Dos estudios concluyen que es común que perros y gatos sean contagiados de covid-19 por sus dueños

 

Los científicos recomiendan a las personas infectadas con coronavirus evitar el contacto con sus mascotas tal y como lo harían con otras personas.
Imagen ilustrativa

Previamente, investigadores ya habían documentado casos de infecciones de este tipo en animales domésticos, sin embargo, no se sabía exactamente qué tan común era esta transmisión de persona a mascota.

Así, un grupo de científicos de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) realizaron un estudio10 en perros y gatos de personas que habían dado positivo al covid-19. Con la ayuda de una clínica veterinaria móvil, visitaron las casas de los propietarios y tomaron muestras de sus gatos y perros, realizándoles pruebas PCR, que proporcionan evidencia de infección actual, y analizando su sangre en busca de anticuerpos, lo que evidencia una infección pasada.

Fueron analizados un total de 156 perros y 154 gatos de 196 hogares. Seis felinos y siete canes tuvieron pruebas de PCR positivas y 31 gatos y 23 perros dieron positivo en anticuerpos. Ocho gatos y perros que vivían en las mismas casas que las mascotas positivas por PCR volvieron a ser testeados y ninguno dio positivo, lo que sugiere que el virus no se transmite entre mascotas que viven en estrecho contacto entre sí.

Por el contrario, la investigación observó que el virus tiene una alta prevalencia en las mascotas de personas que han tenido la enfermedad, por lo que concluyó que la transmisión de persona a mascota sí es común.

La Dra. Broens, directora del Centro de Diagnóstico Microbiológico Veterinario de la Universidad de Utrecht, recomienda que si se contrae covid-19, se evite el contacto con las mascotas, tal y como se haría con otras personas. “La principal preocupación, sin embargo, no es la salud de los animales (no tenían síntomas del virus), sino el riesgo potencial de que las mascotas actúen como reservorios del virus y lo reintroduzcan en la población humana. Afortunadamente, hasta la fecha no se ha informado de transmisión de mascota a humano”, aclaró.

Los gatos son más propensos al virus

Asimismo, otro estudio realizado por la Universidad de Guelph en Ontario (Canada) reveló que los gatos que duermen en la misma cama que sus dueños corren más riesgo de contagiarse con el coronavirus.

Un total de 48 gatos y 54 perros de 77 hogares fueron examinados para detectar anticuerpos del virus y a sus dueños se les preguntó sobre su interacción con sus mascotas. Cerca del 67 % de los gatos y 43 % de los perros dieron positivo, en comparación al 9 % de canes y felinos que vivían en un refugio de animales.

Un cuarto de los animales presentaron síntomas de la enfermedad, desde pérdida de apetito hasta dificultad de respirar. Once de los perros domésticos tuvieron síntomas leves, letargo y pérdida de apetito, mientras que trece gatos tuvieron síntomas como secreción nasal y dificultad para respirar. Si bien la mayoría de los casos fueron leves, tres desarrollaron complicaciones graves.

Los autores del estudio sugieren que los factores biológicos de los gatos los hacen más vulnerables que los perros al covid-19, así como, también que los felinos son más propensos que los canes a dormir cerca del rostro de sus dueños, lo que aumenta su exposición al virus.

La Dra. Dorothee Bienzle, coautora del estudio y profesora de patología veterinaria, resaltó que “si alguien tiene covid-19, existe una posibilidad sorprendentemente alta de transmitirla a sus mascotas”, por lo que recomienda mantener la distancia con los animales si se está enfermo.

Científicos descubren que los mayas sufrieron por el cambio climático (las pistas del hallazgo fueron encontradas en antiguas heces humanas)

Los investigadores usaron una inusual técnica que arrojó luz sobre alteraciones en la población que pueden respaldarse con otros registros históricos.

 

Un reciente estudio ha demostrado que el tamaño de la población maya en la ciudad de Itzán (en la actual Guatemala) varió con el tiempo debido al cambio climático. Los hallazgos, publicados en Quaternary Science Reviews, muestran que tanto las sequías como los períodos muy húmedos desempeñaron un papel importante en el proceso.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de la Universidad de McGill (Canadá) usó una técnica relativamente nueva que implica observar estanoles, moléculas orgánicas que se encuentran en la materia fecal humana y animal, extraídos del fondo de un lago del área.

La técnica de medir las concentraciones de estos estanoles a lo largo del tiempo, marcadas por las capas de sedimentos, ofrece pistas a los investigadores sobre cambios en la población que pueden respaldarse con otros registros históricos. Hasta ahora, se ha demostrado que estas sustancias son indicadores precisos de cuántas personas vivían en un lugar en un momento determinado.

En este caso, los estanoles se extrajeron de un lago cercano al yacimiento y se sumaron a la información ya disponible de la zona durante los últimos miles de años, basándose en descubrimientos de excavaciones arqueológicas tradicionales. Luego, esos hallazgos se compararon con datos climáticos históricos, incluida la evidencia de precipitación (o falta de ella) y los niveles de polen (que indica la cubierta vegetal) que quedaron en el registro geológico.

Al comparar todos estos factores, los investigadores encontraron varias correlaciones, pero también algunos nuevos cambios en la población en las antiguas capas de restos de excrementos.

“Esta investigación debería ayudar a los arqueólogos al proporcionar una nueva herramienta para observar alteraciones que podrían no verse en la evidencia arqueológica, porque es posible que la evidencia nunca haya existido o que desde entonces se haya perdido o destruido”, aseveró Benjamin Keenan, coautor del artículo.

Afectado tanto por sequías como por períodos húmedos

Los expertos pudieron trazar los principales cambios de la población maya en el área durante un período que comenzó 3.300 años antes de nuestra era. También identificaron modificaciones en los patrones de asentamiento que tuvieron lugar a lo largo de cientos de años y que están asociados con transformaciones en el uso de la tierra y las prácticas agrícolas.

Además, resultó que este territorio había sido colonizado previamente a lo sugerido por la evidencia arqueológica pasada: los humanos estaban presentes en la escarpa de Itzán unos 650 años antes de lo pensado. También muestra que los mayas continuaron ocupando el área, aunque en menor número, luego del llamado ‘colapso’ entre 800 y 1000 d.C., cuando anteriormente se creía que la sequía o la guerra hicieron que toda la población abandonara la región.

El estanol fecal del sedimento en la laguna de Itzán también confirmó que la población maya en el área disminuyó debido a la sequía en tres períodos diferentes: entre 90-280 d.C., entre 730-900 d.C. y durante la etapa mucho menos estudiada entre 1350-950 a.C. Asimismo, los investigadores encontraron que la población disminuyó durante un período muy húmedo entre 400 y 210 a. C., algo que ha recibido poca atención hasta ahora.

España entra de nuevo en riesgo extremo por el aumento de la incidencia de covid-19

Este miércoles se han registrado 17 muertes y más de 17.000 positivos por coronavirus en el país.
Centro de vacunación contra el covid-19 en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona, España), el 6 de julio de 2021.

El número de casos, cuya cifra más alarmante se registra en Cataluña, sigue aumentando entre el sector de población más joven. De hecho, la incidencia entre personas de entre 20 y 29 años ha subido en más de cien puntos, con 814 casos.

El Ministerio de Sanidad anunció esta jornada que en las últimas 24 horas se han registrado 17 fallecidos y 17.384 infectados con la nueva enfermedad, por lo que la cifra de víctimas mortales desde el inicio de la emergencia sanitaria asciende a 80.969, mientras que la de casos roza los 3,9 millones.

Asimismo, detalló que en la actualidad España tiene un total de 2.829 pacientes hospitalizados por coronavirus, de los que 598 se encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Día sin fallecidos en Madrid

Este lunes se supo que la ciudad de Barcelona ha registrado un índice de rebrote de 1.453 puntos, el más alto registrado desde el inicio de la pandemia de covid-19, alcanzando un nuevo récord de contagios, con 7.922.

La situación ha empeorado sobre todo en tres de los distritos más adinerados de Barcelona: Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts y el Eixample. Estos dos últimos han registrado una incidencia del 141 % y del 105 %, respectivamente.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid no registró este martes ningún muerto por coronavirus por primera vez desde el 28 de julio de 2020, hecho que las autoridades relacionan con la campaña de vacunación.

Descubren un nuevo tipo de cataclismo astronómico que podría resolver un misterio de miles de millones de años

 

El fenómeno descrito como ‘hipernova magneto-rotacional’ explicaría las cantidades inusualmente altas de algunos elementos detectados en una estrella extremadamente antigua de la Vía Láctea.
Descubren un nuevo tipo de cataclismo astronómico que podría resolver un misterio de miles de millones de años

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un nuevo tipo de cataclismo astronómico, que podría ser la respuesta a un misterio de la Vía Láctea de 13.000 millones de años, según un estudio publicado esta semana en la revista Nature.

Los astrónomos identificaron lo que podría ser la primera evidencia de la destrucción de una estrella colapsada que gira rápidamente, un fenómeno descrito como ‘hipernova magneto-rotacional’. Se cree que este tipo de cataclismo, que ocurrió apenas 1.000 millones de años después del Big Bang, explicaría las cantidades inusualmente altas de algunos elementos detectados en una estrella extremadamente antigua y primitiva de la Vía Láctea.

Una estrella muy rara

“La estrella que estamos viendo tiene una relación de hierro a hidrógeno unas 3.000 veces más baja que la del Sol, lo que significa que es muy rara: lo que llamamos una estrella extremadamente pobre en metales. Sin embargo, el hecho de que contiene cantidades mucho mayores de las esperadas de algunos elementos más pesados ​​significa que es aún más rara: una verdadera aguja en un pajar“, comentó el profesor David Yong, que dirigió el trabajo.

Los investigadores explican que los neutrones adicionales necesarios para formar estos elementos solo podrían provenir del colapso violento de una estrella muy temprana, “amplificada por la rotación rápida y la presencia de un campo magnético fuerte”.

Las hipernovas se conocen desde finales de la década de 1990, pero esta es la primera vez que se detecta una que combina una rotación rápida y un magnetismo fuerte, provocando “una muerte explosiva para la estrella”. Se calcula que J200322.54-114203.3, ubicada a 7.500 años luz, se formó hace 13.000 millones de años, a partir de una sopa química que contenía los restos de este tipo de hipernova.

“Se trata de un descubrimiento extremadamente importante que revela una nueva posibilidad de formación de elementos pesados en el universo naciente”, concluyó la investigadora Lisa Kewley.

de Revista Voces del Misterio Publicado en Teletipo