Investigación paranormal en Sevilla: agresiones físicas de un fantasma

La terrible experiencia de una mujer que es atacada por fantasma

  • Investigación paranormal en Sevilla: agresiones físicas de un fantasma

Eocasiones el ser humano vive experiencias que van más allá de lo que podría imaginar y que trasciende más allá de lo racional; son esas vivencias que, si no fuera por el testimonio directo de la “víctima”, tendríamos por irreal… Y es que, muchas veces, la realidad supera a la ficción…

La parapsicología oficial no admite la interacción entre una entidad espiritual y nuestro plano de existencia, porque ni siquiera comparte el hecho de que un ente fantasmal pueda adquirir una cualidad física propia más de las leyes que rigen nuestra existencia que de la del más allá. Admite el hecho que un ente fantasmal pueda ocupar nuestro plano de existencia, sin embargo, en ciertas ocasiones, estas parecen romperse de forma trágica en aquellas personas que sufren un ataque de lo invisible: heridas, arañazos, quemaduras, insomnio…, en ocasiones una verdadera batalla que se produce para mantener la normalidad, y cuando se produce la tregua no cesa el temor de saber cuándo se producirá otro nuevo capítulo, otro intenso momento de terror, provocando un verdadero clavario… Hay personas que sufren estos ataques de espíritus que no descansan en paz si no es provocando jornadas de terror y dolor…

Nuestra investigación nos lleva a una localidad muy próxima a Sevilla, en plena cornisa del Aljarafe, en Gines; allí nuestra protagonista, una joven con vida aparentemente normal que guarda celosamente un tremendo secreto que la atenaza día y noche… Un tremendo secreto que tiene mucho que ver con todo aquello que desconocemos…, con todo aquello que nos genera temor, miedo, terror…

Su nombre es Ana, su vida no difiere demasiado de cualquier otra chica normal de nuestros días. Vive en una casa en la localidad sevillana y jamás había creído en fenómenos extraños ni paranormales, ni siquiera le interesaban este tipo de temas y tampoco sentía temor por ellos, teniendo sus preocupaciones centradas en el quehacer diario con lo que ello conlleva… Hasta que en el mes de Abril de 2012 iba a comenzar el principio de una pesadilla en vida que se extiende hasta nuestros días…

Sería finales de Febrero, principios de Marzo… Y comenzó todo por escuchar pequeños ruidos, golpecitos, como si alguien llamará a la puerta tímidamente, como si alguien tamborileara sobre la mesa… Sin embargo nadie provocaba aquellos sonidos… Pensé que podía ser la edificación o tal vez que hubiera algún animalillo… Pero no, aquello era insistente y cada vez era más perceptible… Además aquellos sonidos se iban acercando cada vez más y más a la zona que yo ocupaba por la noche, a mi dormitorio, hasta que lo sentí allí dentro; encendía la luz, miraba pero no había nadie…”

La entidad, el supuesto cuerpo fantasmal, le hace tocamientos por casi la totalidad de su cuerpo…

En la casa los fenómenos son muy evidentes: se escuchan fuertes ruidos que no parecen provenir de nada que los pudiera provocar, esos fuertes ruidos dan paso a una sensación de frío anormal… Puertas que se abren y se cierran solas y anomalías eléctricas que no tienen una explicación o correspondencia con un fallo mecánico o de la instalación… Luces que se encienden y se apagan, puertas que se abren y se cierran, raps… Todo un catálogo de las denominadas casas encantadas.

Pero las experiencias no acaban ahí, la propia protagonista nos hacía partícipe de otros inquietantes sucesos: “cuando creía que lo había visto todo, antes de las agresiones, los objetos comenzaron a caer…, a moverse solos, el bolso, que pesaba porque lleva cosas dentro como la cartera, las gafas de sol, el móvil, que estaba en lo alto de la mesa salió despedido varios metros… Un portarretrato igualmente salió despedido… Y no una, ni dos veces, sino muchas…”

La víctima, desesperada, narra a los investigadores como sucesivamente es agredida por una entidad invisible, fuerte, que no puede ver, y que repetidamente –noche tras noche- la ataca…

Finalmente sobreviene la agresión sexual, “lo que parecen inicialmente caricias se transforma en violencia”. Una noche incluso presenció cómo ante ella se formaba una figura “era alto, grande, fuerte, un “hombre”…” e incluso delante de su propia familia ha habido este tipo de experiencias.

El grupo de investigación sevillano GPS estuvo en este lugar de la mano de Lorenzo Cabezas y Carmen Bravo, ellos relatan sus pruebas de esta forma:

Se le preguntó al péndulo si alguien estaba allí, a lo que respondió claramente que con un rotundo “SI”, y se le hicieron varias preguntas más, como: “¿Quieres marcharte de aquí?” a lo que respondió con un rotundo “NO”,

También le hicimos la pregunta, casi obligada, de si quería ayuda para poder llegar hasta la luz, o para poder marcharse definitivamente, a la cual nos respondió con un rotundo “NO”.

Viendo estos resultados pasamos a las preguntas y pruebas psicofónicas, primero se le hicieron las mismas y ya clásicas preguntas de: ¿Hay alguien aquí? ¿Quieres que te ayudemos? ¿Tienes que decirnos algo?…, y esperamos a llegar a casa para analizar los resultados.

Volviendo a cuando estábamos en la casa de la afectada hablando con ella y su marido, le preguntamos al marido si él había sido testigo presencial de alguna de las agresiones sufridas por Ana, a lo que nos respondió que él había visto en persona como se le formaban las marcas en la piel en el brazo y en el cuello como si de unas garras hubieran arañado visiblemente la piel.

Ana nos cuenta que en principio ella cree que pudiera ser una antigua pareja que murió y con el que llevaba años sin hablar, y a raíz de haber llamado un día a la que fue su suegra para hablar con ella y esta le dio la trágica noticia de la pérdida por enfermedad de su hijo, ella acude con su pareja actual, su marido a la tumba de su ex pareja y a raíz de esta visita al campo santo empieza a notar los primeros síntomas de fenómenos paranormales a su alrededor.

Al principio eran sólo raros golpes y sentirse siempre acompañada cuando se encontraba en su casa y poco a poco fue subiendo de intensidad y agresividad”.

Un caso espectacular que se niega a mostrar todos sus secretos salvo las marcas físicas de lo imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s