Voces del Misterio nº.722: LA EXISTENCIA DE FANTASMAS con JESÚS CALLEJO

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

“Voces del Misterio” nº.722 en el que es maestro JESÚS CALLEJO nos habla de la EXISTENCIA DE LOS FANTASMAS. Se trata de uno de los temas más apasionantes y que más atraen a aquellos que siguen el fenómenos de las casas encantada y los espectros. Contado de forma magistral. En “Voces del Misterio”, SFC Radio, 91.6 fm.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-n-722-la-existencia-de-fantasmas-audios-mp3_rf_50666622_1.html

Fantasmas | Supernatural Wiki | Fandom

Ouija: sorpresas del más allá o… del más acá

Más allá del contacto entre la vida y la muerte

EL CORREO DE ANDALUCÍA

  • Ouija: sorpresas del más allá o... del más acá

La Ouija tiene siempre un componente de paranormal, al menos de extraña o de inexplicable. Por eso observé con atención las acción del Grupo MAIA comenzó el contacto en estrecha colaboración la familia Ruiz y el contacto comenzó.

La tablilla comenzó a moverse de forma ágil y rápida y el primer mensaje se formó: “NO FUE UN ACCIDENTE”. ¡Eran iguales! He de comentar que un tremendo escalofrío recorrió mi espalda y José María (buen conocedor de mí persona) me sacó de la sala para preguntarme lo que ocurría.

Nadie sabía la experiencia que había montado (era un secreto absoluto), el mensaje anterior no había sido filtrado por nadie ya que había mantenido aislados al Grupo MAIA en todo momento, no sabían dónde iban, en concreto, ni lo sucedido y mucho menos lo que éste investigador pretendía.

El mensaje se había repetido, ¡era el mismo! Mil y una preguntas invadieron mi cabeza: ¿Es posible comunicarse con seres muertos? ¿Existe el más allá? ¿Quién era Talcx? ¿Era real el fenómeno del Grupo MAIA? ¿Me había equivocado? ¿Es la oui-ja un “teléfono” real con el más allá? ¿No podría ser uno de esos seres que moran por las tablas de la oui-ja? Me estaba volviendo loco, mi cerebro iba a 1000 revoluciones y las preguntas y las dudas se me agolpaban en la cabeza.

Afortunadamente, José María, me sacó de éste estado y con una voz tranquilizadora me comentó que debíamos ir poco a poco, con cuidado, analizándolo todo con tranquilidad y mostrando serenidad y saber lo que hacíamos. José María comprendía mi sorprendida actitud, él, cuando escuchó mí relato, se estremeció y los papeles se cambiaron; era una inquietante coincidencia…

La sesión de oui-ja no dio nada más interesante, pero los fenómenos se volvieron repetir. Realizamos un nuevo barrido fotográfico y ésta vez tanto mi amigo como yo pudimos notar la presencia de algo o alguien en el piso superior del inmueble, no lo veíamos pero estaba en la misma estancia que estos dos investigadores. Disparábamos fotografías de forma alternativa y dejamos la grabadora funcionando en un intento de refrendar todo lo que estábamos viviendo. La experiencia llegaba a su fin cuando una voz nos reclamó en el piso inferior, la alarma del reloj digital había saltado y ahora funcionaba de forma regresiva. El Grupo MAIA estaba un poco “a verlas venir”, no lo estaban pasando excesivamente bien, los ajenos a la familia Ruiz teníamos una cierta intranquilidad y preocupación en el cuerpo pero nuestra curiosidad era mayor que nuestro miedo…

Finalizaba nuestra investigación y decidimos recoger el material. Esta vez la grabadora desveló lo que se podría denominar como psicofonía y se oían unos intranquilos gemidos y quejas (muy pocos y muy cortos).No obstante, algo es algo…He de comentar que en el suceso del reloj, la brújula de éste investigador se descontroló sin encontrar el Norte y tras desmontar y analizar el aparato (como especialista y titulado en electrónica) he de comentar que no había ni imanes o electroimanes que ocasionaran éste fenómenos y mucho menos ningún aparato que indujera campos magnéticos que pudieran ocasionar tales anomalías; por supuesto, el aparato no estaba trucado o alterado para realizar tal función regresiva.

Un hecho curioso fue el que se produjo cuando filmábamos con una videocámara en el hogar de los Ruiz, aparentemente en las habitaciones sólo estábamos José María y el que esto les escribe, pero el zoom de la cámara no dejaba de variar como si estuviera captando “algo” que los ojos no podían percibir. Posteriormente y al visionar la grabación pudimos comprobar como nuestro sentimiento de “soledad” había sido captado al no registrarse nada anormal. Sin embargo, ¿por qué el zoom variaba como si alguien cambiara de posición ante éste?

Caída la tarde realicé una ronda de encuestas a los afectados por éste fenómeno y pregunté sobre posibles avistamientos OVNI y Visitantes de Dormitorio. En ambos casos las respuestas fueron negativas. Nadie de la familia había visto jamás un Objeto Volante No Identificado y creo no poder explicar o relacionar el caso con el fenómeno OVNI o los Visitantes de Dormitorio. He de comentar que estas entrevistas-encuestas no fueron un capricho de éste investigador. Habían tenido problemas estando acostados al ver sombras y notar la presencia de algo o alguien en su dormitorio y a de ahí la posibilidad de establecer una posible relación ufológica. Era sólo una alternativa remota pero digna de ser estudiada y analizada y puede que abriera las puertas de otros posibles casos o fenómenos análogos en el pueblo…

No cabe duda de que en el hogar de ésta familia sevillana hay una gran carga psíquica. Las alteraciones magnéticas, el frio gélido que barre sus habitaciones cuando se van a producir los fenómenos, los estallidos de cristales que no resultan ser dañados (?),las carrereas y pisadas de algo en el piso superior, los desplazamientos de objetos, las experiencias oui-ja, los extraños gemidos psicofónicos, las misteriosa desaparición de objetos, el sentimiento de ser observado y notar la presencia de “algo” al que no podemos ver, puertas que se abren y cierran solas, luces que bailan el “frenesí” del más allá, el descontrol horario del reloj, las extrañas sombras vistas en el domicilio y paseándose por la casa, etc…

Todo forma un gran cúmulo de circunstancias que envuelve toda ésta historia y que nos puede hacer pensar de forma positiva en torno a una posible presencia de alguien que perteneció a ésta familia y que ya no está en nuestro reino de los vivos…

Una vez comprobada la realidad de los fenómenos que se estaban produciendo en casa de la familia Ruiz, decidimos atacar a ese mensaje de: “NO FUE UN ACCIDENTE” expresado por una supuesta entidad contactada a través de la oui-ja (con coincidencia de mensaje pese al aislamiento del segundo grupo de contacto oui-ja –Grupo MAIA-) y que parecía estar vinculado a la familia afectada por éstos sucesos. Analizando posibles circunstancias nos encontramos con un desgraciado accidente familiar ocurrido casi una década antes por un miembro de la familia (concretamente un hermano del cabeza de familia).

Sucedió hace, casi diez años, en concreto el 19 de Junio de 1989 en un lugar muy próximo a la localidad sevillana de Camas. En éste lugar se encontraban trabajando un grupo de obreros que procedían a la construcción de un complejo de casas adosadas. ”Nuestro” protagonista, al parecer, resbaló y cayó desde una altura de 8 metros (aproximadamente), partiéndose el cuello y falleciendo en el acto.

Era un firme candidato, una muerte prematura, inesperada, accidental y violenta…Nos decidimos a seguir ésta pista (nuestra única pista fiable) y localizamos a compañeros de ésta persona en aquella obra. Nadie quería recordar aquel desagradable suceso, fue un acontecimiento inesperado y trágico, no era agradable de recordar. Sin embargo, aquella mañana su compañero más cercano en la construcción y sobre el andamio era el Sr. Pérez. Nos dirigimos a charlar con ésta persona tras un sin fin de contactos y búsqueda, al fin, el día 18 de Abril (Domingo), nos pudimos entrevistar con ésta persona en su domicilio en el Aljarafe sevillano. Nos recibió de muy buena forma, es un señor alto, de aspecto fuerte y en el que el paso de los años ya ha hecho mella en sus facciones y cabello. Muy amable y simpático se prestó a escuchar nuestro relato sobre los acontecimientos sucedidos en casa de los Ruiz y su, creemos, posible relación con aquella infortunada muerte.

El hombre se quedó “helado” –según sus propias palabras- y comentó que no pasa un día en el que no recuerde aquel trágico suceso. Dijo sentir de vez en cuando la presencia de alguien e incluso que le sisean, lo llaman y no ve a nadie. Sumido en una profunda desazón se prestó a contarnos lo que ya dijo en su día sobre aquel suceso:

“Era una mañana del mes de Junio del 89, hacía un tiempo desapacible, algo encapotado y corría un viento frío y desagradable. Concluía el equipo la instalación del tejado de una de las casas de la urbanización para pasar a tomarnos un descanso y comer algo. Nos sentamos en el andamio y Ruiz me pidió que le tirara el bocadillo. Abrí el cesto y se lo eché. Juan hizo un movimiento raro y perdió el equilibrio, cayó del andamio y se estrelló contra el suelo. Murió en el acto… Lo siento mucho y siempre me ha perseguido su recuerdo. Cierro los ojos y lo veo allí tirado sin vida. Fue horrible pero yo no tuve la culpe. Fue un accidente, aunque a veces pienso que si no le hubiera echado el bocata nunca hubiera sucedido aquello. Me siento responsable de aquello y esto me va a seguir toda la vida…”.Poco que añadir por nuestra parte.

Teníamos unos fenómenos extraños y teníamos la fuente que ocasionaba estos fenómenos, también teníamos la causa y posible explicación. ¿Cómo terminar con toda ésta historia? Quizás organizando una sesión en la que la entidad y el Sr. Pérez se sinceraran…

La reunión “espiritual” se llevó a cabo el 22 de Abril de 1999 y tuvo como participantes a parte del Grupo MAIA (Ana e Ignacio), Dionisio (el supuesto vidente),el Sr.Pérez, dos miembros de la familia Ruiz, José María Gutiérrez y éste investigador –éstos dos últimos como observadores-. Quitemos los preámbulos del contacto e intentos fallidos y pasemos a lo que allí sucedió. Se contactó con la entidad sobre las 23´30 h. y se le presentó a su “amigo” y compañero de trabajo aquel fatídico día.

La entidad o “ser” dijo que lo sucedido allí no fue un accidente y el señor Pérez sólo pudo disculparse ante ésta entidad y lamentar el suceso ante su familia a la vez que le pedía que los dejase tranquilos ya que sólo él era el responsable de lo sucedido, que fue sin querer y accidental y que se sentía culpable y aquel hecho había marcado el resto de su vida durante esos diez años transcurridos.

Todo lo que estaba viendo y viviendo éste investigador parecía irreal, allí estaba de observador y leyendo y oyendo lo que una persona le decía a un ser que sabe Dios dónde, aunque para ser justo con toda ésta historia he de comentar que el contacto y las pistas que nos había proporcionado me inducían a creer en la realidad de lo que estaba viviendo.

La entidad comentó que sólo quería ese encuentro y el reconocimiento del suceso. El Sr. Pérez admitió su parte de culpa y pidió perdón a la familia Ruiz. Más tarde, Dionisio, me comentaba que nos encontrábamos ante un espíritu resentido y no preparado para seguir su “viaje”. La muerte le llegó inesperadamente y aún no había dejado nuestro mundo. Como una especie de ente inmadura para afrontar su nuevo estado y destino, atrapado entre dos mundos…Le pregunté a Dionisio cual eran las posibles explicaciones para manifestarse ahora y no hace diez años.

Dionisio me comentó que estas entidades no tienen nuestro concepto del tiempo y que realmente nunca había abandonado su hogar, siempre había estado allí pero que en su camino de preparación se había producido una inadaptación y que lo explicaba responsabilizando al Sr. Pérez como ejecutor de su vida. Todo ello no era más que un motivo para permanecer en su pueblo, en su hogar y en su familia…pero ya desde un nuevo estado corpóreo y espiritual. Era la excusa…

Cuando el Sr. Pérez contactó con ésta entidad, tomó conciencia de su auténtica dimensión y estado y comprendió que debía de abandonar a los suyos y continuar el “viaje”. El Sr. Pérez quedó eximido de culpas y la familia Ruiz de la presencia del inquieto espíritu que por tener demasiado cariño a los suyos ocasionó un grave estado emocional e interno a la familia. Lo último que comunicó ésta entidad fue: “OS DEJO, RECORDADME” y la sesión concluyó.

Desde aquel día los fenómenos diarios no se han vuelto a repetir y todo está en calma. La familia Ruiz vive tranquila y el Sr. Pérez parece haber encontrado la paz interior pérdida hace una década. Todo ha vuelto a la normalidad y por una vez, una concienzuda investigación (casi 7 meses de investigar en archivos, hacer entrevistas, sesiones oui-ja –a las que no soy muy aficionado-, y mil y una experiencias análogas, estudiar cintas, grabaciones de video, etc…) ha servido para ayudar a personas con problemas paranormales (aunque ya van más de una) y devolverles la felicidad y la tranquilidad perdida así como ayudar a un ser atrapado entre dos mundos.

Ha servido para ahondar en nosotros mismos, conocernos mejor y saber que tras dejar ésta vida hay un más allá de infinitas posibilidades. No es el final de una vida sino la prolongación y comienzo de una nueva etapa…

Es deber de todo investigador, que se precie de serlo ,el estar debidamente informado sobre el fenómeno a estudiar e investigar e incluso el solicitar la ayuda de otras personas expertas en otros campos si no se considera uno como un especialista en una determinada materia (sería nuestro caso con el Grupo MAIA, expertos en oui-ja y contactito).

Obras como “Hablando con fantasmas” de Miguel Ángel Sabadell, “Dossier del más allá” de Pedro Guirao,”Más allá de la muerte” de Hélène Renard,”Mito y realidad de los fantasmas” de Rosa Insua,”Fantasmas: Entre la Leyenda y la Realidad” de Elvira Marteles,”Psicofonía” de Sinesio Darnell,”El retorno del silencio” de Scott Rogo, “A la escucha de lo invisible” de Monique Simonet,”La Oui-ja” de A.Bosh,”La supervivencia después de la muerte” de Mario Capel o “Vida después de la vida” de Raymond Moody, han sido –entre otras- la bibliografía leída, estudiada y consultada por éste investigador a la hora de enjuiciar e investigar ,a lo largo de estos últimos meses, éste caso. Todo ello en pro de la objetividad y rigor en una investigación en la que muchas personas tenían depositadas muchas de sus esperanzas de tranquilidad.

LEE MÁS MISTERIOS EN: https://elcorreoweb.es/la-aventura-del-misterio

Nuestro cerebro se ‘sincroniza’ con el de nuestra pareja a través del contacto físico

El contacto fisico es algo que desencadena una gran cantidad de respuestas en nuestro cerebro y eso lo saben los investigadores. En esta ocasión, científicos de la Universidad de Aalto (Finlandia) y del Turku PET Centre (Turquía) han ido un paso más allá: han medido la respuesta simultánea del cerebro de una pareja mientras se tocaba.

En su estudio, los investigadores escanearon la actividad cerebral de 10 parejas a través de un escáner de resonancia magnética que habían habilitado para albergar el escaneo cerebral de dos personas de manera simultánea. Así, las parejas pasaron 45 minutos dentro de esta máquina estando en contacto físico, tocándose y cara a cara. El objetivo era examinar cómo el contacto social activa el cerebro y lo que los investigadores descubrieron fue que las áreas cerebrales sensoriales y las responsables de la coordinación motora se iluminaban en sincronía.

Esto hace pensar que la interacción social con personas con las que existe un vínculo fuerte provoca que sus cerebros lleguen a sincronizarse. “Durante la interacción social, los cerebros de las personas se sincronizan literalmente. La imitación mental asociada de los movimientos de otras personas es probablemente uno de los mecanismos básicos de la interacción social”, señala el profesor Lauri Nummenmaa, del Turku PET Centre.

Interacción social simultánea
“Por ejemplo, durante una conversación o la resolución de problemas, las funciones cerebrales de las personas se vinculan de manera flexible entre sí. Sin embargo, no podemos entender la base cerebral de la interacción social en tiempo real si no podemos escanear simultáneamente las funciones cerebrales de ambas personas involucradas en la interacción social”, explica Riitta Hari, profesora emérita de la Universidad de Aalto en un comunicado de la universidad. Con este nuevo desarrollo, sí que es posible.

Gracias a esta investigación, publicada en la revista científica ‘Frontiers in Psychiatry’, podemos pensar que si una persona con la que tenemos un vínculo relativamente fuerte nos toca, nuestro cerebro tiende a imitar sus movimientos, obteniéndose lecturas cerebrales muy similares en esos momentos. “Este es un excelente comienzo para el estudio de la interacción natural. La gente no sólo reacciona a los estímulos externos, sino que ajusta sus acciones momento a momento en función de lo que esperan que suceda a continuación”, concluye Hari.

(FUENTE: elconfidencial.com)

Los espíritus del tranvía que se cayó al Riachuelo en 1930

Casi 60 hombres, incansables trabajadores, que por capricho del destino fueron sepultados trágicamente por las oscuras aguas y en la actualidad son vistos o escuchados por quienes deambulan por la zona ribereña, en un accidente que enlutó al país en 1930.
¿La causa de la tragedia? Fue un combo conformado por tres factores: una falla mecánica, la neblina y el error humano. Este es considerado al accidente más grave protagonizado por un tranvía que haya ocurrido en nuestro país desde que aparecieran, y el hecho además fue llevado a la gran pantalla, 23 años después, en 1953. En la actualidad, el relato de aquellos años está vigente porque varias personas aseguran seguir percibiendo estas presencias, aun cuando no han conocido la historia.
La historia
Este siniestro, conocido popularmente como “El accidente tranviario del Riachuelo”, ocurrió el sábado 12 de julio de 1930 a las 6.23 de la mañana, cuando el tranvía Nº 75 de la línea 105 (que recorría el trayecto entre Temperley, en la provincia de Buenos Aires, hasta Plaza Constitución, en la Capital Federal) se precipitó al Riachuelo. Es decir, el siniestro fue en el límite entre Capital y provincia, al entrar al Puente Bosch, justo cuando la parte central de esta plataforma había quedado levantada. Como saldo, fallecieron 56 personas y sólo 4 pasajeros sobrevivieron.
El accidente
El interno 75 partió de Temperley, en el sur del Gran Buenos Aires, a las 5 de la mañana y en el trascurso, durante una hora, llenó su capacidad de 36 pasajeros sentados. Así, los siguientes pasajeros debieron viajar parados. Según cuenta la historia, esta formación transportaba en su mayoría a obreros de las localidades de Gerli, La Mosca y Piñeyro, quienes se dirigían a sus respectivos trabajos y tenían calculado, como parte de sus rutinas, llegar al centro porteño aproximadamente a las 7.
Entre los pasajeros había inmigrantes españoles, portugueses, rusos, polacos e italianos. Todo iba bien hasta que la intensa niebla que había cuando el tranvía llegó al Puente Bosch, exactamente a las 6.20, hizo que el conductor no lograra ver con claridad que el puente tenía la parte central levantada, debido a que estaba pasando una lancha de carga. Por eso el chofer continuó la marcha a toda velocidad. Ya tarde, cuando se dio cuenta, hizo todos sus esfuerzos para frenar, aunque esto resultó imposible y el pesado vehículo con todos sus ocupantes se precipitó directo al agua. De las 60 personas que viajaban sólo cuatro lograron sobrevivir: Remigio Benadasi, José Hohe, Buenaventura Arlia y Gabina Carrera.
Los porqués
Según explicaron las autoridades luego, el accidente ocurrió debido a una sumatoria de sucesos. Si bien al principio fue acusado el conductor, Juan Vescio, por una supuesta “imprudencia” ya que le incriminaban el hecho de que no había advertido la señal del puente, tras la investigación la Justicia comprobó que Vescio no notó la señal pero sí, al advertir el peligro, intentó frenar descubriendo que la manija correspondiente sufría un desperfecto, debido al desgaste y la falta de mantenimiento, y esto le impidió reducir la velocidad. Más tarde le atribuían que su error fue no haber cortado el suministro eléctrico y que malgastó vanamente su tiempo al forzar la manivela para frenar.
Al rescate
Al lugar del hecho llegaron rápidamente bomberos, policías y vecinos. Los pocos sobrevivientes que lograron escapar fueron socorridos por personal policial, lanchas y buzos de lo que por entonces era el Ministerio de Obras Públicas, pero la mayoría había muerto. Inicialmente se identificaron 44 cadáveres. En paralelo, ante las tareas de rescate necesarias y la preparación que esto requería, los medios de prensa llegaron al lugar y dejaron registro de todo. La cobertura periodística tuvo dos publicaciones muy recordadas. Una por la narración de los hechos y el relato de sobrevivientes, testigos e investigadores, y la otra por su registro fotográfico de excelencia.
Alojado en una habitación del Hospital Fiorito de Avellaneda, Remigio Benadasi, un italiano de 56 años, relataba: “Fue tan rápido que, apenas pude reaccionar, estaba braceando en el Riachuelo”. Más tarde, Benadasi recordaría que se golpeó “contra el vidrio del tranvía y eso me permitió salir”.
Horas después, los forenses indicaron que, de los 56 cadáveres, cinco pertenecían a mujeres, y se cree que estas venían de la morgue que en aquellos años funcionaba frente a la Dársena Sur, en la isla Demarchi.
Repercusiones
La magnitud del accidente hizo que el por entonces intendente de Avellaneda, Alberto Barceló, se acercara hasta el puente. Fue así como presenció el momento en que retiraban algunos de los 56 cadáveres. Su par porteño, José Luis Cantilo, también se mostró consternado por la situación y se hizo presente, en tanto el presidente Yrigoyen decretó duelo nacional.
Por último, los restos de los fallecidos fueron enterrados en el cementerio de Avellaneda. Hasta allí viajó una multitud, que poco a poco colmó el lugar para acompañar a familiares, amigos y vecinos en su último adiós. La tragedia está próxima a cumplir 90 años y lo notable es que aún hoy se habla de ella.
¿Siguen allí?
Lo más llamativo es que en la actualidad quienes viven o recorren la zona se ven sorprendidos, ya que suelen escuchar gritos y voces extrañas. Varios son los vecinos que confiesan oír gemidos y llantos, y hasta algunos se animan a declarar que los vieron. Estos 56 espíritus errantes podrían estar perdidos en su camino, ese que debieron tomar cuando el tranvía cayó al agua. Pero sus almas no habrían realizado el pasaje completo, lo que hace que la gente de la zona ahora esté hablando de ellos. Voces, gritos desesperados y hasta sombras son el común denominador entre el relato de quienes allí residen. Por su parte, en la citada necrópolis también aseguran que algunos fantasmas rodean sus tumbas y que hasta muchas veces se escuchan sus viejas conversaciones.
(FUENTE: cronica.com.ar)

Voces del Misterio ENTREVISTA a LUIS MARIANO FERNÁNDEZ

Ir a descargar

PULSA PLAY para escuchar y/o descargar el programa

“Voces del Misterio” ofrece a todos sus oyentes una entrevista, retrospectiva, realizada a un buen amigo, periodista, escritor e investigador, activo divulgador y viajero impenitente como es LUIS MARIANO FERNÁNDEZ, eterno director de “Mis Enigmas Favoritos”, mítico, y que nos ha hecho llegar gracias a sus reportajes, viajes, rutas y documentales la magia del misterio. Nos acercamos mejor a su figura, de la mano de Jordi Fernández y Jose Manuel García Bautista. En “Voces del Misterio”, SFC Radio, 91.6 fm.

*Audio etapa en Radio Betis.

https://www.ivoox.com/voces-del-misterio-entrevista-a-luis-mariano-fernandez-audios-mp3_rf_50693157_1.html

Voces del Misterio ENTREVISTA a LUIS MARIANO FERNÁNDEZ

Ouija: contactando con la muerte

Cuando un juego te pone en contacto con el más allá

El Correo de Andalucía
Ouija: contactando con la muerte
  • Sucede, a veces, que nos preguntamos lo que hay una vez cruzado el umbral con la vida y lo que nos depara cuando nuestro cuerpo abandona la vida y entra en el mundo de los muertos, el Hades.

Nos preguntamos si existe vida después de la muerte y si es posible comunicarnos con la otra realidad…, si es posible establecer contacto con los seres fallecidos. Videntes, espiritistas, médiums, vividores, farsantes…, todos entran a formar parte de la locura del contacto con el “más allá”. ¿Es posible comunicarse con los seres fallecidos? ¿Qué es real y qué es ficción en el fenómeno de la fantasmogénesis? ¿Qué son las denominadas ECM (Experiencias Cercanas con la Muerte) y que factor juega en ellas el componente psíquico? ¿Existe el alma? ¿Es posible reencarnarse? ¿Pueden las regresiones hipnóticas desvelarnos indicios o atisbos de vidas anteriores? ¿Estamos ligados a ellas? ¿Y si después de la muerte no hubiera nada…? Preguntas, sólo preguntas….

Quizás éste caso nos pueda dar un poco de luz en éste largo, tortuoso e –en la mayoría de los casos- incomprendido camino elegido que hemos tomado todas las personas en las que aún arde la llama de buscar el conocimiento y razón de todo aquello que nos intriga y sacude nuestra curiosidad. Pasar por la vida como buscadores y no como durmientes…

Nuestra historia comienza un día de primeros de Octubre de 1998. Estábamos unos compañeros de trabajo y yo charlando de hobbies y deportes cuando surgió mi afición/dedicación por todos éstos temas, no tardó en llamar la atención e interés de mis compañeros y contertulios, dado que es un tema/s que interesa a todas las personas –aunque luego nadie o casi nadie quiere llegar a implicarse-.

Los derroteros de la conversación siguieron su camino y aquello concluyó como cualquier otra charla entre amigos. Pero a los pocos días, según el histórico de casos de éste investigador, el 15 de Octubre de 1998 (jueves), una compañera me pidió hablar conmigo sobre un caso cercano a su familia y que ella creía que podría ayudarla. La seriedad brillaba en su mirada y cambié mí bromista actitud por una más seria y receptiva a su problema.

Mi compañera no sabía por dónde comenzar y tras un periodo de silencio me comenzó a contar como en la casa de unos amigos suyos los objetos se movían, las luces se apagaban y encendía, el teléfono sonaba sin motivo aparente, se sentían ruidos extraños y la casa en determinados momentos se tornaba excesivamente fría.

Preocupados por todas estas extrañas circunstancias que rodeaban al hogar de ésta familia decidieron recurrir a un vidente del pueblo (Bormujos, Sevilla) para que les diera su opinión sobre éste particular. Éste señor dictaminó que en su hogar había una presencia extraña –un espíritu- y que debían averiguar a quién pertenecía. Pronto se les vino a la cabeza un familiar fallecido en un accidente laboral y de cuya muerte de iban a cumplir, en breve, 10 años, ¿pero pertenecía esa presencia a ese familiar fallecido?

El caso me comenzó a interesar y pedí a mi compañera que me concertara una cita con los afectados por ésta presencia. A los pocos días, había transcurrido sólo una semana (22 de Octubre de 1998), mi compañera me comentó haber hablado con éstos señores y que les interesaría verme el fin se semana venidero, es decir, el Sábado día 24 de Octubre de 1998.Se me comentó que les interesaría que presenciara los fenómenos (caso de producirse) y que, a ser posible, les diera su opinión.

El citado día, éste investigador se desplazó a la localidad de los acontecimientos (Bormujos) acompañado por su compañera y su novia. Tras presentarnos a los propietarios del inmueble pasamos a comprobar todas las dependencias de la casa. En principio todo parecía normal, eran las 13´22 min. de la tarde.

No se apreciaba ningún fenómeno anormal, aunque aún era pronto…Nos sentamos en la mesa de camilla ubicada en la sala de estar para estar al abrigo de la estufa y allí departir de toda la fenomenología que estaban viviendo. Al poco tiempo de estar charlando comenzamos a oír carreras y pisadas en el piso superior de la casa, pero ¡arriba no había nadie! Y me comentaron que ya iba a comenzar el “show”…

Las carreras de sucedían y la luz, de la escalara que abre el acceso al piso superior, se apagaba y encendía en un frenesí de arcos luminosos. Al acudir al piso superior todo quedó en calma, reinaba la tranquilidad…Visto todo ello, dejé colocada la grabadora en el piso superior en un intento de comprobar posibles presencias a través de psicofonías –si estas tuvieran éxito-.

Preparamos rápidamente las cámaras fotográficas, una con película normal y otra con película infrarroja, y comenzamos a realizar un primer barrido fotográfico de la casa. Fotografiábamos a la vez con ambas cámaras para comparar ambas tomas en sus correspondientes películas.

Ouija: contactando con la muerte

Tras el primer barrido fotográfico nos pidieron los propietarios del inmueble que bajáramos y permaneciéramos en el piso inferior ya que los fenómenos no tardarían en repetirse…Efectivamente, a los pocos minutos, transcurridos unos 12 minutos, las pisadas y carreras comenzaron a repetirse, la luz del pasillo comenzó su particular “frenesí” y un elemento nuevo se añadió a todo ello, las puertas comenzaron a cerrarse una tras otra ocasionando terribles portazos. Nos mirábamos todos un poco acongojados y atemorizamos por todo ello. Decidido a buscar algún fraude decidí subir, solo, y tratar de buscar a alguna persona que, escondida, estuviera ocasionando todo esto (circunstancia que molestó a los propietarios, pero hay que cubrir todas las posibilidades…).

Por mucho que busqué no logré ver a nadie, sencillamente, allí no había nadie. Los fenómenos al subir por la escalera concluyeron y no terminaba de ver el caso demasiado claro. Recogimos el equipo y decidimos comprobar la casa por última vez. En éste reconocimiento comprobamos zonas gélidas en el hogar de la familia Ruiz y alguna que otra alteración magnética. Después de esta intensa experiencia procedimos a celebrar una sesión de oui-ja que llevaría a cabo la persona con dotes videntes que dio el primer diagnóstico (Dionisio).

En la sesión, en la que no participé y mantuve una actitud de observador (por todos es conocida mí negativa a participar en sesiones de oui-ja, lo que no quiere decir que no posea unos amplios conocimientos sobre éste particular) ,se contactó con la supuesta entidad que inquietaba las vidas de los Ruiz, eso sí, tras unos pocos de intentos (4).Comenzaron a comunicarse con ésta entidad y lo primero que ésta dijo fue: “NO FUE UN ACCIDENTE”, tras ello, la supuesta entidad se identificó como el familiar fallecido hace años en el ya referido accidente laboral. ¿Pero por qué tras casi diez años? Al parecer no quería que el tema se “enterrase” y quería aclarar y que se aclarase lo sucedido…

Después de éste ajetreado día teníamos: una casa con una intensa actividad paranormal rozando la fenomenología poltergeist, un supuesto contacto vía oui-ja con un familiar fallecido hace diez años en, al parecer, un accidente laboral, y material fotográfico y de soporte magnético por analizar.

Al llegar a casa y oír la cinta donde deberían de estar contenidas las psicofonías comprobé, con desánimo, la nulidad de la misma al no contener ningún mensaje o similar. Las fotografías fueron igualmente nulas y los resultados con infrarrojos no son dignos de mención ya que lo revelado podría tener, perfectamente, cualquier otro tipo de explicación.

Ouija: contactando con la muerte

Los resultados de la oui-ja me dejaron un poco en duda y recordé que tenía buenos amigos que tenían una gran experiencia en éste terreno. Pero el fin de semana se había echado encima y no era posible establecer una sesión de forma tan precipitada. Pero, en éste caso, la diosa fortuna no estuvo con éste investigador y la sesión oui-ja se tuvo que postergar –por diferentes motivos que afectaron en diversas ocasiones a unos y otros- hasta el Sábado 16 de Enero de 1999.

Entre medio se realizaron contactos con los afectados para comprobar que los fenómenos persistían y recabar nuevos datos y posibles incidencias. Se realizaron varias visitas e incluso se repitieron –infructuosamente- nuevas pruebas fotográficas y psicofónicas. Por supuesto nadie sabía las intenciones de realizar una nueva prueba vía oui-ja. En esta ocasión contacté con mi buen amigo, José María Gutiérrez y establecí una cita con el Grupo MAIA de Sevilla.

Una vez en su domicilio en el Cerro del Águila les expliqué la situación (a “grosso modo” y sin dar detalles, todo muy ambiguo y general) y la necesidad que tenía de establecer un contacto imparcial con ésta supuesta entidad. Ellos se mostraron muy receptivos hacia todo ello e incluso les interesó mucho la experiencia y colaboración que les ofrecía y les requería. Su actitud fue excelente y aún más de destacar teniendo en cuenta que la investigación de su caso ponía en duda la veracidad del origen de su supuesto contacto extraterrestre con el ser denominado TALCX.

LEE MÁS MISTERIOS EN: https://elcorreoweb.es/la-aventura-del-misterio

A %d blogueros les gusta esto: