¿Por qué algunas monedas tienen ranuras y marcas en los bordes?

Isaac Newton, que era director de la Casa de la Moneda Inglesa, fue el primero en decidir acuñar las monedas de oro y plata con marcas para evitar estafas.

Sergio Delgado
15Pixabay.com 

A lo largo de toda la historia de la humanidad, las monedas se han hecho a partir de oro y plata entre otros metales preciosos. Cuando aún no habían aparecido los billetes, las monedas eran la única forma de poder comprar cosas.

El uso de estos metales preciosos en las monedas daba pie a la picaresca. Muchas personas se dedicaban a limar las monedas, para así vender el oro o la plata y conservar al mismo tiempo la moneda. De esta forma, se ganaban un dinero extra con el polvo de los metales, y utilizaban la moneda como si esta tuviera el mismo valor que antes de limarla.

Para evitar engaños, los mercaderes decidieron pesar las monedas. Si el peso estaba por debajo de lo acordado, pedían más monedas, pues era señal de que alguna de ellas estaba limada y no tenía el valor que le correspondía. Ahora la picaresca la tenían los mercaderes, pues trucaban las básculas para pedir más monedas.

Isaac Newton es el artífice de los recortes

En 1696 Isaac Newton fue nombrado director de la Casa de la Moneda Inglesa, un puesto que ejerció durante 30 años. Durante ese periodo logró mejorar el sistema monetario en Inglaterra gracias a la imposición de estrictos estándares de precisión y calidad.

Una de sus medidas fue la de acuñar las monedas con ranuras y marcas en los bordes, así, cuando faltara alguna de estas marcas, se podía saber con facilidad que esa moneda había sido limada y por tanto ya no tenía el valor asignado. Con esto, Inglaterra fue el primer país que comenzó a acuñar monedas con marcas en sus bordes.

Las marcas siguen siendo necesarias por otros motivos

Aunque en la actualidad el componente principal de las monedas ya no es ni oro ni plata, las marcas en sus bordes siguen siendo muy útiles. Para las personas invidentes podría suponer un problema diferenciar el valor de las monedas si todas fueran iguales. Cuando en los noventa, el Banco Central Europeo (BCE) estaba creando el euro, llegaron a un acuerdo con la Unión Europea de Ciegos (UEC), para diseñar monedas y billetes que facilitaran la diferenciación a las personas con problemas de visión.

“Un diseño que responda a las necesidades de los invidentes o personas con problemas de visión responde también a las necesidades de los demás ciudadanos”explica el BCE que este fue el principio en el que se basaron para diseñar los billetes y monedas en los años noventa.

Como explica el BCE, las monedas de 2€ tienen unos caracteres grabados en el canto, las de 1€ intercalan secciones muy finas con tres secciones lisas, las de 50 y 10 céntimos tienen un canto con festón fino, las de 20 céntimos tienen un canto liso y siete acanaladuras, las de 5 y 1 tiene el canto liso y las de 2 céntimos tienen una ranura alrededor de todo el canto.

Además de todo esto, las monedas tienen distintos tamaños, pesos y grosor según su valor, “cuanto más elevado es su valor, mayor es el peso, excepto en el caso de la moneda de 1€”, explica el BCE. Se suele decir que el canto es la tercera cara de las monedas, y conociendo esto quizás ahora tenga más sentido que nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s