La ciencia resuelve un asesinato cometido hace 1.300 años

Restos de un crimen cometido hace 1.300 años en China.
Descubren en Egipto un valioso templo dedicado al sol que llevaba oculto 4.500 años.

20MINUTOS

Los horribles momentos finales de un joven que murió hace 1.300 años en China finalmente se han descubierto después de una investigación arqueológica que ha durado varios años.

Un análisis de sus restos, que fueron descubiertos en un antiguo cementerio en el centro de China, revela que fue víctima de un salvaje asesinato. Las heridas de trauma en los brazos, costillas y rostro del hombre muestran que fue apuñalado hasta la muerte antes de que su cuerpo fuera arrojado al cementerio.

Es probable que sus atacantes se deshicieran de sus restos enterrándolos en una tumba existente para encubrir su crimen, escribieron los científicos en un artículo reciente sobre los hallazgos, publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

«La víctima fue escondida en un cementerio para evitar ser testigos y castigos, que entonces eran capitales», dijo a The Sun el autor principal, el profesor Qian Wang, de la Universidad Texas A&M.

Si bien la tumba data de hace 2.000 años, se cree que el hombre investigado murió mucho más tarde y, por lo tanto, no fue uno de sus ocupantes originales.

El cuerpo del hombre fue dejado a la mitad de un pozo cavado por los ladrones de tumbas poco después de que se construyera, y originalmente se asumió que estuvo involucrado en el robo.

Sin embargo, el nuevo estudio sugiere lo contrario. Un análisis de los restos reveló que el esqueleto pertenecía a un hombre sano que tenía alrededor de 25 años cuando murió. Se cree que falleció hace unos 1300 años, 700 años después de que se construyera la tumba y mucho después de que fuera robada.

Una serie de 13 puñaladas en el cráneo, el brazo y la caja torácica sugiere que fue atacado por uno o varios atacantes con dagas o espadas. El cuerpo estaba desplomado con el brazo derecho levantado en una posición protectora frente a su rostro gravemente herido.

«Basándonos en estas marcas de corte y la gravedad de las lesiones en los huesos y posiblemente en los órganos internos, este joven murió de un asalto», dijo el Wang. «Es posible que todavía estuviera vivo cuando su cuerpo fue arrojado al pozo de robo», añadió.

Sus atacantes probablemente lo abandonaron en el pozo medio lleno y lo dejaron allí para que se pudriera, creen los investigadores. Con el tiempo, el túnel se llenó de tierra y escombros traídos por la lluvia y el viento. Los investigadores también descubrieron los restos de animales atrapados en el pozo.

La sombría práctica de esconder los cuerpos en los cementerios ha estado ocurriendo durante siglos, y el nuevo estudio muestra que se remonta al menos a 1.300 años.

«Ocultar el cuerpo de la víctima en una tumba o cementerio no es infrecuente en los casos de homicidio modernos», dijo Wang. «Esta investigación revela que esta práctica tiene una profunda raíz en la historia», concluye.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s