Qué pasará con la Tierra cuando muera el Sol

En 5 mil millones de años todo desaparecerá, y los planetas más similares a Júpiter serán los que sobrevivan, según una reciente investigación publicada en ‘Nature’.

Laura Martin Sanjuan
Qué pasará con la Tierra cuando muera el Sol
ADAM MAKA W. M. KECK OBSERVATORY

Dentro de unos cinco mil millones de años, el Sol comenzará a hundirse bajo su propio peso, lo que calentará y dilatará las capas externas que engullirán las órbitas de Mercurio, Venus y puede que de la Tierra. Se quedará sin energía.

Pero, dentro de 5 mil millones de años, podríamos mudarnos a otro sistema solar que se ha descubierto, un sistema formado por una estrella enana blanca y un planeta similar a Júpiter, según una investigación recientemente publicada en la revista Nature.

Qué se ha descubierto

Las imágenes de alta resolución obtenidas desde el Observatorio Keck revelan que la enana blanca recién descubierta tiene un 60% de la masa del Sol, y que su exoplaneta superviviente es un mundo gaseoso gigante con una masa un 40% mayor que la de Júpiter. El planeta gira en torno a la estrella en una órbita amplia, a una distancia mínima de unas tres veces la que existe entre la Tierra y el Sol.

«Este hallazgo confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella dado que este sistema es un análogo a nuestro propio Sistema Solar, sugiere que Júpiter y Saturno podrían sobrevivir a la fase de gigante roja del Sol», afirma Joshua Blackman, investigador de la Universidad de Tasmania (Australia) que encabeza el estudio.

El futuro de los planetas

“Dado que el 97% de las estrellas de nuestra Galaxia se convertirán en enanas blancas, este descubrimiento y los que le sigan nos permitirán vislumbrar el futuro de los exoplanetas», afirma Camilla Danielski, investigadora del IAA-CSIC que ha participado en el hallazgo.

El estudio además indica que los planetas alrededor de enanas blancas pueden sobrevivir a las fases de gigante y asintótico gigante de la evolución de su anfitrión (en este caso el Sol), y apoya la predicción de que más de la mitad de las enanas blancas tienen compañeros planetarios jovianos. Ubicado a aproximadamente 2.0 kiloparsecs hacia el centro de nuestra galaxia, es probable que represente un análogo a las etapas finales del Sol y Júpiter en nuestro propio Sistema Solar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s