¿Qué le sucedió a Abu Bakr y su flota?

BBC

A finales de la Edad Media , Malí se convirtió en el imperio africano subsahariano más formidable que el continente había visto.

Era más rico que cualquier otro estado africano y, con vínculos comerciales y culturales que lo conectaban con muchos de los principales centros del mundo medieval.

Era realmente formidable.

El imperio alcanzó su apogeo en el siglo XIV. Fue durante ese siglo que Abu Bakr Keita, el último emperador proveniente de la dinastía fundadora, ascendió al trono maliense.

Sin embargo, el nuevo emperador se enfrentó a un desafío sin precedentes: era tan ambicioso como sus antepasados, pero su reino estaba limitado por el implacable desierto del Sahara por un lado y el Océano Atlántico por el otro, dejándole pocas oportunidades de expansión.

Mansa Musa, quien se desempeñó como consejero y heredero aparente de Abu Bakr, anotó que el deseo del emperador de expandir su reino creció con el tiempo, hasta que se convirtió en una obsesión.

Detalle del Atlas
El imperio de Malí llegó a ser tan grande e influyente que hasta apareció en el Atlas catalán o Mapamundi de los Cresques, que cubría el mundo conocido por los europeos en el siglo XIV. En la parte inferior, con corona y una moneda de oro, su cetro y trono, aparece Mansa Musa.

Al principio de su reinado, Abu Bakr patrocinó un audaz intento de navegar a través del Océano Atlántico financiando la construcción de una gran armada, con cientos de barcos.

Una vez que la flota estuvo completa, se despidió de sus almirantes, diciéndole a sus capitanes que no volvieran a las costas de Malí hasta que hubieran navegado con éxito a los confines del Atlántico.

Cuando solo una embarcación logró regresar a casa, lamentó lo dicho. Pero no se dio por vencido.

Dejando a su lugarteniente de confianza, Mansa Musa, a cargo de la administración de su imperio, en 1312 lo intentó de nuevo. Esta vez, él personalmente dirigió la expedición, y zarpó con una armada aún más grande de miles de barcos completamente cargados.

Ni el emperador ni sus naves fueron vistos nunca más.

Muchos todavía creen que cruzó con éxito el Atlántico para fundar un nuevo estado maliense, pero lamentablemente, más allá de un puñado de hermosas canciones que recuerdan el viaje, no hay pruebas concretas de esto.

Si bien es posible que no sepamos definitivamente qué sucedió con la flota de Abu Bakr, el legado de su ambición desenfrenada cambió fundamentalmente la naturaleza del proyecto imperial maliense.

Mansa Musa, quien lo sucedió, no compartía la fijación de Abu Bakr con el crecimiento del imperio mediante la adquisición de nuevas tierras, la construcción de un ejército incomparable y el fortalecimiento de las asociaciones comerciales.

Su tiempo lo dedicó a superar un tipo de límite diferente.

En la ciudad maliense de Tombuctú, Mansa Musa defendió un proyecto infundido con el espíritu emprendedor de su predecesor: decidió construir el mayor centro de investigación intelectual que el mundo había visto.

Ambos hombres intentaron alterar el sentido de identidad de Mali, pero la respuesta a si Abu Bakr lo logró radica, sin duda, en encontrar su flota perdida.

Misterio postulado por Gus Casely-Hayford, historiador cultural y director de V&A East, que se inaugurará en 2023.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s