La verdadera historia tras “Obligado por el Diablo”, el nuevo caso de los Warren

En no pocas ocasiones se ha colgado, en el mundo del cine, aquel consabido cartel de “basado en hechos reales” y que, a tenor de lo visto en la gran pantalla, debió ser espeluznante. No siempre se corresponde a la realidad allá donde se dice que la realidad muchas veces supera a la ficción. Quizás sea el caso que les que les quiero narrar hoy y que tiene relación directa con la nueva película que tiene como protagonistas a los Warren, el famoso matrimonio de Connectitut (Estados Unidos) que consagró su vida a la investigación de lo paranormal.

Otros casos llevados al cine

Tras “El Conjuro” -la mejor, hasta el momento de la saga- y el controvertido “Caso Enfield”, llega “Obligado por el Demonio” (o el Diablo) y que lleva ese sello de “basado en hechos reales”, una película que tiene la dirección, en esta ocasión, de Michael Chaves bajo la atenta supervisión de James Wan y en la que se cuenta la terrible, y presunta, posesión demoníaca de un chico llamado Arne Cheyenne Johnson.

No es sencilla la trama dado que es un caso que, realmente, llegó a los tribunales de Estados Unidos y en lo que se argumentó a favor del asesino que “mató a su casero de varias puñaladas estando bajo una posesión demoniaca”, al menos así lo alegó su abogado ante la policía y los tribunales habiendo escuchado como su cliente le afirmaba, con insistencia, que “el Diablo lo obligó a hacerlo”.

Antes de todo ello, de ese trágico resultado, el matrimonio formado por Ed y Lorraine Warren trató un primer caso de presunta posesión en el entorno de Arne, en esta historia real -diferentes es si la posesión fue real o sólo un argumento para esquivar una condena mayor urdida por su abogado- del año 1981 y que levantó una tremenda polvareda jurídica.

Te Interesa:  Los fantasmas de la ‘Casa Matusita’

El matrimonio Warren

Todo comenzó cuando la Debbie Glatzel, pareja de Arne, avisó a Ed y Lorraine Warren que David Glatzel, de 11 años de edad, sufría un fenómeno de posesión pues había cambiado su actitud, su forma de comportarse y que hablaba, en ocasiones, de forma atípica “como si fuera otra persona”. Con tal información los investigadores se desplazaron la residencia de los Glatzel dando fe que algo extraño sucedía al pequeño y precisando de la ayuda de la Iglesia para realizar un exorcismo.

Fueron cuatro los sacerdotes que intervinieron en el mismo y donde se certificó que ocurrían sucesos paranormales en torno al menor, a David, y su familia; concretamente se afirmó haber sacado de su cuerpo a -nada menos- que 43 demonios que provocaban esa turbación y esos fenómenos. Una vez concluido exitosamente el mismo la vida volvió a su rutina si no fuera por que Arne, relacionado con Debbie, comenzó a tener unas pautas de comportamiento igualmente extraños que recordaban al de David, todo parecía indicar que estaba en las primeras fases de la posesión.

Arne Cheyenne Johnson y sus “demonios” tuvieron su particular explosión en la noche del 16 de febrero de 1981. En la noche de autos llamó al Wright Tree Service donde trabajaba informando que se encontraba mal; fue junto a Debbie a la perrera donde la mujer trabajaba, con su hermana Wanda y Mary, de nueve años, prima. Bono, la víctima, era el casero y jefe e invito al grupo a comer en un bar donde el alcohol iba a hacer su efecto.

Con evidentes signos de embriaguez hubo una disputa entre Bono y el grupo centrándose en la persona de Mary a quién quiso retener, fue el punto álgido de la pelea pues Arne, sin pensarlo, gruñendo, tomó un cuchillo y asestó diferentes puñaladas a Bono, una de ellas desde el estómago hasta el corazón, algo atroz a juzgar por como dejó el cuerpo.

Te Interesa:  Aterradora experiencia en el encantado ‘Sanatorio de los Muertos’

En el juicio

Arne C. Johnson huyó siendo detenido a varios kilómetros del lugar del asesinato, fue enviado al Centro Correccional de Bridgeport por un juez, provisionalmente, con una fianza de 125.000 dólares. Esto era el primer asesinato en la historia de Brookfield, los vecinos estaban muy impactados.

El abogado de Johnson, en el juicio, dijo que su cliente “había asesinado a Bono porque tuvo visiones horrendas” y “el diablo le obligó a hacerlo”. Fue entonces cuando los Warren fueron llamados a declarar sobre la posesión de David y los efectos que tenía la misma relacionándolo con Arne y la posibilidad que hubiera sido poseído.

Lorraine Warren afirmó Arne sufría una posesión con los mismos demonios que tomaron el cuerpo de David Glatzel, de alguna forma se le habían metido.

El juez, con buen criterio, dijo que “era irracional y no científico”, un argumento que no debía ser valorado en aquel juicio y condenó a Arne C. Johnson a “entre 10 y 20 años” de prisión por resultar culpable del homicidio de Alan Bono. Sólo cumplió cinco años.

Ahora llega al cine y contará, con dramatismo y terror, la versión deformada y cinematográfica de lo sucedido allá donde, dicen, el testimonio de Lorraine Warren sirvió para atenuar la pena final de esta historia “basada en un hecho real”.

Fuente: https://www.cadizdirecto.com/misterios-enigmas/la-verdadera-historia-tras-obligado-por-el-diablo-el-nuevo-caso-de-los-warren/

Bosques malditos del mundo

Son muchos los bosques que pesan sobre ellos la leyenda de estar embrujados, lugares donde ha habido muertes originadas por ser campos de batalla, tener tesoros enterrados, cementerios nativos, asesinatos, ahorcamientos, suicidios, sacrificios rituales y otras muchas experiencias que darían esa misma calificación.

Así demos un repaso a los siete principales bosques malditos que podemos encontrar en el mundo, siete bosques donde no le gustaría quedarse solo:

El bosque de Derring: o ‘bosque que grita’ y que encontramos en el Reino Unido, en Pluckley, en el Reino Unido, allí -cuentan los testigos- se escuchan lamentos estridentes cuando cae la noche. Está en el condado de Kent, y el bosque habría sido hechizado por un viajero que fue asaltado por delincuentes y clavado a un árbol con una espada. Aquel viajero gritó hasta el momento de su muerte.

El bosque Epping: se encuentra en Essex, Inglaterra y se asocia a la figura de Richard “Dick” Turpin, un famoso bandido del año 1700, que se refugiaba en una cueva en ese lugar. Actuaba junto a  Tom King y robaban a todas las personas que cruzaban el bosque. Se dice que enterraban a sus víctimas, la mayoría procedentes de la cercana Londres, allí mismo.

Bosques de Pembrey:  Carmarthenshire, Gales, Reino Unido, era lugar de pillaje donde se escondían “los pequeños hombres con hachas de Pembrey”. Cuando se pasea por el bosque son muchos los testigos que afirman haber visto fantasmas de esta ‘horda’ de delincuentes.

Te Interesa:  La casa encantada de El Puerto de Santa María

Bosques de Old House: se encuentra en Matthews, un condado de Virginia, Estados Unidos, es pequeño y tiene raíces ancestrales. Estuvo habitado por pre-revolucionarios durante los tiempos de la Guerra Civil, se trata de un bosque  embrujado en el que pueden verse los fantasmas de soldados y sus caballos. También se habla de tesoros enterrados y hasta de espíritus de piratas.

Bosque Estatal de Freetown: en Massachusetts, Estados Unidos, sagrada para los indios americanos. Fue comprada y convertida en pueblo en 1659, no obstante la tribu Wampanoag no apoyó sus venta y sobre todo el que penetre allí pesará la maldición del bosque. En su interior se producen fenómenos paranormales como la aparición de OVNIS, fantasmas y hasta del ‘Bigfoot’ o ‘Pie Grande’. Igualmente se habla que en su interior se han producido crímenes, sacrificios de animales y rituales diabólicos.

Bosques de Aokigahara: está a las falsas  del monte Fuji, en Japón, es tenebroso y en su interior se han producido una gran cantidad de suicidios suicidios que allí se concretan. Una media de 30 personas al año se quitan la vida colgándose de sus ramas y muriendo ahorcados. Se piensa que fue la novela “Nami no To”, que finaliza con una pareja suicidándose en el lugar, la que motivó esta práctica trágica. También en su interior se produce la “caza del cuerpo” en el que se recupera los cadáveres para evitar que su visión motive a otras personas a correr la misma suerte.

Bosque Hoia-Baciu: es una de las ‘mecas’ de los bosques malditos del mundo, se le llama el “Triángulo de las Bermudas de Transilvania”, está en Rumanía, y su historia moderna nos lleva al año 1968 cuando el el biólogo Alexandru Sift captó allí un OVNI en su cámara fotográfica, no obstante los fenómenos son muy anteriores. Este bosque está considerado como diabólico y tabú,. El Dr. Adrian Patrut, profesor de química en la universidad local, es presidente de la Sociedad Rumana de Parapsicología, ha estudiado el bosque y manifiesta que en él se pueden ver manchas inexplicables de luz y luminiscentes orbes flotando en el cielo. Si uno entra en él puede sentir sus efectos malditos en forma de ansiedad, insomnio, sed excesiva, náuseas, vómitos y dolores de cabeza.

Fuente: https://www.cadizdirecto.com/misterios-enigmas/bosques-malditos-del-mundo/

El fantasma de la ‘Casa de las Sirenas’

Ya la historia de su construcción tiene su parte de misterio, porque sobre la construcción del edificio circulan dos versiones, una con tintes de leyenda y la otra si documentada, veremos si podemos encontrar en ellas la explicación a las presencias que ocupan el edificio, rumores que siempre han circulado por la ciudad y así también nos lo han contado diferentes testigos.

Cuentan que fue mandado a construir por la princesa Ratazzi, Mª Letizia Wyse Bonaparte, descendiente de Napoleón III, y que eligió Sevilla para su retiro, fue encargada al Barón Haussmann, que estaba de moda en París en la segunda mitad del siglo XIX, principios del XX, y sería allí donde la princesa esperaría a la muerte viendo la vida pasar en la Alameda a través de sus vidrieras, cortinas y encajes. ¿Será el fantasma de esta princesa, la dama con atuendo largo y de época que nos cuentan se puede ver y oír allí?

La otra versión que encontramos es la que tenemos documentada y dice que fue D. Lázaro Fernández de Angulo, Marqués de Esquivel, poderoso terrateniente, poseedor de una de las 20 fortunas más grandes y poderosas de la Sevilla de la época, el que decide construirse una casa palacio de tipo francés (única construcción de este estilo junto a “La Casa Rosa” que hay en Sevilla).

Su arquitecto fue Joaquín Fernández Ayarragaray (1861-1864), sobre una parcela de 1.800 m/2, de los que 1.200 m/2 son edificados, contaba con un patio central y jardines afrancesados, en las rampas laterales del edificio destacaban dos grandes figuras mitológicas de bronce de unas sirenas con pedestal y otras dos menores en las jambas de la portada que servirían posteriormente para darle el nombre popular de “La Casa de las Sirenas”, el conjunto se completa con otros dos edificios en los laterales que serían usados de caballerizas y almacén, lugar donde nos han comentado testigos que también han oído golpes y voces extrañas. Bien pues tan sólo 6 años después el Marqués vendió el palacete, pasando por diferentes dueños.

Pero nos interesa otra familia que sabemos habitó la casa, muy renombrada por la época la Familia Portilla, de la que se dice que allí murió uno de sus hijos, se desconoce el motivo por el que abandonaron la casa por los años 50. Y te hago referencia a esta familia porque allí nos comentan puede verse un niño ¿será el fantasma de este niño el que nos cuentan se aparece en la buhardilla de la casa?

Continua pasando el tiempo y a la Alameda le llega su época de decadencia y es cuando la casa fue usada también como casa de citas. La casa se fue deteriorando, hasta quedar en ruina.

Hablan que debajo de la casa hay unos túneles que pueden dar explicación a los ruidos, golpes y voces que allí se escuchan, aunque realmente esos presuntos túneles acabarían bajo la misma casa o en las cercanías ya cegados por el tiempo.

Te Interesa:  La terrorífica historia real tras la película “Al final de la escalera”

Ya en los años 90 la casa fue totalmente reconstruida convirtiéndose en el Centro Cívico del Distrito Casco Antiguo, desde entonces son numerosos los testimonios que hay de alumnos y profesores que participan en los talleres que allí se imparten y también del personal de seguridad que aseguran haber visto una figura etérea, oído pasos y golpes en su interior.

Pero el último “evento” paranormal, por así calificarlo, lo vive una persona que acudió a la “Casa de las Sirenas” atendiendo a otro fin cultural en la misma. La testigo nos narraba: “Llegué con bastante tiempo de la hora, siempre llego un poco antes pero aquel día llegué con una hora de antelación, claro, me puse a dar vueltas por la Alameda y al final acabé entrando, pasé al interior, al salón donde era el acto y allí estuve un rato, comencé a sentir como si un niño jugara en el pasillo, no me molestaba pero aquellos ruidos, al cabo del rato, comenzaron a ser incómodos. Salí y le pedí silencio. Era un chico de unos 11 años que jugaba allí, corriendo de un lado a otro, me llamó la atención su ropa por qué parecía de otro tiempo. Volví a entrar en el salón y entonces comenzaron a aporrear la puerta. Volví a salir pensando que era aquel chico pero no vi a nadie y fue cuando me dirigí a la puerta y se lo comenté al guardia. Me dijo que en el edificio no había ningún niño y que no se había escuchado ningún ruido. Me quedé helada. Fue cuando un señor que había allí, también para el mismo acto, me dijo que se hablaba de la aparición de un niño en este mismo edificio y que se trataba de un fantasma. Me quedé horrorizada aunque yo no sentí miedo”.

El programa “Cuarto Milenio”, de Iker Jiménez, realizó un documental breve sobre el caso en 2015 si bien es cierto que fue en el año 2006 cuando se realiza una investigación en la casa por parte de este que les escribe y su equipo de investigación, así como en 2009 y 2010,  con 20Tv y “Kronos” con José Antonio Colinet con la presencia de Lorenzo Fernández Bueno, Pedro Amorós y José Antonio Caravaca, y  “Voces del Misterio”, por informaciones familiares y trabajadores de la zona hay mucha más información sobre este caso pero que se mantiene silenciada, por el momento. En 2013 junto al periodista Pedro Ingelmo se publicó un artículo sobre ello en “Diario de Sevilla” donde los trabajadores -no reflejado en el artículo- narraron confidencialmente sus experiencias.

Curiosamente fue durante un reportaje sobre casas encantadas para “Diario de Sevilla”, junto al gaditano Pedro Ingelmo, cuando tuvimos el placer de conocer a Paloma, la simpática directora del centro en aquellas fechas (2009), que tras romper esa barrera de frío con el que se recibe la realización de investigaciones o reportajes sobre estos temas fronterizos con la Ciencia, tuvo la amabilidad de atendernos:

“Es complicado hablar de este tipo de sucesos sobre todo cuando desde planos superiores consideran y aconsejan que no es un tema con el que guste relacionar la imagen que se pretende dar, pero si es cierto que se oyen muchas historias sobre este sitio, sobre todo cuando estaba en obras. Aquí vinieron unos personajes de una radio de un pueblo, decían que era de un programa pero me trataron de liar y la mentira quedó de manifiesto, luego leí en una página web lo que habían escrito sobre este caso y me eché a reír, es increíble la poca seriedad, el poco rigor y algunos de los que se llaman investigadores… Pero si es cierto que aquí se han contado todo tipo de historias, desde una aparición de un niño espectral en la zona de las escaleras hasta un fantasma vestido a la antigua usanza que lo han visto por la parte baja… Es difícil precisar, yo he investigado en el pasado de este edificio y tan solo llegó un poco más allá de 1900, luego todo es bastante difuso, pero tampoco se tienen registradas muertes en el interior del edificio, o al menos no hay constancia de ello, de forma que tampoco se puede explicar satisfactoriamente bajo ese punto de vista. Sea como fuere José Manuel, se que eres una persona seria, lo demuestra tu capacidad de diálogo, y se que si cuentas esta historia también contarás mi parte, la parte que desde luego hay que también dar cabida y que es que en este tiempo que llevo aquí de directora, que es bastante, pues no me ha ocurrido nada ni he tenido la oportunidad, la dicha o la desdicha de ver nada anormal o de otro mundo… No he tenido la fortuna pero casi prefiero no verlo, no obstante siempre me ha llamado la atención este tipo de sucesos pero aquí, a mi no me ha sucedido nada…”

Te Interesa:  Leyenda e historia de la casa encantada de Cortijo Jurado en Málaga

Y con ello nos dio nuestra querida directora un auténtico recital de conocimientos e historia sobre el lugar y aquella moda victoriana que casi de puntillas pasó por Sevilla, nos ilustró con diferentes paneles fotográficos de la restauración del edificio y nos contó las muchas historias paranormales que en las cercanías se cuenta del edificio pero, en este caso, a ella no le sucedió nada.

Otros en cambio si han manifestado sus experiencias en su interior, encuentros con lo inexplicable, grabación de psicofonías, visión de seres de otros tiempos y otra vida, experiencias lúcidas en el interior de este edificio cuando apenas era una sombra de su actual aspecto… Una historia que cabalga entre la leyenda y la realidad, una historia que se debate entre el pasado glorioso y efímero de un lugar rescatado de las ruinas para el disfrute de todo aquel que tiene hoy el gusto de visitarlo y ser parte de su activo cultural.

“La Casa de las Sirenas”deparó más sorpresas al equipo desplazado al lugar y en el que se encontraba el investigador y compañero José David Flores donde pudieron grabar unas inquietantes psicofonías que delataban que, cuando menos, en su interior hay algo que merece la pena investigar y que dota al edificio del inconfundible aura de edificio encantado.

Fuente: https://www.cadizdirecto.com/misterios-enigmas/el-fantasma-de-la-casa-de-las-sirenas/

Los fantasmas de Gustavo Adolfo Bécquer

Son muchas las obras que se han editado conmemorando esta efemérides, como “Las XLIII rimas más románticas para niñ@ enamoradiz@s de Gustavo Adolfo Bécquer” (Ed. BABIDI-BÚ) o “Los Fantasmas de Bécquer” (Mariano Fernández Urresti, Ed.Almuzara) y donde se hace un amplio repaso de las poesías del autor, pero mi interés en él viene por la fascinación que sentía hacia todo lo oculto, hacia todo lo esotérico, hacia todo lo paranormal.

Hay un Bécquer más oscuro y amplio conocedor del mundo de los fantasmas, de los espíritus, quizás por que él conocía bien la Sevilla de su tiempo donde, junto con Cádiz, surge un tipo de espiritismo derivado del victoriano que tuvo una amplia repercusión en Andalucía. Gustavo Adolfo Bécquer es nuestro particular Edgar A. Poe o H.P. Lovercraft aunque por la dulzura de sus composiciones nadie lo sospecharía.

En la obra de Bécquer hay una serie de relatos que pone de manifiesto este interés que tenía por estos temas. Uno de sus fantasmas, de Bécquer, más conocido es Maese Pérez “el organista”, era el organista oficial en la  tradicional Misa del Gallo y al que la muerte le rondaba y no se podía desplazar por lo que sus vecinos lo llevaron en volandas. Interpretó la pieza en el órgano que sonó mejor que nunca y con la última nota también llegó su último suspiro. Allí murió.

Al año siguiente se quiso hacer la misma celebración con otro organista, pulsaron primero la opinión de su hija que rehusó la invitación y, por tanto, invitaron a un segundo organista de menos calidad; cuando este comenzó a tocar todos quedaron conmocionados de como sonaba aquel el órgano, sin embargo advirtieron que alguien bajaba apresurado por la escaleras. Se trataba del suplente que juraba que el espíritu de Maese se había manifestado y era quién realmente tocaba el mismo.

Te Interesa:  Los fantasmas de la discoteca “Galaxia” en el Puerto de Santa María

Relatos paranormales

En otros relatos también encontramos hechos paranormales como “Los elementales”, “La Corza blanca”, “La Dama blanca” y muchas otras que esconden más de lo que muestran y se lee.

En “La Corza blanca” podría haber influencias celtas. Ubicamos en la fuente de Los Álamos, en Beratón aunque también hay hechos sobrenaturales como ondinas y elfos con la magia que ello desprende. Sigue la tradición medieval de las apariciones de la Virgen y su relación con los animales tales como pudieran ser los ciervos y transformación en ellos.

En Guigemar le lanza una flecha a una cierva blanca que guarda su relación con “La Corza Blanca” en el que Sertorio habla de una corza blanca que le vaticinaba el destino a su dueño. Cuando Sertorio es asesinado la corza muere y se deshace en humo.

Encontramos que el animal albino es sinónimo de características paranormales, el humo, la reconversión, la pureza, el alma, la adivinación, se esconde tras la obra.

En “El Rayo de Luna” Manrique es un noble solitario que ve como una dama, de noche, camina al monasterio de los Templarios. Volvió a verla otra noche y la siguió comprobando que era un rayo de luna donde se manifiesta que la vida, a veces, es un engaño y su amor casi una quimera.

Son sólo tres ejemplos del gusto de Bécquer por lo paranormal allá donde reina la fantasía, el desengaño, la frustración, el misterio, la leyenda y, por supuesto, el romanticismo de la época. Un autor que se hizo eco de todas las leyendas misteriosas allá por donde iba y que inmortalizó en sus relatos que, hoy, son ya parte de la Literatura Universal.

Fuente: https://www.cadizdirecto.com/misterios-enigmas/los-fantasmas-de-gustavo-adolfo-becquer/