Nuestro cerebro se ‘sincroniza’ con el de nuestra pareja a través del contacto físico

El contacto fisico es algo que desencadena una gran cantidad de respuestas en nuestro cerebro y eso lo saben los investigadores. En esta ocasión, científicos de la Universidad de Aalto (Finlandia) y del Turku PET Centre (Turquía) han ido un paso más allá: han medido la respuesta simultánea del cerebro de una pareja mientras se tocaba.

En su estudio, los investigadores escanearon la actividad cerebral de 10 parejas a través de un escáner de resonancia magnética que habían habilitado para albergar el escaneo cerebral de dos personas de manera simultánea. Así, las parejas pasaron 45 minutos dentro de esta máquina estando en contacto físico, tocándose y cara a cara. El objetivo era examinar cómo el contacto social activa el cerebro y lo que los investigadores descubrieron fue que las áreas cerebrales sensoriales y las responsables de la coordinación motora se iluminaban en sincronía.

Esto hace pensar que la interacción social con personas con las que existe un vínculo fuerte provoca que sus cerebros lleguen a sincronizarse. “Durante la interacción social, los cerebros de las personas se sincronizan literalmente. La imitación mental asociada de los movimientos de otras personas es probablemente uno de los mecanismos básicos de la interacción social”, señala el profesor Lauri Nummenmaa, del Turku PET Centre.

Interacción social simultánea
“Por ejemplo, durante una conversación o la resolución de problemas, las funciones cerebrales de las personas se vinculan de manera flexible entre sí. Sin embargo, no podemos entender la base cerebral de la interacción social en tiempo real si no podemos escanear simultáneamente las funciones cerebrales de ambas personas involucradas en la interacción social”, explica Riitta Hari, profesora emérita de la Universidad de Aalto en un comunicado de la universidad. Con este nuevo desarrollo, sí que es posible.

Gracias a esta investigación, publicada en la revista científica ‘Frontiers in Psychiatry’, podemos pensar que si una persona con la que tenemos un vínculo relativamente fuerte nos toca, nuestro cerebro tiende a imitar sus movimientos, obteniéndose lecturas cerebrales muy similares en esos momentos. “Este es un excelente comienzo para el estudio de la interacción natural. La gente no sólo reacciona a los estímulos externos, sino que ajusta sus acciones momento a momento en función de lo que esperan que suceda a continuación”, concluye Hari.

(FUENTE: elconfidencial.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s