✨FELIZ 2020… VIVIR

FELIZ… VIVIR

2020… 2 + 0 + 2 + 0 = 4… El número cuatro simboliza lo estable, lo ordenado y las vibraciones más estables y responsables…

Llega un nuevo año y todo son ilusiones, las ilusiones de los buenos deseos, deseos que se hacen realidad o que se quedan siempre en lo que quisiéramos que fuera y no será…, pero la esperanza es lo que jamás se pierde y se pierde sólo aquello por lo que la fe no quiere luchar.

Todo lo que genera ilusión crea fe.Fe para continuar, fe para vivir, fe para luchar, fe para creer en los sueños, fe para no tener miedo… Fe en uno mismo y no religiosa sino la más intimista, la más propia, la más personal.

Los buenos deseos siempre se piden a principios de años como si de un ciclo de 365 días se tratara, pero esos mismos buenos deseos no deben taparnos la realidad, realidad que nos lleva a 365 días de acciones que hagan realidad esos mismos deseos, deseos anuales, mensuales, semanales, diarios… Es la magia o misterio de algo que nos hemos inventado nosotros mismos: el Tiempo, en algunos casos hasta somos esclavos de él.

El ser humano del siglo XXI pierde demasiado el tiempo el vivir pensando en no perder el tiempo, se pierde en banalidades, en detalles magnificados, en redes sociales, en ir a la última con lo último en la eterna apariencia de lo que pretender ser y, sin embargo, no se es en muchos casos.

Para el nuevo año le pido VIVIR y que los que me leen VIVAN, que nos olvidemos de pensar en lo que pasará dentro de una semana, un mes o un año y vivamos el presente, el momento presente, el ahora. Que apuremos la copa de la vida en el instante en el que disfrutamos, en el que gozamos, que no estemos en un momento de felicidad pero con una parte de la cabeza pensando en ese mañana que no deja de ser una elucubración…

Al nuevo año le pido que sepamos disfrutar todos de la amistad verdadera, de aquella que se vive, se respira de verdad, de aquella dispuesta a poner el hombro en las malas y pasar inadvertida en las buenas. No me vale aquella que te ofrece el hombro o un pañuelo para secar una lágrima y mañana, a tus espaldas, ser objeto de crítica, de comentarios, de maldades, por aquellos que son depositarios de tu confianza… Esos NO son amigos, son cualquier otra cosa que raya sólo el cristal de Amistad, tan frágil que a, a veces, se rompe.

Al nuevo año le pido que vivamos en el mundo real, en la calle, en el parque, en el salón de una casa, en el dormitorio… Que las palabras escritas sean sustituidas por las habladas, que la luz de la pantalla sea sustituido por la luz de la vida, que los oídos no vivan en el silencio y si con el sonido de una cálida voz y hasta del mauillido de un gato. Que tomemos conciencia que las redes sociales son eso: redes sociales. Para muchos un escaparate y para otros el escaparate de sus vidas… Yo prefiero que sea el “escapar(a)te” de las redes sociales. Que este momento en el que lees sea el punto de inflexión de ese escapar de una rutina que tiene por objeto una red social… Hoy es un foco, en muchos casos, de conflictos, de marujeo, de cotilleos, de hacer cábalas y elucubraciones por las apariciencias que hacen ver y que, puede, que tengan tan de real como la mentira sobre la que está escrita aprovechando momentos coincidentes o casualidades… Pero es el que elucubra que el que teje su tela de araña.

Al nuevo año le pido sinceridad, que esa sinceridad guíe el camino de todo, en el que brille la amistad y la mentira, la falta de verdad, quede aparcada en el décimo tercer mes. Que el único camino es el que se rige por la Verdad que todos buscamos y que nos gustaría que se aplicara a todos y a todo. Nos iría mejor.

Al nuevo año le pido salud para todos porque sin salud, por mucho que se tenga de todo, no se va a ningún sitio, ni despiertos ni en sueños. Porque la salud no sólo debe ser física sino mental. Que todos cerremos nuestras heridas, que el daño sea menor y que se comience a cicatrizar aquello que nos crea malos recuerdos, malos momentos pasados, pasados y que pasados quedan como queda aquello que no suma, que resta.

Al nuevo año le pido que sumemos todos, que seamos arquitectos, que construyamos, que edifiquemos un futuro basado en una realidad y no en una quimera. Sumar en la vida… Experiencias, risas, alegrías, momentos, momentos que serán buenos y malos y que todo debe vivirse pero extrayendo lo positivo sin olvidar nunca lo negativo. Momentos de la Vida, la Vida en un momento… ¿Quién puede pedir más?

Vivir la vida, la vida en un sentimiento, un sentimiento contenido en una emoción, una emoción que te conmueve, una conmoción que lleva la acción, la acción de una sonrisa, de una lágrima, de un momento hecho sensación y una sensación que puede valer una vida.

Al nuevo año le pido que todos estemos en el camino de la felicidad y que la felicidad sea la que marque el camino.

Feliz año 2020 a todos, sin excepción, que la luz de nuevo año marque vuestro destino.

Jose Manuel García Bautista

Resultado de imagen de feliz 2020