¿De qué trata realmente la hipnosis?

Una maniobra realizada con misteriosos dispositivos para manipular la voluntad de los demás…. Un método para investigar el inconsciente de una persona y comprender sus secretos…. Una técnica que puede curar milagrosamente todo tipo de enfermedades….
De una manera u otra, es una creencia generalizada que la hipnosis es una especie de magia. En comparación con los fenómenos de posesión, el vudú y los rituales chamánicos (con los que en realidad se relaciona), la hipnosis es a menudo relegada, con sospecha, a las «pseudociencias».
Fenómeno natural.
Sin embargo, esta práctica no tiene nada de extraño o perturbador. De hecho, es una experiencia normal con la que lidiamos todos los días. Por ejemplo, cuando vemos una película o leemos una novela emocionante, cuando escuchamos una conferencia que nos involucra o una música que nos fascina, o incluso cuando soñamos despiertos. Cada vez que estamos concentrados, absortos, secuestrados, encantados por algo que cataliza nuestra atención hasta tal punto que ignoramos todo lo que sucede a nuestro alrededor y perdemos la concepción del tiempo, estamos, de hecho, «hipnotizados».
Es decir, que estamos en un estado de alteración de las percepciones y de la conciencia. Una condición que tiene su utilidad: nos permite movilizar y hacer utilizables recursos que de otro modo serían inaccesibles, con el resultado, por ejemplo, de mejorar el rendimiento o de facilitar la restauración del equilibrio y el bienestar.
Algunos ejemplos concretos: hay artistas que entran en este estado para producir sus obras, y actores (especialmente si practican el famoso «método Stanislavsky») que lo utilizan para identificarse con un personaje o para involucrar a más espectadores. ¿Qué es lo que entra en la hipnosis con magia?
Un exorcismo es un espectáculo
Dar a la hipnosis un aura de misterio fue, desde el principio, lo que se considera su «descubridor»: Franz Anton Mesmer, un personaje controvertido que vivió entre los siglos XVIII y XIX. Influenciado por los descubrimientos de su tiempo (en particular la electricidad y el magnetismo, es decir, las fuerzas invisibles que actúan sobre los cuerpos), Mesmer teorizó la presencia de un fluido vital en todos los seres vivos, bautizándolo como «magnetismo animal», en analogía con la fuerza invisible que atrae dos objetos magnéticos.
Durante sus experimentos, Mesmer utilizó rituales complicados (desde la aplicación de imanes en varias partes del cuerpo hasta la imposición de manos para irradiar energía beneficiosa), logrando provocar en algunas personas estados de «sonambulismo artificial», así como convulsiones, desmayos y parálisis temporal. Otras veces el «hipnotizado» hablaba y respondía a sus preguntas, y luego olvidaba por completo lo que había ocurrido. En resumen, se trata de efectos a menudo espectaculares, lo que le valió cierta fama en los círculos nobles y de clase alta de finales del siglo XVIII. La hipnosis de los primeros tiempos era, por tanto, muy diferente de la moderna: directa, autoritaria y dirigida a personas sugestionables (que estaban acostumbradas a hacer espectáculos).
¡FINGE O LO ARRUINARÁS TODO!
Es a partir de este tipo de experiencia que se originó la llamada «hipnosis escénica», una forma de entretenimiento que ha tenido un éxito discreto.
Normalmente es así: el hipnotizador invita a un voluntario al público, lo mira a los ojos y habla monótona y repetidamente, hasta que la persona desafortunada baja los párpados y cae en un estado de trance. En ese momento, el sujeto parece estar a merced de las órdenes (a menudo absurdas o embarazosas) del hipnotizador. De hecho, las personas involucradas en estas exposiciones son cómplices del hipnotizador o espectadores que están en el juego. De hecho, al elegir al azar entre el público, el hipnotizador correría el riesgo de fracasar, porque las personas muy sugestionables son raras.
También podría ser denunciado por la práctica abusiva de la profesión médica: en Italia la hipnosis sólo se permite a médicos y psicólogos, porque si se practica fuera de un contexto controlado sobre ciertos temas (¡precisamente los más sugestionables!) puede tener consecuencias psicopatológicas.
CRÍMENES Y ASESINATOS
Otro mito a ser desacreditado es la «hipnosis del robo». Según los expertos, aquellos episodios que ocupan periódicamente las crónicas de los periódicos y en los que personajes ambiguos (normalmente de procedencia india o árabe) hipnotizan a la gente para robarles no son más que leyendas urbanas. No es posible, de hecho, poner a una persona en trance sin su consentimiento. En casos de este tipo, más que de hipnosis, se debería hablar de manipulación hábil, por ejemplo, a través de la técnica de la confusión. Las víctimas a menudo no entienden que han sido engañadas, por lo que prefieren (inconsciente o inconscientemente) creer que han sido hipnotizadas. Igualmente imposibles son los crímenes cometidos bajo la influencia de órdenes hipnóticas, como a veces se ve en el cine. No se puede obligar a una persona a comportarse de manera contraria a sus principios morales, y mucho menos a cometer delitos.
REGRESIONES Y FALSOS RECUERDOS
Permaneciendo en el campo legal, también debemos disipar la creencia de que la hipnosis puede permitirnos recordar eventos olvidados… eventos útiles, por ejemplo, para reconstruir el escenario de un crimen o para hacer acusaciones en contra de alguien. El fenómeno de “hipermnesia”, es decir, la mejora de la memoria (también muy explotada en el cine), es en realidad controvertido. En Estados Unidos ha surgido incluso una asociación, la False Memory Syndrome Foundation, que defiende a las víctimas de recuerdos falsos (generalmente padres sospechosos de violación). No es seguro, de hecho, que lo que se evoca bajo la hipnosis corresponda a los eventos realmente experimentados, porque los recuerdos siempre son estropeados por la imaginación. Un individuo, sin ser consciente de ello, puede insertar sólo escenas imaginadas, y convencerse a sí mismo de que realmente las ha vivido. Esto explica también las «regresiones pasadas de los tornillos» obtenidas bajo hipnosis: no serían más que una inmersión en sugestivas fantasías.
Hipnosis terapéutica
Habiendo despejado el campo de mitos, leyendas y usos indebidos, ¿qué queda? Sigue siendo un instrumento menos teatral y más respetuoso con el individuo: la llamada «nueva hipnosis», introducida en el siglo pasado por el psiquiatra californiano Milton Erickson, que dio lugar a las orientaciones de psicoterapia más acreditadas que existen hoy en día.
LA BASE TEÓRICA
El objetivo de la hipnosis es acceder al inconsciente del individuo, es decir, al “lugar” donde se recogen las experiencias e información aprendidas en la vida (de las que a menudo no somos conscientes). El inconsciente es localizado convencionalmente por los eruditos en el hemisferio derecho del cerebro. Se cree, de hecho, que el hemisferio izquierdo es el asiento de las capacidades analíticas, lógicas y racionales, las que en condiciones de vigilia son dominantes. El hemisferio derecho, activo especialmente durante el sueño, es en cambio el asiento de la creatividad, la imaginación y la intuición, y da la visión general.
Durante la hipnosis, el terapeuta habla de esta parte derecha, que se supone que está directamente relacionada con el sistema límbico-hipotalámico, el puente de comunicación entre la mente y el cuerpo: el hipotálamo está de hecho conectado a la hipófisis, que puede convertir los impulsos nerviosos en mensajes hormonales. Es por eso que la hipnosis puede fomentar los mecanismos de autocuración que cada uno de nosotros posee, e incluso dar acceso a recursos de los que no somos conscientes. Es muy importante», dijo Erickson, «que la gente sepa que su inconsciente es mucho más inteligente que ellos».
¿Pero cómo hipnotizas? La hipnosis no es una operación difícil, si el sujeto coopera. El primer paso es fomentar el alejamiento de la realidad. El hipnotizador, con una voz monótona y repitiendo palabras y conceptos varias veces, invita a la persona a relajarse y centrar la atención en un objeto (antiguamente se usaba el péndulo, hoy en día es a menudo una parte del cuerpo: «Tu brazo se hace más pesado y más pesado» o «más caliente y más caliente»).
Esto ayuda a la persona a aislarse de la realidad externa y a dirigir su atención hacia el interior hasta que experimente una sensación de desapego del cuerpo y una profunda impresión de paz (se siente arrullado en el vacío). En este punto el hipnotizado se convierte potencialmente en cualquier cosa. El concepto de tiempo se desvanece y el propio hipnotizador pierde su identidad, convirtiéndose en una simple voz (la famosa frase de Erickson: «Mi voz te acompañará…»).
PARA ENTRAR EN TRANCE
A través de la hipnosis se induce el “trance”, una condición particular entre el sueño y la vigilia reconocible por algunas señales. La persona generalmente está quieta, sentada o acostada. Su respiración se afloja, al igual que su ritmo cardíaco. Los ojos están cerrados o semicerrados; si están abiertos, casi no parpadean (es decir, el reflejo de cerrar los párpados). La voz tiene un tono diferente, el habla se ralentiza. La deglución es poco frecuente. La respuesta a los estímulos externos (incluso los dolorosos) se reduce. La búsqueda del trance es típica de muchas culturas: algunas vienen a nosotros con la repetición de unas pocas palabras (monjes tibetanos), otras con ritmos monótonos y regulares (danzas tribales africanas pero también discotecas occidentales).
La INTERVENCIÓN TERAPÉUTICA
Una vez inducido el trance, el hipnotizador se enfrenta a una persona que ya no está encarcelada en los rígidos esquemas de la realidad y que, por tanto, acepta mensajes de fuera sin el habitual proceso de análisis y crítica. En esta fase el hipnotizador puede ofrecer al paciente sugerencias útiles (por ejemplo, en el avión usted estará relajado o los cigarrillos tendrán ahora un mal sabor). No hay técnicas ni guiones estándar para actuar: el propio Erickson invitó a sus alumnos a dar rienda suelta a su imaginación, inspirándose en el tema. ¿Puede alguien ser hipnotizado? En teoría, sí, pero sabemos que algunas personas son particularmente refractarias: en general, son las que ejercen un control continuo sobre sí mismas (es decir, las que luchan por «dejar ir»), las que se oponen voluntariamente o las que inconscientemente ponen «resistencia».
HIPNOSIS SIN TRANCE
Para eludir la resistencia «racional», el trance no es estrictamente necesario. La hipnosis sin trance es un lenguaje persuasivo que va más allá de las capacidades lógico-críticas. Este modo comunicativo es también llamado el «lenguaje del hemisferio derecho» y hace uso extensivo de imágenes, metáforas, aforismos, juegos de palabras, chistes irónicos y formas lingüísticas positivas (para el hemisferio derecho no hay negación: el mensaje «no tener miedo» obtiene el efecto contrario; mucho mejor «se puede tener coraje»). Estas mismas estrategias de comunicación también son utilizadas por buenos oradores y vendedores calificados.
(FUENTE: quo.mx)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s