía del IIIer. Reich…

También habían otras sociedades e instituciones que operaban en España como Auxilio Social Alemán, Frente Alemán del Trabajo, Delegación del Partido Nazi en España (NSDAP ao Spanine) o las Juventudes Hitlerianas, cuyas cuentas bancarias fueron investigadas al haber “agujeros” difíciles de explicar en las contabilidades interceptadas por los aliados…. Se daban hallazgos más que sorprendentes como la llamada “cuenta Enrique” que no era más que una cuenta bancaria creada para encubrir los fondos de Sofindus y que había sido abierta por el mismo Bernhardt y que administraban Enrique de la Mata y José Martínez Ortega, conde de Argillo. Por su forma de actuar hoy se les podría llamar colaboracionistas.

En 1946 caería Motores Deutsche Werke S.A., fundada en 1934 como filial española de la empresa Deutsche Werke A.G. al tratarse de una empresa de propiedad alemana sometida a legislación de bloqueo. En 1944 se hallaron los documentos que demostraban que era propiedad del Reich y representado en el Alto Estado Mayor de la Marina de Guerra alemana. La cinematográfica UFA (tan vinculada al NODO) también pasó sus momentos de bloqueo y de deudas con el Noticiario Documental.

Las navieras corrieron mejor suerte y de nuevo cambiaron de manos: las tres fueron adquiridas por el millonario español José Luis Aznar.

Otras empresas “germanizadas” fueron Siemens, AEG, Osram, bancos como el Transatlático o el Germánico o Plus Ultra Seguros…

Las empresas de capital alemán o dentro del programa Sofindus fueron liquidadas tras la guerra por parte de los aliados –buscando la compensación por la guerra-, Sofindus reportó un beneficio de 4.932.531,52 pesetas. De la venta de los bienes estatales o semi-estatales alemanes se obtuvo 245.636.551 pesetas, muy superior a los 100.000.000 de pesetas que se esperaba recaudar. Y es que no todo fueron pérdidas… En todo esta negociación destacó sobre todos la figura de Emilio de Navasqués, Director General de Política Económica del Ministerio de Asuntos Exteriores y encargado de negociar con los Aliados la expropiación y liquidación de los bienes alemanes en territorio español.

Con todo ello lo que estamos pretendiendo demostrar y hacer leer al lector es que los intereses alemanes en nuestro país y en Andalucía estaban bien cubiertos por empresas que pretendían dos cosas:

1º. Obtener un alto beneficio en materias primas (no en dinero) para reenviarlas, manufacturadas o no, a un punto de destino para el servicio directo del Reich.

2º. Servir como tapadera a los agentes del servicio de inteligencia operativos en España del IIIer. Reich.

En ambos casos, como ha podido comprobar por el amplio espectro de sectores que pulsaban y el territorio que cubrían, estaban perfectamente cubiertos.

Sin dudas el estallido de la Guerra Civil en España hace que aquel joven Canaris vea facilitado todo el trabajo que realizó desde su visita oficial a España en 1925, con Rusia y Francia apoyando al bando republicano la parte falangista no hubiera proseguir satisfactoriamente una guerra sin el apoyo italiano y alemán, en este caso facilitado con el consentimiento y segundas miras del propio Adolf Hitler hacia España… Ese cambio del Führer estaba también motivado a su animadversión profunda hacia los comunistas y prefería una España fascista y afín que una España comunista del lado soviético (que tanto le desagradaba personalmente) o francés… Así Hitler decidió tener como campo de pruebas para una guerra este suelo nuestro nacional, el primer escenario de aquellas pruebas fue Gernika donde en probó armamento, técnicas de guerra, pericia de la aviación así como ser el primer lugar donde una población civil indefensa probaría el ataque indiscriminado con bombas… Y encima de todo España estaba dispuesta a pagar por ello, bien en papel moneda o bien en minerales y materias primas… Hitler sonreía por el acuerdo al que habían llegado: el granero de Roma era ahora el granero de Alemania… Franco tampoco hacía ascos al acuerdo, si los nazis dominaban finalmente Europa quería para España a la eterna colonia gibraltareña y extensos dominios en el norte de África así como una compensación de guerra. Había que seguir cerrando vínculos entre naciones fascistas: Mussolini y Hitler el 18 de Noviembre de 1936 reconocen al régimen de Franco como gobierno legítimo español… España recibía apoyos de estas dos naciones en materia de armamento, pertrechos, víveres, instrucción, maquinaria de guerra, fuerzas armadas y España, a cambio, ya en la época enviaba mediante todas las empresas citadas al Tercer Reich materias primas como hierro, plomo, wolframio, cuero, aceite de oliva y frutas además de estar endeudándose cada día más con el país de la esvástica…

Como anécdota baste decir que en 1933 se produjo un cierto rechazo en nuestro país hacia el régimen hitleriano en Alemania, informó de todo ello el agente alemán Franz Von Goss y Josef Hans Lazar, corresponsal de la agencia Tansocean, que enviaron notas y algún que otro ingreso a periodistas españoles para resaltar las bondades del régimen nazi y que escribieran a favor del IIIer. Reich…, hasta ese punto llegaba el control de la Alemania nazi sobre la economía, el gobierno y la sociedad española… ¿Quién dijo que no estaban presentes? Y esto es sólo la punta del iceberg.

Lugares donde perderse en Sevilla

Visitamos hoy algunos de esos lugares donde perderse entre sus mil historias heterodoxas, aquellas que cabalgan entre la leyenda y la realidad.

JOSÉ MANUEL GARCÍA BAUTISTA  / El Correo de Andalucía
Una de las calles con más leyenda de todo el casco antiguo de la ciudad es la que les quiero llevar a conocer… Nos introducimos en sus estrechas calles, que harán de parapeto contra los rayos del sol. Y entre patios y callejuelas nos encontramos con nuestra protagonista; la calle Candilejo. Fíjese en sus antiguas paredes, y cerca de una de sus esquinas, a la altura de las balconadas, descubrirá una estatua de medio cuerpo. Como ya se habrá dado cuenta, el que está allí representado es un caballero de la época medieval, pero dos detalles lo hacen especial; un manto real y una corona. En su mano derecha porta un cetro, mientras que la otra parece acariciar una espada. Se trata de la figura del burgalés rey, don Pedro I de Castilla.

Don Pedro, pasó gran parte de su vida entre las calles de esta ciudad. Cerca de esta calle “Candilejo” se halla la calle Cabeza del Rey Don Pedro. Seguramente para usted, los nombres de estas calles no les diga demasiado, pero… ¿Qué les parece, si les contamos la historia que se esconde bajos sus adoquines?Una historia que nos trasportará al siglo XIV y que seguramente cuando volvamos a pasear por estas dos calles, no las miraremos con los ojos profanos con las que los miramos por primera vez.

Cuenta la leyenda protagonizada por el rey Don Pedro I, que deambulando de noche por las calles de la ciudad y bastante enfadado por un lío de faldas, se encontró de frente al hijo del Conde de Niebla, con el cual se batió en duelo, ya que éste era partidario del hermano bastardo del rey, para que ocupara el trono, muriendo el hijo del Conde en este lance. El ruido de las armas despertó la curiosidad de una anciana, vecina de la calle donde ocurría el combate. Al alumbrar la escena con un candil pudo ver al asesino, que llamaba la atención por ser blanco, rubio, ceceaba al hablar y les sonaban las rodillas al andar. Estos rasgos eran conocidos en la ciudad, por lo que no dejaban dudas. La anciana, ante el estupor de lo visto se apresuró a cerrar la ventana, cayendo el candil a la calle, junto el cadáver, lo que motivó que las autoridades la llevaran a la presencia del rey, que en acción de justicia prometida a los Guzmanes, familiares del fallecido, les dejó claro que cortaría la cabeza al malhechor y la expondría públicamente. “Dinos a quién vistes en el duelo y no te ocurrirá nada…”

Ante las preguntas hechas en el interrogatorio a la anciana, aunque era reacia a contar lo sucedido, por no aludir al Rey, terminó confesando lo que presenció, y cuando llegó la pregunta de que dijera su nombre contestó: “El Rey”. El asunto se liquidó cortando la cabeza a una estatua del Rey, que fue expuesta públicamente tal como se prometió. La cabeza estuvo depositada en una hornacina que actualmente existe, en la denominada, desde entonces, calle de la Cabeza del Rey Don Pedro. Así mismo, la calle cercana donde se desarrollaron los hechos recibió el nombre de Candilejo, en recuerdo del candil que propició el encuentro de un testigo para la aclaración de los hechos.

El Reloj de la Calle Sierpes.

Quizás, si deciden pasear por las típicas calles sevillanas, su deambular les lleve hasta la calle Sierpes para comprar algún recuerdo o regalo, en los muchos comercios que allí se asientan. Pero entre toda esa vorágine comercial, de grandes marcas de ropa y pequeñas tiendas, donde venden el típico “toro andaluz”, encontrarán algo maravilloso, escondido en un pequeño rincón de esta calle. Me refiero al antiguo Reloj de la calle Sierpes. El vetusto reloj que hoy podemos ver es, ni más ni menos, que del año 1981, pero da la casualidad, que en el mismo emplazamiento, donde antiguamente estuvo situado el Jardín Botánico de Nicolás Monarde Alfaro (1493-1588) ya existía un reloj exactamente igual al actual. Como pueden ver, éste es un rincón con mucha magia.

Monumento a Bécquer

El lugar al que ahora les queremos llevar, es uno de eso rincones en los que los enamorados se sienten como en otros tiempos. Me refiero al Parque de María Luisa. Un lugar donde la belleza vegetal se mezcla inexorablemente con la calma y la paz. Un lugar en el que no nos cuesta imaginar, cerrando los ojos, qué es lo que debían de sentir en otros tiempos, aquellas parejas que jugaban con sus abanicos de banco a banco, mandando mensajes encriptados, mensajes de amor.

Les invitamos a entrar en este parque y atravesar sus ajardinados rincones, pero no se despiste mirando las altas copas de los árboles y síganme…les voy a presentar al mismísimo Bécquer y a tres bellas jóvenes mujeres.

Es una obra de Lorenzo Coullaut-Valera, con la colaboración del arquitecto Juan Talavera Heredia y del escultor Federico Bechini realizada en 1911, con un gran árbol como centro de la escena, “un taxodio”, y junto a él, un busto de Gustavo Adolfo Bécquer que posiblemente les recuerde al Bécquer que aparecía en los antiguos billetes de 100 pesetas, pintado por su hermano Valeriano. Junto al poeta, un enorme cupido hace de las suyas en los corazones de tres damas, esculpidas en mármol. Estas tres enamoradas muchachas sentadas al pie de este hermoso árbol, esconden una simbología; el amor perdido, la joven triste que mira hacia abajo, con las flores marchitas en la falda; el amor pleno, la joven que mira al reino celeste y el amor soñado, con la joven con mantilla que se lleva sus manos al rostro.

Pero volvamos al cupido, si os fijáis bien, tiene un ala rota y un puñal en la espalda, simbolizando el desengaño o la agonía del amor.

Como curiosidad, os diré que el nombre completo de Bécquer es, Gustavo Adolfo Domínguez Batista. Nació y vivió en el barrio de San Lorenzo, de Sevilla, y más concretamente, en la calle Conde Ybarra, el vasco que inventó la Feria de Abril.

Calle Hombre de Piedra.

Debe su nombre a un torso de estatua romana escondida en una hornacina, a la altura del suelo, situada entre las casas nº 10 y 12. Aunque todos tendamos a imaginar que es, simplemente, un vestigio del pozo romano por estas tierras andaluzas, la verdad es que es mucho más que eso. Forma parte de la leyenda milagrera de Sevilla, aunque en este caso, no se puede decir que el milagro fuese muy deseado. Se lo explico: cuenta la leyenda, que en esta misma calle había una vieja taberna, en la cual se reunían gente de toda calaña y condición. Un día, pasando por allí la procesión del Santísimo Sacramento, todos los de la taberna se arrodillaron en señal de devoción hacia la comitiva. Todos menos uno. Cuentan que el valiente se llamaba Mateo “El Rubio”. Mateo era un delincuente habitual, de los más impíos del lugar, y de una forma chulesca, se negó a arrodillarse ante el Santísimo Sacramento, aludiendo que él no se arrodillaba ante nadie. Y cuentan que, de inmediato, se convirtió en estatua. La misma que ahora pasa desapercibida para los ojos del visitante y sin ninguna posibilidad de arrodillarse, ni ponerse en pie.

Seguramente a Mateo “El Rubio”, no le hubiesen convertido en estatua, si hubiera estado en nuestra siguiente parada…

Cruz de las Culebras y Lápida de Jesús Sacramentado.

Situada en la Plaza del Salvador, esquina a la calle Villegas, vemos una enorme cruz y una pequeña lápida, con procedencias y cometidos totalmente distintos. La pequeña lápida pertenece a la tradición de esta ciudad y aunque hoy en día casi nadie se para a leerla, en otros tiempos, nadie pasaba por ese lugar sin arrodillarse y es que, en dicha lápida, podemos leer una tenue inscripción, que viene a advertirnos que “El rey i toda persona que topare el Santísimo Sacramento se apee, aunque sea en el lodo so pena de 600 maravedíes según la loable costumbre de esta ciudad, o que pierda la cabalgadura, y si fuere moro de catorce años arriba que hinque las rodillas o que pierda todo lo que llevare vestido…”. Como veis, era mejor arrodillarse. Esta lápida, la mandó colocar el Rey Juan I en 1714 y castigaba a todo aquel que no se arrodillase, al paso de Jesús Sacramentado.

Respecto a la cruz, su sobrenombre de Cruz de las Culebras, se debe al antiguo nombre que tuvo la calle. Pertenece, como tantas cruces que están diseminadas por esta ciudad, al antiguo Cementerio Parroquial del Salvador y ahora reposa en la fachada, de la que está considerada la segunda catedral de Sevilla, la Iglesia del Divino Salvador.

La Cruz de la Inquisición.

Se encuentra en la Plaza de San Francisco, justamente en una de las fachadas del Ayuntamiento. Sustituta de otra cruz de similar aspecto, que se encontraba en dicho lugar desde 1703. Esta cruz conmemora tristemente, el último Auto de Fe en Sevilla, que tuvo lugar en 1780 en el monasterio de San Francisco.

La Torre de Plata

No muy lejos del Callejón de la Inquisición y pasando el puente de Triana, unida por un muro imaginario con la popular Torre del Oro, cuya descripción encontrarán en otras guías más heterodoxas que esta, se yergue ante nosotros una torre, no exenta de leyendas e historias que se esconden entre sus antiguas piedras. La Torre de la Plata se construyó en el siglo XIII y tiene forma octogonal. En ella encontramos un retablo, de gran devoción para los sevillanos, dedicado a la Virgen del Carmen. Así que no se extrañe ver a gente rezando, en plena calle, a los pies de la torre.

Los Caños de Carmona

Aunque el nombre suene a grupo rociero, no es otra cosa que un acueducto. Un acueducto que traía el agua desde Alcalá de Guadaira, soportado por 401 arcos construidos con ladrillos, de los cuales actualmente solo quedan unos pocos para visitar y recordar las instalaciones de abastecimiento de agua a la ciudad. Para algunos lo construyeron los musulmanes, para otros los romanos y es que los Caños de Carmona son muy antiguos y testimonio de ello, es el que nos ofreció en 1495, el viajero alemán Jerónimo Münzer, quien en sus relatos de su viaje a España hace la siguiente referencia: “Hay en Sevilla mucha agua potable y un acueducto de trescientos noventa arcos, algunos duplicados por un cuerpo superior, para vencer el desnivel del terreno, va por este artificio gran cantidad de agua y presta muy buen servicio para el riego de jardines, limpieza de calles y viviendas, etc…”.

Pero no es solo por esta maravilla arquitectónica por lo que les traigo a este lugar desconocido, sino, también para contarles que en este mismo sitio, se encierra uno de esos lugares de poder, que no albergan las guías normales. Me refiero a la misteriosa Virgen de las Madejas. Virgen que estaba situada en el mismo lugar donde hoy se encuentra un azulejo, peculiar recuerdo de esta Imagen, donado por la Hermandad de San Roque, La talla original fue labrada en el siglo XVIII por Cristóbal Ramos.

Son muchos los lugares mágicos que esconde esta ciudad, sería injusto no nombrar a todos aquellos a los que nuestra memoria y nuestro espacio no logra ahora señalar en este viaje por los lugares desconocidos y misteriosos de esta ciudad. Hay muchos otros donde perderse embriagado por todo lo que ofrece Sevilla, pero tal vez en otra ocasión les hablaremos y seduciremos con ellos…, esto solo ha sido una pequeña muestra.