Archivos desclasificados: la CIA investigó la caída de un Ovni en Salta

La Agencia de Inteligencia de EEUU hizo públicos casi 13 millones de documentos entre los que hay 13.000 al menos que hacen referencia a la Argentina y nuestra provincia no quedó exenta, como el caso de la caída de un objeto no identificado en la frontera con Bolivia en el año 1978.
El seis de mayo de 1978, alas 17.30, los habitantes de las localidades fronterizas de Argentina y Bolivia, en un tramo que arranca del punto tripartito con la República del Paraguay, miraron el cielo. Un zumbido penetrante les hizo levantar la vista al unísono y hasta hoy son miles de personas las que recuerdan el extraordinario hecho: una figura ovoidal de tono metálico, del tamaño de una pelota de fútbol e incandescente, cruzaba el firmamento de este a oeste, a una velocidad descomunal, aparentemente fuera de control y en una situación de caída libre.
El objeto volador no identificado (ovni), se perdió en el horizonte, pero segundos más tarde se sintió una explosión tremenda y las localidades salteñas de Aguas Blancas, Salvador Mazza, Los Toldos y Santa Victoria Oeste, temblaron, lo mismo que los conglomerados bolivianos de Tarija, Padcaya, La Mamora, Las Cañas y Bermejo, sólo por mencionar algunas. Todo daba a entender que el extraño aparato se había estrellado en algún punto de la frontera binacional.
La Gendarmería Argentina, por disposición del jefe del Escuadrón 20 “Orán”, comandante Juan Nicasio Boari envió tres patrullas al parque nacional Baritú para dar con el OVNI o lo que fuese que se había estrellado contra la tierra. De la misma manera, enviaron a aviones de la fuerza a sobrevolar la zona, lo mismo que determinaron las autoridades de la Fuerza Aérea Boliviana, que despacharon a la zona de probable impacto, escuadrillas aéreas y terrestres.
Lo que no se sabía hasta ahora es que la Agencia de Inteligencia de Estados  Unidos había investigado ese suceso como otros de posibles avisatamientos a Ovnis, algunos de ellos también la Argentina. Ello se desprende de una investigación de La Nación sobre algunos hechos relevantes en Argentina que fueron analizados por la CIA, organismo que desclasificó millones de archivos y a los que ahora se puede acceder desde internet. Sobre Argentina hay 13.199 archivos históricos, entre los que también hay informes sobre reuniones de grupos trotkistas en el país, seguimientos de planes militares, reportes sobre avistajes de ovnis y hasta una colección entera sobre los nazis.
El relato del hecho sucedido en Salta fue el siguiente:
“14 de mayo de 1978
Un extraño objeto ha sido visto por un grupo de personal en el norte de la provincia de Salta, a 1700 kilómetros de Buenos Aires.
Muchas personas en esta parte de la región declararon que el objeto, que se asemeja a una bola de sol, cayó entre las sierras de la frontera argentino-boliviana, causando una explosión que sacudió la tierra.
Esto tuvo lugar el 6 de mayo. Las fuentes en el lugar indicaron que la zona donde cayó el objeto aún no identificado ha sido declarada en emergencia”.
Misterio jamás resuelto
Lo que se desprende de  una nota de El Tribuno de 2011 que recordó los hechos, un equipo de científicos de la Universidad Misael Saracho de Tarija, encabezado por el físico argentino Orlando Bravo, había anunciado que habían logrado determinar, con cierta certeza el punto de impacto, en territorio boliviano, en una cadena montañosa situada frente a la población argentina de Mecoyita, en Santa Victoria Oeste .De inmediato, la Comisión Boliviana de Energía Nuclear envió a la zona a un equipo de científicos, al mando del capitán de corbeta, Francisco Mariaca.
Se organizó una expedición que partiría en un helicóptero militar boliviano y de la cual también formarían parte un periodista (el autor de esta nota) y el fotógrafo Luis Benjamín Arias, de El Tribuno. Cuando todo estaba dispuesto en el aeropuerto de Tarija para dar comienzo a la misión, aterrizó en la pista, una nave de la Fuerza Aérea Norteamericana, de la que descendieron el coronel John Simmos y el capitán John Heide, quienes se entrevistaron con el jefe de la base local, coronel Jorge Molina Suárez. Interrogados por la prensa, negaron que su presencia en Tarija tuviera que ver con el ovni. Y tras de permanecer dos horas en la localidad, abordaron su avión y se fueron.
Minutos más tarde, el coronel Molina informaba que el helicóptero de la expedición, se había descompuesto y que quienes quisieran participar de la misma, deberían hacerlo a pie, disponiendo para los voluntarios dos burros cargados con alimentos y carpas y una custodia militar encabezada por un teniente y cuatro soldados.
El Tribuno, el equipo de el doctor Orlando Bravo más el periodista porteño, de Canal 13, César Mascetti y su camarógrafo, Oscar Isse, partieron a pie. En el camino, los lugareños contaban que desde hace días una decena de helicópteros operaba en las montañas. Tras dos días de caminata, los expedicionarios llegaron a Mecoya, casi a 5.000 metros. Y al alcanzar el punto de impacto, encontraron un panorama desolador: un cerro, El Salle, totalmente destruido, con un cráter de 1.500 de longitud, 800 de ancho y unos 50 metros de profundidad. Rocas cristalizadas por el calor en su base, otras desplazadas en un área mucho mayor, pero nada más que eso. Los lugareños de Mecoya, contaron: “Si buscan restos de lo que cayó, ya se lo llevaron los gringos”.
(FUENTE: eltribuno.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s