Rutas misteriosas por Sevilla, pásalo de miedo: Alameda Paranormal,Sevilla Paranormal y Sobrenatural

Ruta Misteriosa Sevilla Paranormal, para pasarlo de miedo

👻Viernes, 20:00 h. Ruta SEVILLA PARANORMAL. una ruta apasionante. Puerta del Ayuntamiento. Casas encantadas y fantasmas. Lo pasarás de miedo.
Precio: 10 euritos/persona.
Lugar: Puerta del Ayuntamiento de Sevilla en Plaza Nueva.
Guía: Jose Manuel García Bautista.
Fantasmas, casas encantadas, miedo, psicofonía y mucho más.
⚠️👻 Lo pasarás de miedo y disfrutarás con una ruta mágica. CON NUEVAS PRUEBAS Y EXPERIENCIAS PARANORMALES.

Ruta paranormal SEVILLA TENEBROSA, psicofonías y casas encantadas

Esta semana estrenamos ruta, acompaña a Jose Manuel García Bautista por la SEVILLA TENEBROSA, un recorrido de la mano de 👍🏻GUIARTE en el que podrás vivir el misterio, los casos más impactantes vividos en Sevilla, las investigaciones más actuales de aquel que las investigó en primera persona, con audios sorprendentes😱 tomados por Jose Manuel García Bautista, una ruta por la Sevilla más desconocida, por la Sevilla más misteriosa, por la Sevilla más terrorífica.

🔍Viernes, 21:35 h. Puerta de la facultad de Bellas Artes, con Guiarte, reserva tu plaza ya 👉🏻https://www.guiartesevilla.com/evento/sevilla-tenebrosa .
Lo pasarás de miedo👣.

Ruta misteriosa ALAMEDA PARANORMAL, casas encantadas y fantasmas

👻Transformamos la ruta ALAMEDA PARANORMAL y va a ser terrorífica. PRUEBAS CON APARATOS en tres puntos del recorrido buscando las casas encantadas y fantasmas.

CON NUEVOS CASOS DE MIEDO y PRUEBAS EN VIVO☠️. Bajo las columnas de la Alameda de Hércules en la zona que da a la calle Calatrava junto a la comisaría de Policía, las columnas de los leones. Lo pasarás de miedo. 8 euritos/persona.😱. Reserva en: www.lajuderiadesevilla.com

☎️Reserva en 653775172 mediante una llamada o un Whatsapp.

¿Cómo llegó el hombre a la Isla de Pascua?

Las figuras de la Isla de Pascua son inquietantes, misteriosas. ¿Sabes cómo llegó el hombre allí? Apunta estos datos interesantes.

Isla de Pascua
Llegada del hombre a la isla de Pascua
  • FRANCISCO MARÍA
  • La Isla de Pascua está rodeada de un halo de misterios que atraen la curiosidad de muchos.  Ubicada en una zona alejada de la civilización, en el Océano Pacífico, recibe muchísimas visitas de personas que quieren conocer de primera mano esa magia que se atribuye a la Isla.  Misterio, naturaleza y la especial cultura de los Rapa Nui, sus habitantes ancestrales, son poderosos atractivos.

Las gigantescas esculturas de Piedra con imágenes humanas, los Moai, son el símbolo de la isla. Se trata de una imagen que sintetiza lo desconocido y que invitan a conocer más acerca de los orígenes de sus pobladores.

Es el lugar más aislado del planeta. Al visualizar su ubicación  en un mapa, uno se pregunta cómo llegó el hombre a esa isla alejada de todo. ¿Fue casualidad? ¿Ha sido  por el afán de exploración y de conquista que siempre ha caracterizado a los humanos?

La historia relata que en el siglo VII d.c., el rey Hou Matu’a, soberano de las Islas Marquesas distantes 3400 kilómetros de la Isla de Pascua, decidió salir a colonizar nuevas tierras. Fue así que, con un grupo de colonos y después de algunos meses llegó a la Playa Anakena, punto de entrada a la Isla.

En la Isla de Pascua se estableció esa colonia de polinesios, que conformaron los nativos Rapa Nui.  El rey organizó socialmente a sus colonos. Él era la máxima autoridad y encarnaba el poder divino. Esta creencia en la divinidad del rey permitió mantener regulada a esa sociedad en la que se imponían sus reglas.

Por debajo del rey se encontraba la familia real y los sacerdotes. Luego venían los guerreros y artesanos expertos. Y finalmente, la gente común, que no tenía influencia social pero que era la mayor parte de la población de la Isla.

Las ceremonias religiosas eran fundamentales para mantener organizada a la Isla.  Como homenaje a sus antepasados, los nativos construyeron los Ahu, compuestos por uno o más Moais, que centraban las reuniones, ritos y asambleas.Figura isla de Pascua

Población y llegada de europeos

La  población de la Isla de Pascua llegó a estar entre los 8000 y 10000 habitantes.  Pero con este crecimiento, los recursos comenzaron a ser insuficientes para todos. La crisis se instaló en la Isla, y comenzaron las rebeliones.

A continuación, hubo varios desembarcos de europeos en la isla. Fue en una de esas visitas, en el año 1722, un navegante holandés a cargo de una expedición, desembarcó en la isla un domingo de Semana Santa, en Pascua de Resurrección.  A partir de entonces, fue bautizada como Isla de Pascua.

A fines del siglo XX, Chile tuvo la iniciativa de anexar la isla a su territorio. Tras varias negociaciones con nativos y con los franceses, entonces dominantes en el territorio, se firmó el tratado por el que la Isla de Pascua quedaba bajo la tutela de Chile.

Actualmente, la Isla de Pascua es Patrimonio Histórico de la Humanidad declarado por UNESCO.

Fuente: OKDiario

Javier Sierra explora los misterios del Camino

El autor de ‘best-sellers’ y ganador del Planeta estrena esta noche en Movistar+ la tercera temporada del programa ‘Otros mundos’

Javier Sierra, en Santiago de Compostela.  | // XOÁN ÁLVAREZ

Javier Sierra, en Santiago de Compostela. | // XOÁN ÁLVAREZ

El Camino de Santiago está ligado a innumerables mitos y leyendas. Por eso siempre ha despertado el interés del escritor Javier Sierra, uno de los referentes de la literatura de misterio en España y ganador del Premio Planeta en el 2017 por El fuego invisible. Aprovechando que estamos en año Xacobeo, el novelista al que han definido como el Dan Brown español descubre la parte oculta de esta ruta en la tercera temporada de Otros mundos, que llega hoy a Movistar+ (canal #0, 22.00 horas).

“La propia evolución de la serie me estaba pidiendo tener un desarrollo de temas españoles y la pandemia lo ha acelerado”, explica Sierra. También pesó en la elección de este nuevo destino que el camino aglutinara todos los componentes que apasionan al autor: “Tiene misterio, historia, el arte que ha alumbrado algunas de mis novelas y muchas relaciones humanas”, enumera. Aunque en el momento en el que él rodó los tres capítulos de esta temporada lo hiciera prácticamente en soledad por culpa del COVID. “Durante mil años, el camino de Santiago nunca ha estado vacío, ni siquiera durante la guerra civil. Solo ahora. No sé si en algún momento escribiré sobre ello”, adelanta, pensando ya en nuevos libros.

Sierra emprende la peregrinación a Santiago explicando “los símbolos y los lugares en los que hay detenerse para comprender ciertas cosas” de una ruta tan mítica. Porque, para él, “el Camino es una metáfora de la vida” y te transforma, algo que ha experimentado en su propia piel. Como en anteriores etapas, la historia de Otros mundos se entremezcla con momentos claves de la vida del escritor que hicieron que un niño de Teruel apasionado por los misterios se convirtiera en el hacedor de best-sellers que es hoy.

En esta ocasión, el nexo de unión es La dama azul, el libro con el que Sierra debutó en 1998 y que narra la historia de la monja que ayudó a consolidar la leyenda del apóstol Santiago en España. Fue el inicio de una fructífera y exitosa carrera literaria que ha ido combinando con la televisión, un medio que cree que no siempre ha tratado bien los temas de misterio.

“En los años 70 y 80 se trató bien a través del psiquiatra Fernando Jiménez del Oso, que abordaba estos temas con prudencia y dejaba que el espectador tomara la palabra”. Pero todo cambió con la llegada de las cadenas privadas, cuando “el misterio se convierte en un gallinero, y eso hizo mucho daño al enfoque de estos temas”.

Sierra considera que primero su programa de Telemadrid El otro lado de la realidad (2004) y, después, Cuarto milenio (2005) le dieron la entidad que se merecía. “Iker Jiménez ha hecho un gran trabajo, ha recuperado el tono periodístico y ha abandonado el enfoque polemista, fanático y fantástico”, asegura. “Aunque le faltaba que alguien desarrollara el componente emocional y eso es lo que he hecho con mis programas”, sostiene Sierra.

Fuente: El Faro de Vigo

La necrópolis hallada en Palencia que resuelve los grandes misterios del mundo funerario celta

Una investigación multidisciplinar del IMBEAC en Monte Bernorio reconstruye cómo eran los complejos rituales funerarios de los antiguos cántabros y el culto que profesaron a sus muertos tras los funerales.

David Barreira 
Una de las principales dificultades a las que se enfrentan los arqueólogos e historiadores a la hora de investigar el pasado, sobre todo la Prehistoria, radica en responder al interrogante de qué hacían los antiguos seres humanos con sus muertos. Especialmente ardua resulta la tarea si se reduce a épocas y espacios geográficos concretos, como la cultura celta de la Edad del Hierro europea, caracterizada por la escasez de restos funerarios y la “invisibilidad” de tumbas. Sin embargo, las recientes excavaciones y el estudio de una necrópolis hallada en Monte Bernorio (Pomar de Valdivia, Palencia) han abierto un escenario inédito y logrado desvelar algunos de los grandes misterios sobre los rituales de enterramiento de estos pueblos. 

El yacimiento, un gran oppidum o ciudad fortificada ocupada desde el siglo VIII a.C. y que actuaba como una de las capitales de los cántabros, fue sistemáticamente destruido por las legiones romanas a finales del siglo I a.C. Antes, los habitantes del castro, ubicado en un lugar estratégico para las comunicaciones entre la costa y la Meseta, desarrollaron una cuidadosa ceremonia para despedir a sus seres queridos en la que combinaban restos humanos y animales, objetos materiales y fuego. Los resultados de la investigación, realizada durante más de una década por especialistas del Instituto Monte Bernorio de Estudios de la Antigüedad del Cantábrico (IMBEAC) y varias universidades europeas, acaban de publicarse en la revista científica Journal of Field Archaeology.

“Hemos constatado que las necrópolis celtas no solo eran sitios para enterrar gente, sino que había otros cultos, distintas fórmulas rituales que tenían que ver con la memoria de los muertos, y que incluso después de que hubieran sido enterrados se seguían haciendo fiestas para conmemorarlos”, explica Jesús F. Torres Martínez, director del IMBEAC y uno de los firmantes del artículo junto a Manuel Fernández-Götz, Santiago Domínguez- Solera, David Vacas-Madrid, Mariano Serna- Gancedo, Gadea Cabanillas de la Torre, Marcos Galeano & Ricardo Fernandes. “Demostramos que este mundo funerario era más complejo y tenía más variantes de las que a simple vista parece”.

'Oppidum' cántabro de Monte Bernorio.

‘Oppidum’ cántabro de Monte Bernorio. Eduardo Peralta Labrador

El ritual funerario que se ha podido reconstruir tenía “un orden y un criterio establecidos”. El cuerpo del difunto, con sus ropas, adornos, recipientes de cerámica y restos animales, se quemaba en una hoguera. Al mismo tiempo, los vivos celebraban un banquete en el que consumían carne de toro, oveja, ciervo o jabalí procedente de presas domésticas y otras que habían sido específicamente cazadas para la ceremonia. Esos huesos se guardaban para ser arrojados como una especie de ofrenda sobre la tumba.
Los otros elementos involucrados en el festín —tierra, cenizas, carbón y fragmentos cerámicos— también serían seleccionados en una pequeña cantidad y se mezclaban con algunas esquirlas del cuerpo humano incinerado. Todo ese conjunto se enterraba en una pequeña tumba de forma circular u ovalada, cerrada con piedras o pequeños túmulos de tierra. Los arqueólogos denominan este proceso como la práctica del pars pro toto, según la cual los restos humanos y los objetos están simbólicamente representados por una sola parte del cuerpo/artefacto.

Plano de las excavaciones en la necrópolis y las zanjas abiertas en cada campaña.

Plano de las excavaciones en la necrópolis y las zanjas abiertas en cada campaña. J. F. Torres-Martínez y M. Galeano IMBEAC

Los investigadores, por lo tanto, apuntan que la necrópolis de Monte Bernorio no solo fue usada como cementerio para depositar ajuares o restos humanos fragmentados, sino que evidencia “prácticas culturales intencionales diseñadas para hacer invisibles los restos de algunos de los fallecidos, mientras que al mismo tiempo se conmemoraba su memoria”. Además, las evidencias de fauna halladas en la parte superior de algunas de las sepulturas apuntan a un culto al recuerdo de los fallecidos que habría tenido lugar después del funeral.

Nuevo escenario

El equipo de investigación del IMBEAC y colaboradores ha llegado a estas conclusiones tras estudiar más de una treintena de túmulos o tumbas, datadas por radiocarbono entre los siglos III-I a.C., descubiertas en la denominada Área 7 de Monte Bernorio, una zona de enterramientos situada en las cercanías de la puerta sur del oppidum. No es el único cementerio documentado en el yacimiento. En 1890, Romualdo Moro, por encargo del marqués de Comillas, halló una necrópolis tumular en la que recuperaría los célebres puñales de tipo Monte Bernorio; y a mediados del siglo pasado, Julián San Valero Aparisi documentó otros dos túmulos de incineración con ajuares metálicos.

Las sepulturas del Área 7, rodeada por un foso que delimitaba el espacio sagrado, fueron identificadas durante dos campañas de excavaciones, entre 2007-2008 y 2015-2016. En cuanto al primer grupo, llama la atención, además de la presencia de los materiales quemados descritos, el complejo sistema de conexión entre los hoyos, un “deliberado, repetido e intenso uso del mismo espacio, lo que sugiere un significado simbólico y ritual al área”. Los objetos resultaron más modestos que los de las sepulturas prospectadas décadas atrás, fechadas en los siglos V-IV a.C., cuando se incluían armas y ajuares masivos como parte del enterramiento.

Detalle de una de las tumbas de la necrópolis, con base de piedra y restos de carbón.

Detalle de una de las tumbas de la necrópolis, con base de piedra y restos de carbón. IMBEAC

El material recuperado en las dos intervenciones arqueológicas fue estudiado posteriormente en el laboratorio. A simple vista no era posible identificar restos de huesos humanos entre las cenizas, pero los análisis científicos han confirmado que los cántabros del I milenio a.C. enterraron de forma intencionada solo una mínima porción de los cuerpos de sus familiares y amigos. “Lo importante, quizás, no era tanto la preservación del cuerpo en sí, sino la perpetuación de una impresión tangible y un recuerdo del difunto y su funeral”, describen los arqueólogos. Es decir, que el ritual tenía más trascendencia que el propio cadáver en el viaje del difunto al mundo de los muertos.

La necrópolis de Monte Bernorio refleja un ejercicio de cremación identificado en otras partes de la Iberia y la Europa de la Edad del Hierro, pero con dos rituales asociados: el de la desaparición del cuerpo y otro para conmemorar la muerte a través de una ceremonia y un lugar de entierro. “Por lo tanto, no podemos hablar de ‘invisibilización’, ya que la memoria de los difuntos se hizo visible a través del acto de cremación, la propia necrópolis y sus estructuras funerarias y rituales, incluyendo algunas evidencias del culto posterior a los antepasados. Esta y otras necrópolis similares fueron lugares rituales para la memoria de los muertos con una ausencia (casi completa) de restos humanos”.

Monte Bernorio, además de escenario de las guerras cántabras, se convirtió en una posición estratégica durante la Guerra Civil y registró importantes enfrentamientos.

Monte Bernorio, además de escenario de las guerras cántabras, se convirtió en una posición estratégica durante la Guerra Civil y registró importantes enfrentamientos. IMBEAC

El arqueólogo Jesús F. Torres Martínez considera que este trabajo abre un nuevo escenario para la investigación del mundo funerario celta, más difícil de definir por esa ‘desaparición’ de los cuerpos: “A veces la gente excava túmulos que están vacíos e igual lo que hay que hacer a partir de ahora es analizar los suelos buscando esquirlas de huesos y fragmentos de cerámica, prestarle más atención a muchos espacios que pueden ser considerados como basureros o difícilmente clasificables”.

No obstante, queda un gran interrogante por resolver: identificar el lugar donde se quemaban los muertos para que desaparecieran. La principal hipótesis de los investigadores es que la cremación tuviese lugar al lado de los ríos, sobre cuyo cauce se arrojarían las cenizas y los huesos, en un ritual similar al antiesti que aún se practica en la India. Pero todavía no se ha podido confirmar arqueológicamente. Al mundo funerario celta le quedan todavía muchos secretos por desvelar.

Fuente: El Español

5 grandes misterios del Universo

En el episodio de El Cazador de Cerebros “Los misterios del Universo” hemos explorado algunas de las grandes preguntas del universo, conociendo hechos fascinantes: ¿De dónde procede el agua de la Tierra? ¿Cuántas galaxias hay? ¿Cómo terminará el Universo? ¿Cómo nos puede afectar una tormenta solar? o ¿Qué es la materia oscura?

El cazador de cerebros - Los misterios del universo - ver ahora

El agua de la Tierra procede de rocas

Nuestro planeta inicialmente se formó de materiales condríticos, y en particular dentro de este grupo las condritas carbonáceas, las cuales tienen en su interior agua (aproximadamente 2-15% de su masa). Lo que ocurre que esta agua no se encuentra libre dentro de la roca, sino en forma de minerales hidratados, pero durante el proceso de formación planetaria parte de esta agua se liberó creando así los océanos.

5 grandes misterios del universo - El cazador de cerebros
El astrofísico Josep María Trigo nos explica la formación de nuestro planeta

¿Cuántas galaxias hay en el Universo?

“En astronomía sabemos todo con unos errores grandísimos” bromeaba durante el programa la investigadora Casiana Muñoz, Subdirectora del Instituto de Astrofísica de Canarias, antes de comentar que se estima que hay del orden de cientos de miles de millones de galaxias, que es una cifra parecida a la cantidad de estrellas que se estima que hay dentro de cada galaxia típica.

¿Cómo terminará el Universo?

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias, Rafael Rebolo, nos comentaba que las distancias en el Universo son tan grandes que podríamos estar continuamente desplazándonos en una dirección y nunca alcanzar ningún borde. Debido a la continua expansión del universo, de las pocas cosas que se saben con seguridad de las últimas fases del universo es que en ese periodo con carácter general los objetos estarán más distantes entre sí y las estrellas se irán apagando.

El evento Carrington

En 1859 se produjo un evento muy famoso en astrofísica conocido como el evento Carrington, en el cual se produjo una Tormenta Solar de tal intensidad que aplastó la magnetosfera terrestre y llegó a la superficie del planeta. Recordemos que el Sol emite cada segundo al espacio más energía que la que hemos consumido los humanos en toda nuestra historia, y una fracción de ella es emitida en forma de unas partículas muy energéticas que componen el viento solar.

se produjo una Tormenta Solar de tal intensidad que aplastó la magnetosfera terrestre y llegó a la superficie del planeta

Cuando estas emisiones son particularmente intensas se denominan Tormentas Solares, y el evento Carrington fue una especialmente potente. Afectó a los telégrafos de la época y nos recuerda que, aunque muy infrecuentes, una Tormenta Solar lo suficientemente potente podría afectar gran parte de nuestras infraestructuras tecnológicas.

¿Qué es la materia oscura?

Durante el programa la investigadora Casiana Muñoz nos explicó que todavía no se sabe exactamente qué es la materia oscura, pero sabemos que una fracción muy grande de la materia del universo es materia oscura. Y su descubrimiento ha sido un hecho central en la astrofísica, resolviendo incógnitas como que si únicamente nos basamos en la materia observable (la materia no oscura), no hay suficiente como para que se genere la gravedad necesaria para formar las galaxias.

5 grandes misterios del universo - El cazador de cerebros

¿Qué misterios resolverá la ciencia en un futuro?

Fuente: RTVE.

Simbología y significado oculto de los cuentos infantiles

Cuentos

 

¿Se ha preguntado alguna vez lo que esconden los cuentos infantiles? A parte del indudable entretenimiento que producen y su valor educativo tiene otros significados y una simbología muy enraizada. Se la descubrimos con aquellos más populares que nos contaron en nuestra infancia.

Cenicienta
Cuando su padre muere, Cenicienta pasa a ser la criada de la familia. Un día se convoca un baile en palacio al que puede asistir gracias a la ayuda del hada madrina. El príncipe se enamora de ella, pero al llegar la medianoche, la chica huye ante el temor de que se rompa el hechizo. La pérdida de uno de sus zapatos será la única pista por la que él la encontrará y se casará con ella.

Interpretación: Aboga por el respeto de todas las personas y la autoconfianza.
Cenicienta. Su personaje –entre las cenizas–, simboliza a aquellos seres despreciados por todos y que ocultan una singularidad muy especial.
El hada. Es la suerte o la ayuda sobrenatural.
El príncipe. Encarna el logro de los más hondos deseos de las personas desheredadas de la fortuna.
La madrastra y las hermanastras. Representan la competitividad social y, también, la envidia.
El hechizo. Al tener una duración limitada, es una metáfora de la suerte como empujón inicial, el resto depende de nosotros.
La medianoche. Simboliza la frontera entre la realidad y la ficción, entre dos mundos o dos clases sociales.
El zapato. Representa la conexión entre el mundo real y la fantasía.

Caperucita
Una niña desobedece a su madre, se interna en el bosque cuando va a llevar la merienda a su abuela y se encuentra con el lobo, al que informa de sus intenciones. Éste se come a la abuelita y luego trata de engañar a la niña, pero los cazadores le matan y rescatan a la abuela.

Interpretación: Caperucita representa al niño en proceso de maduración, al que se le trata de inculcar las ventajas de la obediencia y del consejo.
El lobo. Es la voz interior que anima a hacer lo que apetece.
La cesta de la merienda. Significa la tarea, misión o proyecto vital de una persona.
El camino correcto. El camino a seguir que le recomienda su madre es la experiencia.
Viaje a través del bosque. Significa la vida y sus incidencias.
El lobo comiéndose a la abuelita. Para algunos autores, tiene una simbología claramente sexual y, para otros, significa los errores que se cometen en la vida como consecuencia de establecer relaciones equivocadas.
El final feliz. Trata de explicarnos que todo en esta vida es reversible y tiene arreglo si se rectifica a tiempo.

Blancanieves y los siete enanitos
La protagonista sufre la ira de su madrastra y es abandonada en el bosque por un criado que no se atreve a matarla. Cuidada por los enanitos, vive en un mundo irreal pero seguro. Sin embargo, un día comete la imprudencia de comer la manzana hechizada que le ofrece una bruja –que es en realidad su madrastra–, lo que la sume en un profundo sueño del que sólo es capaz de despertarla el beso de un príncipe ajeno al maleficio.

Interpretación: Los personajes explican a través de la historia el miedo a abandonar el mundo infantil y a enfrentarse a las primeras experiencias con personas del sexo opuesto.
Blancanieves. Simboliza al niño en su estadio más indefenso que depende de los demás –los enanitos–.
Los enanitos. Son los resortes de su mundo infantil.
La madrastra. Es la personificación del miedo a crecer y a enfrentarse a los problemas de los adultos.
El sueño. Significa el tránsito hacia la madurez.
La manzana. Es el símbolo del riesgo, la oferta incierta de vivir otra experiencia con los peligros que pueda acarrear.
El príncipe. Simboliza el amor como cauce de maduración e iniciación a nuevas experiencias.
El bosque. El tiempo que ella pasa viviendo en el bosque es la representación de la pubertad.

Hansel y Gretel
Dos hermanos pobres son abandonados por su madrastra en el bosque, donde encuentran una casa de chocolate de la que empiezan a comer. Entonces, la dueña de la casa –una bruja– los captura para comérselos. Éstos escapan y, siguiendo unas piedrecitas que antes arrojaron en el camino, llegan su casa, donde su padre les está esperando. La madrastra se marcha de la casa.

Interpretación: Simboliza la recuperación de la confianza familiar.
La pobreza. Es la realidad familiar con la que los niños no están a gusto.
La bruja. Simboliza lo negativo de la gula.
El bosque. Representa el itinerario en la búsqueda de confianza del niño.
La casa de turrón y chocolate. Ansia de seguridad y alimento.
El camino marcado con piedras. Es el espíritu de la prudencia, la oportunidad de poder echar marcha atrás después de haber tomado cualquier decisión.

Los tres cerditos
Tres cerditos construyen tres casas, cada uno con el esfuerzo proporcional a su carácter. El más vago la hace de paja, pero el lobo la derriba y se come al cerdito. El siguiente la hace de madera, pero el lobo la quema y también se lo come. El último la hace de piedras. El lobo no puede derribarla y, al intentar entrar por la chimenea, cae en la olla que el cerdito tiene en el fuego.

Interpretación: Este cuento enseña el esfuerzo que cuesta conseguir las cosas, sobre todo, en situaciones complicadas.
Los tres cerditos. Simbolizan tres actitudes ante la vida: la superficial –casa de paja–, la poco inteligente –casa de madera– y la que vence no sólo la pereza física sino también la intelectual –cerdito que hace la casa de piedra–.
El lobo. Es la adversidad a lo largo de la vida en cualquiera de sus formas: económica, personal, laboral, social…
Los tres episodios. Simbolizan los tres estadios del desarrollo humano en el que caben distintas actitudes que van desde el principio del placer y hasta la previsión máxima.

A %d blogueros les gusta esto: