La crisis de los semiconductores que paraliza el mundo: Cuándo comenzó, China vs Taiwán

Desde guerras territoriales a parones en fábricas y escasez de stock en móviles, neveras o aviones de combate.

Cesar Otero
La crisis de los semiconductores que paraliza el mundo: Cuándo comenzó, China vs Taiwán

Dependemos en exceso de la Tecnología. Esta afirmación, sin fundamento para algunos y axioma para otros, puede usarse para ejemplificar la última crisis que azota al sector tecnológico. Una crisis que aún no ha estallado, pero que se perfila en el horizonte. Una crisis provocada por la escasez global de semiconductores.

¿Qué es un semiconductor?

Atendiendo a una definición de libro, un semiconductor es «una sustancia que se comporta como conductor o como aislante dependiendo de las condiciones en que se encuentre de campo eléctrico, campo magnético, presión, radiación o temperatura ambiente». Un componente electrónico semiconductor es aquel que emplea las propiedades eléctricas de los materiales semiconductores, principalmente el silicio, el germanio y el arseniuro de galio, así como de los semiconductores orgánicos.

El componente semiconductor más común es el transistor MOSFET, aunque existen muchos otros dispositivos semiconductores como los diodos, BJTs, IGBTs, tiristores, etc. Su construcción implica múltiples pasos, días y expertos en la materia. Por ejemplo, el último chip de IBM contiene 50.000 millones de transistores en un espacio de dos nanómetros del tamaño de una uña.

2020, el origen

¿Cómo ha empezado esta crisis histórica? Estamos en marzo – abril de 2020. El mundo entero es asolado por la pandemia china de Wuhan. En todos los países las factorías se cierran, los envíos se paralizan y las cadenas de montaje se vacían. No funciona nada, aunque en las siguientes semanas y meses, en China empiezan a salir del problema y sus factorías, indispensables para las tecnológicas occidentales, vuelven a funcionar.

Las cadenas se reanudan, pero las consecuencias ya se adivinan. Consecuencias como el futuro iPhone 12, que por primera vez en años se retrasará en su fecha habitual post-verano.

Pasan los meses, y aunque seguimos lidiando con el Coronavirus, las empresas se ponen de nuevo en marcha. Se vuelven a montar móviles, tablets, TVs 4k, vehículos, consolas de videojuegos. Y todo eso tiene entre sus componentes esenciales una pieza: los semiconductores. Las fábricas, marcas y compañías realizan grandes pedidos de semiconductores, pero de repente no hay los suficientes para abastecer la demanda.

La escasez global de semiconductores

Qualcomm, compañía americana autora de los conocidos procesadores Snapdragon que montan la gran mayoría de móviles Android, alertaba a inicios de este 2021 sobre esta escasez en el suministro de semiconductores.

Una escasez que tiene su origen no sólo en las consecuencias del Covid-19, sino también en la excesiva dependencia de la industria electrónica de un pequeño número de proveedores de semiconductores procedentes de Asia, en especial de Taiwán, como es el caso de TSMC, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company.

El medio Bloomberg apuntó el pasado febrero que esta escasez ya estaba trayendo sus propias consecuencias:

  • Apple retrasó la salida de su iPhone 12 más de un mes debido a la falta de componentes
  • Sony está teniendo problemas de stock y abastecimiento de su PlayStation 5 por la falta de semiconductores
  • Nintendo y Microsoft también aducen problemas para aumentar el stock de Switch y Xbox Series S y Series X
  • Las fabricantes de coches Ford y General Motors han tenido que reducir en un 20% la producción de vehículos en varias de sus plantas por no haber las piezas necesarias

Retrasos en varios sectores



Compañías del sector como la europea NXP Semiconductors NV e Infineon Technologies AG alzaron su voz para alertar sobre que esta falta de suministros estaba afectando a compañías de varios sectores. De hecho, Minebea Mitsumi Inc. -un proveedor vital para las industrias del transporte y la electrónica- sugirió que la escasez podría afectar a más sectores, incluida la aviación.

«La demanda está surgiendo en todas partes a un ritmo más rápido de lo esperado», dijo el director general Yoshihisa Kainuma a los analistas en una reunión. «Las aerolíneas de todo el mundo están desechando aviones viejos para adelgazar su balance. Y el deseo de viajar de la gente se disparará tras la pandemia».

Nadie sabe cuándo la producción alcanzará a la demanda. Pero un número creciente de observadores del sector no ven una solución rápida o sencilla.

El feudo entre Taiwán y China

Una de las consecuencias de esta crisis histórica en el sector la vimos en abril de este 2021, en un feudo que surgió entre dos de las regiones con más plantas de fabricación de semiconductores: Taiwán y China.

Taiwán ordenó a las empresas de contratación de personal que eliminasen todos los anuncios de puestos de trabajo en China, una medida drástica para evitar la fuga de talentos tecnológicos vitales hacia el continente en medio de las crecientes tensiones entre Taipei y Pekín.

Taiwán vs China

El Ministerio de Trabajo declaró que todas las empresas taiwanesas y extranjeras de dotación de personal en la isla, como norma general, no podían seguir publicando ofertas de trabajo situadas en China, especialmente las relacionadas con sectores críticos como los circuitos integrados y los semiconductores, según una notificación vista por Nikkei Asia. La medida se produjo en un momento en el que Pekín pretendía desarrollar la industria de los semiconductores en el continente, un objetivo que ha intensificado la demanda de ingenieros taiwaneses.

Las plataformas de contratación y los cazatalentos tienen prohibido ayudar o representar a cualquier empresa en sus esfuerzos por contratar personas para trabajar en China continental. Los infractores se enfrentan a multas del Ministerio. “Si la contratación tiene que ver con semiconductores y circuitos integrados, la sanción será aún mayor”. La mayor plataforma de contratación de Taiwán, 104 Job Bank, dijo a sus clientes en una carta que «por favor, cierren sus ofertas de trabajo en China lo antes posible para evitar violar la regulación», citando el aviso del ministerio.

104 Job Bank confirmó a Nikkei Asia que se estaba poniendo en contacto con los clientes de forma individual a través del correo electrónico y el teléfono para ayudarles a evitar el incumplimiento de la normativa. La plataforma dijo que los listados de trabajo en China ya se han reducido a la mitad hasta el jueves por la noche, pasando de 3.774 vacantes a 1.872.

Las nuevas normas se aplican no sólo a las empresas continentales y extranjeras, sino también a las empresas taiwanesas, como los ensambladores de iPhone Foxconn y Pegatron, que tienen enormes bases de fabricación en China, dijo un portavoz de la 104 Job Bank.

‘Robando’ veteranos de una compañía a otra

La sofisticada cadena de suministro de semiconductores de Taiwán llevaba tiempo en el punto de mira de una China que buscaba estos meses atrás reclutar talento para acelerar el avance tecnológico de Pekín. Más de 100 empleados del principal fabricante de chips del mundo, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., han sido contratados por los proyectos de chips chinos respaldados por el Estado, Quanxin Integrated Circuit Manufacturing (Jinan), más conocido como QXIC, y Wuhan Hongxin Semiconductor Manufacturing Co. (HSMC), aunque este último ha sido rescindido.

Los principales fabricantes chinos de teléfonos inteligentes, Xiaomi y Oppo, han contratado a veteranos de semiconductores de la taiwanesa MediaTek, el segundo mayor desarrollador de chips para móviles del mundo, para impulsar su propia ambición de chips. Luxshare-ICT, el principal fabricante chino de electrónica por contrato que espera desafiar algún día a Foxconn, también ha atraído a talentos de Foxconn y del proveedor de carcasas metálicas Catcher Technology, según informó anteriormente el diario Nikkei.

Fiscales y Redadas

China ha considerado durante mucho tiempo a la democrática Taiwán como parte de su territorio. Pero las relaciones entre ambas partes se agriaron tras las disputas tecnológicas entre Estados Unidos y China. La industria taiwanesa de chips es la segunda más importante después de la estadounidense, y Washington espera asociarse con Taipei para frenar el avance tecnológico de Pekín.

Taiwán ha intensificado sus esfuerzos para evitar que el talento, especialmente en semiconductores, fluya hacia China. Los fiscales taiwaneses alegaron el pasado marzo que la empresa china Bitmain Technologies, el principal desarrollador de chips de minería de criptomonedas del mundo, atrajo ilegalmente a más de 100 ingenieros en Taiwán para impulsar su destreza en inteligencia artificial. Los fiscales hicieron una redada en siete lugares de la ciudad de Nuevo Taipei y Hsinchu, el corazón de la industria de chips de Taiwán, y citaron a más de 20 personas para interrogarlas.

El Yuan Ejecutivo de Taiwán puso en marcha en abril grupos de trabajo y pidió al Consejo de Asuntos Continentales, al Ministerio de Asuntos Económicos, al Ministerio de Trabajo y al Ministerio de Justicia que estudiaran cómo evitar la caza furtiva por parte de China.

La crisis de Michelín

¿Puede una escasez de material electrónico afectar a la producción de un producto que en teoría es muy distinto, como sería en este caso los neumáticos que fabrica Michelín en España? Puede, y de hecho, a modo de testimonio de cómo esta crisis está afectando a todos los sectores, Michelin dejará de producir otros 50.000 neumáticos en su planta de Vitoria, con paradas de producción durante tres días en la primera quincena de noviembre, que afectarán a más de 700 trabajadores.


Este nuevo recorte en la producción, causado por el descenso de pedidos de los clientes afectados por la crisis de los semiconductores, se sumará a la parada ya anunciada de 11 turnos, que se llevará a cabo desde hoy, sábado 16 de octubre.


Según han informado a Europa Press fuentes del comité de empresa, en una reunión extraordinaria celebrada este miércoles, la dirección les ha notificado que debe reducir la producción de neumáticos en 50.000 unidades durante la primera quincena de noviembre. Esta medida obligará a cerrar cinco turnos de trabajo los días 6, 7 y 14 del próximo mes, y afectará a unas 698 personas.

Menos pedidos, menos neumáticos, menos trabajo


Las paradas en la fabricación de turismos obligará a detener la producción también en el taller Z, de fabricación de goma, que disminuirá en 670 toneladas. En concreto, pararán cuatro equipos, integrados por 91 personas, los días 23 y 24 de octubre. Esta parada afectará a un tercio de la fabricación de la planta, la producción de neumáticos, y no a la ingeniería civil, que «no se ve afectada por la falta de semiconductores en el sector».

La plantilla de Michelin en Vitoria supera las 3.300 personas. Las fuentes consultadas han asegurado que las paradas se llevarán a cabo «con las medidas de flexibilidad negociadas y acordadas», sin recurrir a medidas más traumáticas, como los ERTE.

Semiconductores de producción propia europea para 2030

Tomando nota del principal problema de esta escasez, la dependencia excesiva y centralización en zonas asiáticas de las fabricantes de semiconductores, Europa quiere solventar el problema aportando precisamente una descentralización y llevándose parte de esa producción a su zona, a suelo europeo.

La Unión Europea tiene previsto producir sus propios semiconductores avanzados para 2030, como parte de los planes del bloque para reducir las «dependencias de alto riesgo» de las empresas tecnológicas de Estados Unidos y Asia. Los funcionarios quieren garantizar que al menos el 20% de los semiconductores de vanguardia del mundo, por su valor, se produzcan en Europa a finales de ésta década, según un borrador de documentos que se filtró el pasado mes de marzo.

Semicondutores propios, pero para 2030

Los funcionarios quieren garantizar que al menos el 20% de los semiconductores de vanguardia del mundo, por su valor, se produzcan en Europa a finales de la década, según un borrador de documento obtenido por Bloomberg. El documento, que aún podría cambiar, será presentado la próxima semana por la Comisión Europea, el órgano ejecutivo del bloque.

El objetivo de Europa, en resumen es;

  • Alcanzar, en 2030, al menos el 20% de la producción mundial de semiconductores en Europa.
  • Construir la capacidad europea para diseñar y fabricar los procesadores más potentes y eficientes energéticamente.

Para ello, en la UE «estamos movilizando todos los esfuerzos a través de una Alianza Europea sobre semiconductores que se está gestando». El objetivo es claro: tener en Europa la capacidad de producir los semiconductores más avanzados a menos de 5nm hacia los 2nm.

De hecho, ya se están manteniendo conversaciones con diferentes socios industriales. Las asociaciones serán necesarias, sí, pero en nuestras condiciones, sobre todo cuando se trata de la seguridad de suministro de Europa. La duda es, ¿lo alcanzaremos? Y sobre todo dado que 2030 está muy lejos aún, ¿cuándo terminará esta crisis o al menos?

Consecuencias para las Navidades 2021

«Ahora mismo tenemos una cadena de suministro global en crisis«, sostiene Patrick Penfield, profesor de prácticas de la cadena de suministro en la Universidad de Syracuse. «Nunca antes habíamos visto un impacto de esta magnitud».

  • Nissan ha dicho que fabricará 500.000 vehículos menos debido a la escasez de chips.
  • General Motors ha tenido que interrumpir parte de su producción de camionetas debido a la falta de chips semiconductores e incluso ha estado aparcando miles de vehículos que están terminados pero que aún no tienen los chips necesarios.
  • El consejero delegado de Apple, Tim Cook, advirtió al público en julio que la escasez de chips afectaría a las ventas de sus teléfonos y tabletas.
  • Los fabricantes estadounidenses fabricarán al menos entre 1,5 y 5 millones de coches menos este año.
  •  Tesla ha revisado su propio software para admitir chips alternativos y mantener sus niveles de producción.

Cuándo terminará la crisis

El jefe del gigante informático Intel, Pat Gelsinger, predice que pasarán uno o dos años antes de que la oferta pueda satisfacer la demanda, y los expertos dicen que las compras navideñas podrían no ofrecer la variedad y las opciones a las que estamos acostumbrados. Por lo que hablamos no de 2022, sino puede que hasta 2023 incluso.

«Los precios van a ser definitivamente más altos para muchos dispositivos que requieren un semiconductor«, dice David Yoffie, un profesor de la Escuela de Negocios de Harvard que pasó casi tres décadas en el consejo de administración de Intel. «Algunos productos, literalmente, no van a salir al mercado, o se van a retrasar».

Opiniones de los expertos sobre el fin

  • El director general del fabricante de chips STMicro estima que la escasez terminará a principios de 2023.
  • El director general del fabricante de automóviles Stellantis dijo que la escasez «se prolongará hasta el 2022, fácilmente».
  • El CEO de Intel, Patrick Gelsinger, dijo que la escasez podría durar dos años más.
  • David Yoffie sostiene que «probablemente nos queden unos nueve o diez meses. Si te puedes permitir esperar, los precios bajarán».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s