Rutas misteriosas por Sevilla, pásalo de miedo: Alameda Paranormal,Sevilla Paranormal y Sobrenatural

Ruta Misteriosa Sevilla Paranormal, para pasarlo de miedo

👻Viernes, 20:00 h. Ruta SEVILLA PARANORMAL. una ruta apasionante. Puerta del Ayuntamiento. Casas encantadas y fantasmas. Lo pasarás de miedo.
Precio: 10 euritos/persona.
Lugar: Puerta del Ayuntamiento de Sevilla en Plaza Nueva.
Guía: Jose Manuel García Bautista.
Fantasmas, casas encantadas, miedo, psicofonía y mucho más.
⚠️👻 Lo pasarás de miedo y disfrutarás con una ruta mágica. CON NUEVAS PRUEBAS Y EXPERIENCIAS PARANORMALES.

¡NUEVA! Ruta paranormal SEVILLA TENEBROSA, psicofonías y casas encantadas

Esta semana estrenamos ruta, acompaña a Jose Manuel García Bautista por la SEVILLA TENEBROSA 2 , un recorrido de la mano de 👍🏻GUIARTE en el que podrás vivir el misterio, los casos más impactantes vividos en Sevilla, las investigaciones más actuales de aquel que las investigó en primera persona, con audios sorprendentes😱 tomados por Jose Manuel García Bautista, una ruta por la Sevilla más desconocida, por la Sevilla más misteriosa, por la Sevilla más terrorífica.

🔍Viernes, 21:35 h. Puerta de la facultad de Bellas Artes, con Guiarte, reserva tu plaza ya 👉🏻https://www.guiartesevilla.com/evento/sevilla-tenebrosa-2/ .
Lo pasarás de miedo👣.

Ruta misteriosa ALAMEDA PARANORMAL, casas encantadas y fantasmas

👻Transformamos la ruta ALAMEDA PARANORMAL y va a ser terrorífica. PRUEBAS CON APARATOS en tres puntos del recorrido buscando las casas encantadas y fantasmas.

CON NUEVOS CASOS DE MIEDO y PRUEBAS EN VIVO☠️. Bajo las columnas de la Alameda de Hércules en la zona que da a la calle Calatrava junto a la comisaría de Policía, las columnas de los leones. Lo pasarás de miedo. 8 euritos/persona.😱. Reserva en: www.lajuderiadesevilla.com

☎️Reserva en 653775172 mediante una llamada o un Whatsapp.

Una viróloga del laboratorio en Wuhan al centro de la pandemia, en entrevista

Shi Zhengli, una reconocida científica, dijo en una inusual conversación que las especulaciones sobre su laboratorio eran infundadas. Pero el secretismo de China hace que sus afirmaciones sean difíciles de validar.

Shi Zhengli dnetro de un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan en 2017
Credit…Chinatopix vía Associated Press

Amy Qin y 

Para un coro cada vez más numeroso de políticos y científicos estadounidenses, ella es la clave para que el mundo sepa si el virus que está detrás de la devastadora pandemia de COVID-19 se escapó de un laboratorio chino. Para el gobierno y la población de China, es una heroína del éxito del país en la contención de la epidemia y una víctima de maliciosas teorías de la conspiración.

Shi Zhengli, una de las mejores virólogas chinas, vuelve a estar en el centro de los relatos enfrentados sobre su investigación de los coronavirus en un laboratorio estatal de Wuhan, la ciudad donde surgió la pandemia.

La idea de que el virus pudiera haberse escapado de un laboratorio había sido durante mucho tiempo descartada por los científicos como inverosímil y rechazada por otros por su conexión con el expresidente Donald Trump. Pero la nueva investigación del gobierno de Joe Biden y las peticiones por parte de destacados científicos a una mayor transparencia han vuelto a poner la teoría en primer plano.
En general, los científicos están de acuerdo en que todavía no hay pruebas directas que apoyen la teoría de la filtración del laboratorio. Pero ahora son más los que dicen que la hipótesis se descartó de manera precipitada, sin una pesquisa exhaustiva, y señalan una serie de cuestiones inquietantes.

Algunos científicos dicen que Shi realizó experimentos arriesgados con coronavirus de murciélagos en laboratorios que no eran lo suficientemente seguros. Otros quieren que se aclaren los informes, que citan a la inteligencia estadounidense, que sugieren que hubo infecciones tempranas de COVID-19 entre varios empleados del Instituto de Virología de Wuhan.

Shi ha negado estas acusaciones y ahora se encuentra defendiendo la reputación de su laboratorio y, por extensión, la de su país. Cuando se la llamó a su celular la semana pasada, al principio Shi dijo que prefería no hablar directamente con periodistas, alegando la política de su instituto. Sin embargo, apenas podía contener su frustración.

“¿Cómo se supone que ofrezca evidencias de algo cuando no hay evidencias?”, dijo, con una voz que subió de tono, con enojo, durante la breve conversación no programada. “No sé cómo el mundo ha llegado a esto, a ensuciar constantemente a una científica inocente”, escribió en un mensaje de texto.

En una rara entrevista por correo electrónico, denunció que las sospechas eran infundadas, incluidas las acusaciones de que varios de sus colegas podrían haber estado enfermos antes de que surgiera el brote.

Las especulaciones se reducen a una pregunta central: ¿tenía el laboratorio de Shi alguna fuente del nuevo coronavirus antes de que estallara la pandemia? La respuesta de Shi es un rotundo no.

Pero la negativa de China a permitir una investigación independiente en su laboratorio, o a compartir los datos de su investigación, dificulta confirmar las afirmaciones de Shi y solo ha alimentado las persistentes sospechas sobre cómo pudo la pandemia haberse afianzado en la misma ciudad que alberga un instituto conocido por sus trabajos sobre los coronavirus de los murciélagos.

Los partidarios de la hipótesis de los orígenes naturales, sin embargo, han señalado el papel de Wuhan como un importante centro de transporte, así como un estudio reciente que mostró que justo antes de que la pandemia golpeara, los mercados de la ciudad vendían muchas especies de animales capaces de albergar patógenos peligrosos que podrían saltar a los seres humanos.

El gobierno chino no ha dado la impresión de sospechar de Shi. A pesar del escrutinio internacional, parece que ha podido continuar con sus investigaciones y dar conferencias en China.

Lo que está en juego en este debate se extiende a la forma en que los científicos estudian las enfermedades infecciosas. Algunos científicos han citado el caso de la fuga en el laboratorio para presionar por un mayor escrutinio de los experimentos de “ganancia de función” que, en sentido amplio, pretenden hacer más potentes a los patógenos para comprender mejor su comportamiento y sus riesgos.

Muchos científicos dicen que quieren que la búsqueda de los orígenes del virus trascienda la política, las fronteras y los logros científicos individuales.

“Esto no tiene nada que ver con la culpa o el remordimiento”, dijo David Relman, microbiólogo de la Universidad de Stanford y coautor de una reciente carta en la revista Science, firmada por 18 científicos, que pedía una investigación transparente de todos los escenarios viables, incluyendo una fuga de laboratorio. La carta instaba a los laboratorios y agencias sanitarias a abrir sus registros al público.

Miembros de un equipo de la Organización Mundial de la Salud llegando al instituto de Wuhan en febrero.
Credit…Hector Retamal/Agence France-Presse — Getty Images

Muchos virólogos sostienen que lo más probable es que el coronavirus haya saltado de un animal a un humano en un entorno ajeno al laboratorio. Pero sin pruebas directas de un contagio natural, más científicos y políticos han pedido una investigación completa sobre la teoría de la fuga en el laboratorio.

Los defensores de la investigación en el laboratorio afirman que los investigadores del instituto de Shi podrían haber recolectado —o contraído— el nuevo coronavirus en la naturaleza; por ejemplo, en una cueva de murciélagos. O los científicos podrían haberlo creado, por accidente o por diseño. En cualquier caso, el virus podría haberse filtrado desde el laboratorio, quizás al infectar a un trabajador.

China ha tratado de influir en las investigaciones sobre el origen del virus, al tiempo que ha promovido sus propias acusaciones no probadas.

Pekín aceptó que un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) visitara China, pero limitó su acceso. Cuando el equipo de la OMS dijo en un informe en marzo que era muy improbable que hubiese una fuga en el laboratorio, su conclusión se consideró precipitada. Incluso el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo: “No creo que esta evaluación haya sido lo suficientemente amplia”.

El mes pasado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó a las agencias de inteligencia que investigasen la cuestión del origen, incluida la teoría del laboratorio. El domingo, los líderes de las grandes democracias más ricas del mundo, en la cumbre del Grupo de los 7, instaron a China a formar parte de una nueva investigación sobre los orígenes del coronavirus. Biden dijo a los periodistas que él y otros líderes habían discutido el acceso a los laboratorios de China.

Image

Pacientes en el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan en enero de 2020
Credit…Hector Retamal/Agence France-Presse — Getty Images

En tiempos menos polarizados Shi era un símbolo del progreso científico de China, a la vanguardia de la investigación de los virus emergentes.

Dirigió expediciones a cuevas para recoger muestras de murciélagos y guano, para aprender cómo los virus saltan de los animales a los humanos. En 2019, fue una de los 109 científicas elegidas para formar parte de la Academia Estadounidense de Microbiología por sus contribuciones en este campo.

“Es una científica excepcional: extremadamente cuidadosa, con una rigurosa ética de trabajo”, dijo Robert C. Gallo, director del Instituto de Virología Humana de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

El Instituto de Virología de Wuhan emplea a casi 300 personas y alberga uno de los dos únicos laboratorios chinos que han recibido la máxima designación de seguridad, el Nivel 4 de Bioseguridad. Shi dirige el trabajo del instituto sobre enfermedades infecciosas emergentes y, a lo largo de los años, su grupo ha recogido más de 10.000 muestras de murciélagos de toda China.

Según el enfoque centralizado de la investigación científica en China, el instituto responde al Partido Comunista, que quiere que los científicos estén al servicio de los objetivos nacionales. “La ciencia no tiene fronteras, pero los científicos tienen patria”, dijo Xi Jinping, el líder del país, en un discurso dirigido a los científicos el año pasado.

Sin embargo, la propia Shi no pertenece al Partido Comunista, según informan los medios oficiales chinos, lo que no es habitual en empleados estatales de su categoría. Construyó su carrera en el instituto, donde empezó como asistente de investigación en 1990 y ascendió en el escalafón.

Shi, de 57 años, obtuvo su doctorado en 2000 en la Universidad de Montpellier, Francia, y comenzó a estudiar los murciélagos en 2004, tras el brote del síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por su sigla en inglés), que mató a más de 700 personas en todo el mundo. En 2011, hizo un gran avance cuando encontró murciélagos en una cueva del suroeste de China que portaban coronavirus similares al virus que causa el SARS.

“En todo el trabajo que hacemos, si se puede prevenir aunque sea una vez el brote de una enfermedad, entonces lo que hemos hecho será muy significativo”, dijo a CCTV, la emisora estatal china, en 2017.

Pero algunos de sus descubrimientos más notables han suscitado desde entonces el mayor escrutinio. En los últimos años, Shi empezó a experimentar con coronavirus de murciélagos modificándolos genéticamente para ver cómo se comportan.

En 2017, ella y sus colegas del laboratorio de Wuhan publicaron un artículo sobre un experimento en el que crearon nuevos coronavirus de murciélago híbridos mezclando y combinando partes de varios existentes —incluyendo al menos uno que era casi transmisible a los humanos— para estudiar su capacidad de infectar y replicarse en células humanas.

Los defensores de este tipo de investigación dicen que ayuda a la sociedad a prepararse para futuros brotes. Los críticos afirman que los riesgos de crear nuevos patógenos peligrosos pueden superar los posibles beneficios.

El panorama se ha complicado con nuevas preguntas sobre si la financiación del gobierno estadounidense que se destinó al trabajo de Shi apoyó la controvertida investigación de ganancia de función. El instituto de Wuhan recibió alrededor de 600.000 dólares en subvenciones del gobierno de Estados Unidos, a través de una organización sin ánimo de lucro llamada EcoHealth Alliance. Los Institutos Nacionales de la Salud dijeron que no habían aprobado la financiación para que la organización sin ánimo de lucro llevara a cabo una investigación de ganancia de función sobre los coronavirus que los hubiera hecho más infecciosos o letales.

Shi, en una respuesta por correo electrónico a las preguntas, argumentó que sus experimentos difieren del trabajo de ganancia de función porque no se propuso hacer un virus más peligroso, sino entender cómo podría saltar a través de las especies.

“Mi laboratorio nunca ha llevado a cabo ni ha colaborado en la realización de experimentos de ganancia de función que aumenten la virulencia de los virus”, dijo.
El instituto de Wuhan alberga uno de los dos únicos laboratorios de Nivel 4 de Bioseguridad de China.
Credit…Hector Retamal/Agence France-Presse — Getty Images

La preocupación se ha centrado no solo en los experimentos que realizó Shi, sino también en las condiciones en las que los llevó a cabo.

Algunos de los experimentos de Shi sobre los virus de los murciélagos se realizaron en laboratorios de nivel de bioseguridad 2, donde la seguridad es menor que en otros laboratorios del instituto. Esto ha suscitado dudas sobre si un patógeno peligroso podría haberse escapado.

Ralph Baric, un destacado experto en coronavirus de la Universidad de Carolina del Norte que firmó la carta abierta en Science, dijo que, aunque era probable que el virus tuviera un origen natural, era partidario de que se revisara qué nivel de precauciones de bioseguridad se tomaba al estudiar los coronavirus de los murciélagos en el instituto de Wuhan. Baric llevó a cabo una investigación de ganancia de función aprobada por los Institutos Nacionales de la Salud en su laboratorio de la Universidad de Carolina del Norte, en la que usó información sobre las secuencias genéticas virales proporcionada por Shi.

Shi dijo que los virus de los murciélagos de China podían estudiarse en laboratorios BSL-2 porque no había pruebas de que infectaran directamente a los seres humanos, una opinión apoyada por algunos otros científicos.

También rechazó los informes recientes de que tres investigadores de su instituto habían buscado tratamiento en un hospital en noviembre de 2019 por síntomas similares a los de la gripe, antes de que se informaran los primeros casos de COVID-19.

“El Instituto de Virología de Wuhan no se ha encontrado con esos casos”, escribió. “Si es posible, ¿puedes proporcionar los nombres de los tres para ayudarnos a comprobarlo?”.

En cuanto a las muestras que tenía el laboratorio, Shi ha sostenido que el virus de murciélago más cercano que tenía en su laboratorio, que compartió públicamente, era solo un 96 por ciento idéntico al SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, una gran diferencia según los estándares genómicos. Rechaza las especulaciones de que su laboratorio haya trabajado con otros virus en secreto.

La investigación de Shi sobre un grupo de mineros de la provincia de Yunnan que sufrieron una grave enfermedad respiratoria en 2012 también ha suscitado dudas. Los mineros habían trabajado en la misma cueva en la que el equipo de Shi descubrió más tarde el virus del murciélago que es similar al SARS-CoV-2. Shi dijo que su laboratorio no detectó coronavirus similares al SARS de murciélagos en las muestras de los mineros y que publicaría pronto más detalles en una revista científica; sus críticos dicen que ha ocultado información.

“Este asunto es demasiado importante como para no dar a conocer todo lo que tiene y de forma oportuna y transparente”, dijo Alina Chan, investigadora postdoctoral del Instituto Broad del MIT y de Harvard, que también firmó la carta de Science.

Muchos científicos y funcionarios afirman que China debería compartir los historiales médicos de los empleados y los registros del laboratorio sobre sus experimentos y su base de datos de secuencias virales para evaluar las afirmaciones de Shi.

Shi dijo que ella y el instituto habían sido abiertos con la OMS y con la comunidad científica mundial.

“Esto ya no es una cuestión de ciencia”, dijo por teléfono. “Es una especulación basada en la más absoluta desconfianza”.

La doctora Shi, tercera por la izquierda en la primera fila, con su compañero virólogo Wang Linfa, cuarto por la izquierda, y sus colegas del Instituto de Virología de Wuhan en un restaurante de Wuhan el 15 de enero de 2020. El brote acababa de surgir y el equipo se esforzaba por comprender el nuevo virus.
Credit…Cortesía de Wang Linfa

La pandemia era un momento para el que Shi y su equipo se habían preparado durante mucho tiempo. Durante años, ella había advertido de los riesgos de un brote de coronavirus, acumulando una reserva de conocimientos sobre estos patógenos.

En enero del año pasado, mientras Shi y su equipo trabajaban frenéticamente, estaban agotados, pero también entusiasmados, dijo Wang Linfa, virólogo de la Facultad de Medicina Duke-Universidad Nacional de Singapur que estaba en Wuhan con Shi en ese momento.

“Toda la experiencia, los reactivos y las muestras de murciélagos que había en el congelador se usaban por fin de forma significativa a nivel mundial”, dijo Wang, colaborador y amigo de Shi desde hace 17 años.

Shi publicó algunos de los primeros trabajos más importantes sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19, en los que se han basado los científicos de todo el mundo.

Pero pronto se empezaron a escuchar especulaciones sobre Shi y su laboratorio. Shi, conocida entre sus amigos por su franqueza, estaba desconcertada y enfadada, y a veces lo dejaba ver.

En una entrevista con la revista Science el pasado mes de julio, dijo que Trump le debía una disculpa por afirmar que el virus procedía de su laboratorio. En las redes sociales, dijo que la gente que planteaba cuestiones similares debería “cerrar sus apestosas bocas”.

Shi dijo que lo que consideraba la politización de la cuestión le había quitado todo el entusiasmo por investigar los orígenes del virus. En su lugar, se ha centrado en las vacunas para la covid y en las características del nuevo virus, y con el tiempo, dijo, se ha calmado.

“Estoy segura de que no hice nada malo”, escribió. “Así que no tengo nada que temer”.

De ruta por las «casas encantadas» de Sevilla

El místico barrio de Santa Cruz, su Iglesia; la Casa Fabiola, a un paso; el Instituto Británico o la antigua Facultad de Relaciones Laborales, muy cerca de allí, esconden misterios «paranormales». Sigue esta ruta por varias «casas encantadas» en Sevilla

M.J.LORA / ABC SEVILLA

El misterio, lo oculto, lo paranormal… Aquéllo que se desconoce, da miedo, sí, pero a la vez desata una profunda curiosidad. “Al sevillano le gusta pasar pánico, le encanta de hecho, sin embargo, le horroriza, por otro lado”, comenta José Manuel García Bautista, investigador de fenómenos paranormales. La mayoría de sus investigaciones se han centrado en Sevilla, ciudad plagada de misterios que como bien él mismo dice “por esta ciudad ha pasado de todo: Desde emperadores hasta reyes musulmanes, también le afectó la peste, actuó la Inquisición… Incluso, podemos estar viviendo encima de cementerios sin saberlo”, afirma. Hoy el viaje por la Sevilla misteriosa se cuela por callejones del barrio de Santa Cruz, por casas “encantadas”, constatadas así por este investigador, que ha comprobado in situ la autenticidad de estos fenómenos. Primero, por la calle Lope de Rueda, donde se «manifiesta lo extraño, en forma de poltergeist (supuesto fenómeno parapsicológico consistente por lo general en ruidos o movimiento de objetos, atribuidos a espíritus, entidades malignas u otras causas no científicas)». «En una casa solariega su propietario comienza un día a sentir ruidos extraños, y a afirmar que hay anomalías en la instalación eléctrica» comienza Bautista. En principio, son casas antiguas cuya explicación no tiene por qué deberse a un fenómeno paranormal. «Ante los ojos del propietario comienza a manifestarse algo extraño, los objetos se desplazan de lugar, las lámparas que cuelgan del techo se balancean, dándose un ruido ensordecedor. Incluso se produce contacto físico con algo que no se aprecia», termina. Esta persona llama a un grupo de parapsicología para tratar de investigar el problema. «Esta casa se configura, por tanto, como uno de los edificios que en la década de los 80, fue de las más activas a nivel paranormal».

Pero no es la única, el barrio de Santa Cruz tiene más lugares encantados y con mucho encanto. Por ejemplo, su iglesia. Este lugar, tradicionalmente cofrade, también tiene una historia de esas “paranormales”. Aquí, una vez cada década, hay una singular aparición que, tras recogerse la Hermandad, se queda delante del paso como cabizbajo. «Ese “ser” no debería estar ahí, no se sabe siquiera quién es y simplemente cuando termina, desaparece».

Casa Fabiola, antigua Fundación Lara

La Casa Fabiola, antigua sede de la Fundación Lara, tiene otra de esas curiosas historias que no dejan indiferente. Aquí se sentía como si alguien se paseara pausadamente por la planta de arriba, cuando en realidad allí no había nadie. Incluso, según afirma Bautista tras contrastar estos hechos con testigos, las luces se encendían solas o las alarmas sonaban. Según narra el propio investigador, «en esta casa nació el arzobispo de Westminster, tal y como reza la placa que hay en la pared. Dicen que aquel personaje pidió que se le enterrara en Sevilla, y que al no ser así, y ya hace de esto más de un siglo, su fantasma se pasea por este lugar.

Instituto Británico

El caso del Instituto Británico puede decirse que es casi una leyenda en Sevilla. «Por sus pasillos merodeaba una señora, una dama blanca, que se paseaba por toda la arcada de la primera planta y que al bajar por unas escaleras, desaparecía». Este fenómeno era tenido en cuenta como una aparición, como una leyenda romántica, sin embargo, a mediados de la década de los 80 se reforma el edificio y justamente detrás del hueco de la escalera aparecen los restos óseos de lo que parece ser una mujer. Finalmente, apunta Bautista, «se llega a la conclusión que aquella mujer fue enterrada u ocultada, manifestándose realmente como un fantasma que habitaba en esta casa».

Antigua Facultad de Relaciones Laborales

Justo al lado del Instituto Británico y, siguiendo con esta particular ruta, se encuentra la Facultad de Relaciones Laborales, donde también ocurrían todo tipo de fenómenos. A mediados de la década de los 90, eran bastantes los guardias de seguridad que comentaban que «por las noches realmente no había quién parara en el lugar». ¿El motivo? Todo tipo de ruidos extraños, voces que los llamaban por su nombre, alarmas que se desactivaban, puertas que se abrían y se cerraban, sin que existieran corrientes de aire… Algunos contaban cómo habían visto a una señora con una especie de candelabro que hacía un recorrido cíclico por aquella primera planta.

Plaza del Pan

De la Facultad de Relaciones Laborales, en la calle Madre de Dios, llegamos a Puente y Pellón, donde estaban los antiguos almacenes Vilima y donde, precisamente, se encierra otro misterio. En los ochenta, se produce un incendio en ese edificio, al cual acude una dotación de bomberos y cuando están en la última planta, vence el suelo. Los tres bomberos fallecen. A partir de entonces, y tras una reforma, todo el que trabajaba en aquella planta sentía como si estuviera acompañado, veía sombras… En la parte de zapatería se movían incluso los zapatos o algunos objetos cambiaban de sitio, por sí solos…

Librería Don Cecilio, en Triana

Estamos en una de las librerías con más tradición de Sevilla, la librería Don Cecilio (C/Castilla,47) porque aparte de celebrarse aquí la Semana del Misterio, este mismo lugar, tiene su propio misterio. «Un buen amigo me comentó que él estaba en la barra (este local tiene un un ambigú) y se disponía ya a irse a casa cuando al apagar todas las luces, las de la planta de arriba se volvieron a encender», dice. Como si de un juego se tratara subió, las volvió a apagar y se encendieron de nuevo. «Al subir se da cuenta que al final de la sala hay algo, una especie de sombra, grande, robusta, como si hubiera otra persona aquí adentro, que va caminando hacia un determinado lugar y allí se pierde». A este fantasma le llaman “el fantasma de Don Cecilio”.

Rafael, dueño de la librería, comenta a abcdesevilla.es que las apariciones de este extraño ser se han sucedido ya en tres ocasiones. En una de ellas, un “chiquillo” le dijo a su padre: “Papá, aquí hay un señor detrás con una mascota, que me ha sonreído”, cuando allí no había nadie.

Al año de esto, dos clientes vieron a esa “persona fantasmagórica” deambulando por la misma zona. En 2009 fue cuando se le vio por última vez. Rafael recuerda cómo claramente vio la figura del señor con mascota, pero al mirar la grabación de las cámaras de seguridad, sólo aparecía él y varios clientes entrando y saliendo. Rafael asegura que no piensa en el fantasma cuando cierra la librería, «aunque me tomara una copa con él, tendría mis dudas de si existe», dice. Un misterio más engrosado a la larga lista de misterios en Sevilla.

Sectas, nazis de Albacete y el comisario Villarejo: cuando los ovnis ‘invadieron’ Aluche

En 1966 dos vecinos afirmaron haber visto aterrizar un ovni en Madrid. Aquello fue el origen de una disparatada historia que ahora rescata el libro ‘Ummo. Lo increíble es la verdad’
Recortes de prensa de los supuestos avistamientos de ovnis en Alucge en 1966.
  • En 1966 dos vecinos afirmaron haber visto aterrizar un ovni en Madrid. Aquello fue el origen de una disparatada historia que ahora rescata el libro ‘Ummo. Lo increíble es la verdad’

En la España de 1966, el mismo año del incidente de Palomares y el Yo soy aquel de Raphael en Eurovisión, dos testigos afirmaron haber visto un platillo volante aterrizar en el barrio madrileño de Aluche. Los periódicos El caso e Informaciones se hicieron eco del supuesto avistamiento, pero pocos podían imaginar que aquel suceso sería el origen del caso más extraño, tróspido y fascinante de la ufología española. Ahora, más de medio siglo después, el escritor Eduardo Bravo, autor de Ummo. Lo increíble es la verdad (Ed. Autsaider División Sesuda), trata de explorar todas las ramificaciones de un relato en el que confluyen extraterrestres, experimentos de control social, sectas de todo tipo, científicos nazis en Albacete y conspiraciones supranacionales. Lo de los alienígenas es casi lo de menos.

Todo el asunto ummita tuvo su verdadero germen en La Ballena Alegre, en los sótanos del Café Lion. Bravo lo describe como una “zona telúrica, boca del infierno o vórtice energético” donde, entre otras cosas, se creó la letra del Cara al sol. Pero esa es otra historia. Desde mediados de los años 50, allí tenía lugar una tertulia en la que la voz cantante la llevaba Fernando Sesma, portavoz de la Asociación de Amigos de los Visitantes del Espacio, que presumía de lema insuperable: “nuestra divisa inicial es creerlo todo mientras no se demuestre lo contrario”.

Sesma fue quien empezó a recibir una serie de llamadas telefónicas, informes y cartas mecanografiadas en las que los ummitas se presentaban como seres pacíficos interesados en estudiar la cultura y el comportamiento terrícola. La magia está en los detalles: los seres son descritos como tipos rubios, altos y con ojos azules que se comunicaban entre ellos telepáticamente, lo más parecido a unos esbeltos vikingos del espacio exterior. Curiosamente, no podían usar máquina de escribir porque tenían la piel muy sensible, así que pusieron un anuncio en el ABC para solicitar un mecanógrafo. Según Bravo, “incluso las cosas más exageradas fueron dadas por buenas, pero es que las ganas de creer a veces son inmunes a cualquier razonamiento lógico”.

El éxito del caso está muy vinculado a una época muy concreta, en la que la carrera espacial, las tensiones de la Guerra Fría y la cultura pop se entremezclaban con la grisura del franquismo. “Las libertades estaban restringidas y la gente buscaba y encontraba en la ufología un reducto a través del que compartir vivencias”, apunta Bravo. Las reuniones de La Ballena Alegre, en un momento en el que el derecho de reunión estaba en entredicho, servían para discutir sobre las verdaderas intenciones de los extraterrestres o comentar entusiasmados avistamientos como el de San José de Valderas, que en 1967 llegó a la primera plana de los periódicos gracias a unas fotos dignas de Ed Wood.

Esa necesidad de creer en algo más importante que nuestra vida cotidiana está dentro de todos nosotros

EDUARDO BRAVO, AUTOR ‘UMMO. LO INCRÍEBLE ES LA VERDAD’

En las imágenes, cuya veracidad siguen sosteniendo algunos amigos de lo paranormal, se apreciaba un objeto discoidal que mostraba un extraño símbolo en su parte inferior, considerado como prueba irrefutable de la existencia de los ummitas. Sólo había un detalle que pasó desapercibido por aquel entonces: el principal testigo también era el del avistamiento de Aluche, un tal José Luis Jordán Peña, que acabaría reconociendo ante la Guardia Civil en 1992 que todo había sido una farsa.

Él es la figura capital de toda esta lisérgica sucesión de acontecimientos. Para Bravo, “tiene esa parte de demiurgo que juega a su antojo con los creyentes del caso y llega a ejercer de sacerdote de la confusión. Igual que dice ‘yo me lo inventé todo’, a continuación lo niega, incorpora al relato la participación de la CIA, a veces dice que ha sido un capricho, otras que ha sido un experimento de control social…”. Una de sus explicaciones es quizá la mayor verdad en todo este gigantesco engaño: “Demostré que la estupidez humana no tiene límites. El proyecto Ummo es la prueba”.

Más allá de Jordán Peña y su fraude a escala interplanetaria, por las páginas de Ummo. Lo increíble es la verdad desfilan todo tipo de personajes alucinantes o alucinados. Desde Manolo Díaz, figura clave de la música española como compositor, intérprete y ejecutivo discográfico, autor de temas inspirados en la ciencia ficción como Los marcianos o Voces de otro mundo, hasta Margarita Ruiz de Lihori, aristócrata y espía, amante de las ciencias ocultas y protagonista del sonado caso de la mano cortada. La galería de personajes también tiene su lado siniestro: L. Ron Hubbard, fundador de la Cienciología, David Brand Berg, creador de la secta de los Niños de Dios o Eduardo González, que hizo lo propio con Edelweiss, organización paramilitar con coartada alienígena diseñada por pedófilos para aprovecharse de la inocencia de sus víctimas. Hasta el comisario Villarejo tiene un cameo en el fenómeno ummita.

Pese al paso del tiempo y la inexistencia de pruebas fiables, el asunto Ummo sigue vivo, sobre todo en España y Francia, también a través de unas nada sospechosas cuentas de Twitter. ¿Cómo puede haber gente dispuesta a seguir creyendo en cosas así? “Esa necesidad de creer en algo más importante que nuestra vida cotidiana está dentro de todos nosotros, como individuos y como especie”, afirma Bravo. “Es igual que las religiones y los mitos clásicos. Como lo que hacen es satisfacer las necesidades de los humanos, este tipo de relatos tienen éxito, independientemente del tiempo y el lugar en el que se desarrollan”.

¿Por qué la gente inteligente cae en sectas?

Podrás creer que estás a prueba de toda estafa. Sin embargo, eres más vulnerable de lo que crees.
No importa lo educado que estés, siempre existe la posibilidad de caer en una secta, sin siquiera darte cuenta. (SvetaZi/Getty Images/iStockphoto)
por qué la gente inteligente cae en sectas

Redacción Life and Style

“… todas las chicas de su staff eran guapas, nivel supermodelos. Incluso había una chica española que estaba yendo a hacer casting para ser una de las masajistas personales de Ricardo, y obviamente ahorita ya me siento estúpida de que no pensé que hubiera algo raro en alguien que necesita masajistas personales y que todas las mujeres de su staff sean tan guapas y de diferentes nacionalidades”: con este pasaje del reciente video de la YouTuber Maire Wink, en el que denunció –junto con otros testigos– la presunta secta sexual del gurú espiritual Ricardo Ponce, es imposible no sentirse indefenso ante una verdad aterradora: caer en una secta es muchísimo más fácil de lo que parece.

El caso de Wink con Ponce no es el único. Basta recordar el caso NXIVM, en el que Keith Raniere atrajo a personajes como Emiliano Salinas, Richard Branson, Mark Vicente, individuos que, independientemente de que nos caigan bien o mal, sabemos que, al igual que nosotros, tendrían los sentidos lo suficientemente alertas para darse cuenta de cuando una conducta en una grupo espiritual o de superación personal, no está bien. Y sin embargo aquí estamos…

Primero hay que entender lo básico: qué hace que una secta sea una secta. Según la RAE, una secta es una “doctrina religiosa o ideológica que se aparta de lo que se considera ortodoxo” o una “comunidad cerrada, que promueve o aparenta promover fines de carácter espiritual, en la que los maestros ejercen un poder absoluto sobre los adeptos”. Según el escritor Steven Hassan, autor de Combating Cult Mind Control: The Guide to Protection, Rescue and Recovery from Destructive Cultslo que separa un bulto benigno de uno destructivo: “en los primeros no controlas con quién hablas ni lo que lees, y eres libre de irte si no te funciona”. Los destructivos, además, suelen escaparse de estereotipos (adeptos con vestuarios idénticos, trances inducidos, comunas y demás): “En mi experiencia, viven en sus casas, van a trabajar. No sabrías que están en una secta a menos que hables con ellos”.

Las sectas destructivas mienten a sus integrantes nuevos y esconden sus verdaderas intenciones. Al principio puede ser que pienses que te están enseñado alguna técnica de autoayuda o que estés consiguiendo algún regalo (una cena, por ejemplo), cuando en realidad tienes quieren que te unas a un retiro de una semana que más adelante se convertirá en un curso de un mes, seis meses, y cuando menos te des cuenta, tu vida entera se tratará de la secta, al grado de que –como vimos en el documental The Vow – no sólo pagas para seguir capacitándote, sino que empiezas a dedicar todo tu tiempo y dinero a la organización. Todo gracias a estrategias de control emocional, de información, de pensamiento y de comportamiento, y a un: “eres una persona muy inteligente y con muchos dones, pero si mejoraras estas dos cositas de tu vida, serías imparable”.

Así, por ejemplo, vemos sectas en las que los miembros se reúnen a horas poco comunes, se someten a dietas estrictas y practican todo tipo de explotación física y mental, que altera el cerebro y vuelve a la gente más vulnerable. Mientras tanto, la víctima piensa que está cumpliendo una labor altamente comprometida, ya sea para su propio bien o incluso para el bien de la humanidad. ¿Y quién no quiere eso?

El resto es historia. Cuando los integrantes de la secta llegan a cierto nivel, acceden a “grupos secretos”, donde las cosas más perturbadoras comienzan a pasar, y si alguien se queja, el líder le hará creer que es débil, que debe a someterse a ciertas cosas para llegar a un nuevo nivel espiritual y que no tiene compromiso consigo mismo ni con la organización.

¿Qué hacer al respecto?

De entrada, hay que tener cuidado con cualquier grupo que no pueda contestar preguntas sin que antes pagues o te inscribas a un curso o que cumplas con algún logro. Después, hay que investigar sobre la organización en cuestión. Y recuerda: Wikipedia no es una investigación válida; imagina los riesgos de una enciclopedia que cualquiera puede editar.

Ya que investigaste al grupo, haz lo mismo con su líder. Que no te dé pena preguntar sobre su nombre, experiencia de vida, situación legal, antecedentes penales… siempre investiga.

Para terminar, hazte consciente de tu propia vulnerabilidad. Según Hassan, el control mental es un proceso bidireccional entre el depredador y la víctima. Lo que fue traumante para ti puede no serlo para alguien con una experiencia de vida distinta. Sin embargo, sin educación al respecto, todos podemos caer por motivos similares.

CRÓNICA NEGRA -PERO NEGRA NEGRA- DE ESPAÑA (Ed. Samarcanda)

Quiero presentaros mi nueva obra que tiene mucho que ver con la maldad humana… CRÓNICA NEGRA -PERO MUY MUY NEGRA- DE ESPAÑA (Ed. Samarcanda).
La Historia de España está plagada de sucesos y acontecimientos que han dejado una amplia huella, muchos de ellos están relacionados con los asuntos más turbios y oscuros a los que se pueden enfrentar el Hombre. Le proponemos hacer un recorrido a lo más atroz del ser humano, a los actos más infames que es capaz la mente (y la acción) humana. Un camino aterrador por algunos de los pasajes más terribles de la crónica negra –pero negra negra- de este país.
Desde el indescifrable “Caso de Los Galindos”, el “Crimen de Cuenca”, el asesinato triple de “Las niñas de Alcàsser”, el caso de la desaparición de “El Nani”, el salvaje “Caso Almería”, los tremendos asesinatos de “Jarabo”, grandes magnicidios cometidos en España y muchos otros que irán más allá de lo que podrá imaginar y que le harán tener un mapa bastante exacto, y completo, de la Historia Negra de esta piel de toro nuestra que también ha visto nacer en su seno asesinos más propios de película que de la vida real.
“José Manuel en esta obra de recopilación realiza una excelente selección de los grandes sucesos que hemos vivido en las últimas décadas. Es un viaje por la denominada España negra, la España del mal”. (Javier Ronda, Canal Sur).

68 programas de “VOCES DEL MISTERIO” para todo el verano en SFC Radio, 91.6 fm e internet

⚠️📢GRAN NOTICIA:

Desde SFC Radio me acaban de informar que durante todo el verano, de lunes a viernes, se emitirá “Voces del Misterio”de 20:30 h. a 22:30 h. serán 68 programas de radio que indican el alto nivel de aceptación que tiene en Andalucía.

Este verano será un verano de Misterio con VOCES DEL MISTERIO, en SFC Radio, 91.6 fm.