Cartas de Gardel y Pugliese: Crean un insólito tarot que combina tango, artes visuales y cartomancia

La obra es atractiva aun para los cientificistas más radicales o para los refutadores de la cartomancia y el esoterismo: un tarot temático, basado en la iconografía tanguera y creado por veintidós artistas visuales rioplatenses que se sumaron –desde distintas perspectivas y estilos– a esta suerte de oráculo arrabalero.

La francesa Marianne Costa, una de las tarotistas más reconocidas del momento –también escritora, actriz y cantante–, y la argentina Ana Groch, licenciada en Historia del Arte, le dieron vida al Tarot del Tango. Costa es autora del bestseller La vía del tarot, junto con el legendario cineasta, escritor, psicomago y gurú Alejandro Jodorowsky, del que fue pareja y discípula. Groch, realizadora de performances y muestras de arte y tarot, fue discípula de ambos.

Los arcanos mayores de este mazo originalísimo fueron trabajados, entre muchos otros, por Marcos López (El Diablo), Andy Cherniavsky (El Sol), Alejandro Ros (El Loco) y Claudia Melo (La Papisa). Carlos Gardel inspiró el naipe de El Mago; Osvaldo Pugliese, el de El Ermitaño; Enrique Santos Discépolo, o Cambalache, el de El Mundo.

Pero no se trata de la mera extrapolación de grandes valores del tango a la estética, entre antigua y cool, del tarot moderno. Este cruce de mundos se dio de un modo menos obvio, más rico, creativo y personal.

-¿Cómo surgió la idea de este mazo, que viene acompañado por un libro?

Costa: Yo me sumé en noviembre de 2019. Ana me presentó el proyecto con la idea de que escribiera una introducción, pero me entusiasmé tanto que decidí unirme a este oráculo tanguero. Nos encontramos en la calle Florida a tomar un café con leche y surgió todo lo demás.

Groch: La idea estaba latente desde hacía más de diez años, cuando hice el proyecto Arcanos argentinos (un tarot realizado por artistas). Claudio Pustelnik, en aquel momento Director de Festivales de la Ciudad, tuvo la idea de hacer este cruce de mundos. Marianne siempre traza paralelismos o usa imágenes del tango. Por eso pensamos en ella, que adora el tango y que en sus viajes visita las milongas. Tuvimos la tremenda suerte de contar con su trabajo.

-¿Qué afinidades encuentran entre el tango y la cartomancia?

Costa: El tarot fue un juego de mesa inventado en Italia en el siglo XVI, y que todavía se juega en Francia. Antes de ser “recuperado” por el movimiento ocultista del siglo XIX, fue una herramienta de diversión y un pretexto para los encuentros sociales. Pero la estructura del tarot (hablo del antiguo, entre ellos el Tarot de Marsella), como la de cualquier juego complejo, es una descripción del mundo, una especie de mapa del universo psicológico y físico dentro del cual se mueve el ser humano. De la misma manera, el tango fue inicialmente un baile social, una diversión, pero desde su origen describe la complejidad del alma humana, la dimensión extática y trágica del encuentro con el otro. Todos los laberintos existenciales se pueden reflejar en el baile y en la poesía tanguera.

Groch: Frederic Conrod, investigador francés hoy en la Universidad de Miami, habla de tarot, tango y terapia como las tres pasiones de franceses y argentinos. El tango une Buenos Aires y París: lo vemos en letras y películas. La cartomancia también. El auge del ocultismo en Buenos Aires se dio a partir de las influencias de los surrealistas y del Tarot de Marsella. Desde ya, Xul Solar, pero también artistas como Raquel Forner, luego de sus viajes a París, realizaron obras en las que aparece el tarot. Antonio Berni y hasta el artista Juan Stoppani, que se animó a diseñar su propio tarot viviendo en París.

-¿Cómo eligieron a los artistas que trabajaron en este mazo?

Costa: La curaduría estuvo a cargo de Diego Vainesman, un talentoso diseñador argentino que vive en Nueva York. Partimos de un concepto general: que el conjunto de los arcanos mayores se transformara en un minicatálogo de arte contemporáneo argentino, que confluyeran artistas que trabajaran técnicas diferentes. Algunos son grandes tarotistas, como Claudia Melo. En otros casos fue impresionante porque veíamos algo esotérico en sus obras y luego de convocarlos conocimos sus vínculos con el tarot, como lo tienen Alejandro Bovo Theiler y Claudio Roncoli.

-¿Qué elementos del tango eligieron para que fueran representados?

Costa: Los cuatro palos tradicionales de los naipes españoles e italianos, que representan los cuatro centros del ser humano, encontraron su equivalencia tanguera. Los bandoneones son los bastos, la energía sexual o creativa y también el alma de la milonga. Las espadas son facones, la energía intelectual o mental, las armas de los compadritos para dirimir sus cuestiones y sanseacabó. Los oros, energía material o concreta, son faroles, típicos de los arrabales porteños. Las copas de champagne, energía emocional que nos habla de los corazones rotos o arreglados en el tango.

Groch: Y nos atrajo el uso del fileteado porque tiene que ver con el desarrollo de los arcanos menores en su estética de flores, hojas y volutas. La técnica del fileteado, plural y anónima en sus inicios, realizada en talleres por inmigrantes franceses o italianos, se vincula con la tradición de los Maitres Cartiers, maestros creadores de cartas de tarot, más mistéricos y ligados al arte e incluso a los talleres de artistas en el Renacimiento.

-¿Se asesoraron con algún tanguero para elegir figuras históricas?

Costa: Jugamos a conectar las cartas con el repertorio tanguero, que conocemos bastante bien. Pero este tarot no representa las grandes figuras del tango, como músicos, poetas, cantores o bailarines, sino una visión del ser humano a través del filtro tanguero y milonguero. Nos ha parecido más interesante conectar cada carta de los arcanos mayores con citas de tangazos, con esas frases que constituyen nuestro vocabulario básico de filosofía milonguera.

Groch: La búsqueda fue más destinada a encontrar hermandades, sentimientos, conceptos. Desde el inicio fue parte del equipo el periodista y gestor cultural Adrián D’ Amore. Su aporte fue vital para pensar vinculaciones, ampliar el repertorio y aumentar la posibilidad de profundizar en los significados a partir de las interconexiones entre los universos de las letras y los arquetipos.

-¿De qué modo decidieron representar a las mujeres en el mazo? ¿O eso lo eligió cada artista?

Costa: Nos pareció muy importante la paridad entre las cuatro figuras tradicionales (rey, reina, sota, caballero) y por eso las sotas fueron representadas como mujeres-música. En el tarot del siglo XVI, reina y rey representan claramente los géneros femenino y masculino, mientras que sota y caballero son hombres, pero en realidad representan posibilidades accesibles a cualquier ser humano: la sota es el espíritu de principiante y el caballero es la parte que emprende la búsqueda. En la mentalidad renacentista o de la Europa clásica, este neutro se expresaba en el masculino. En el Tarot del Tango nos parece importante dar una visibilidad equivalente a personajes femeninos y masculinos.

-¿Qué mazos de tarot temáticos las deslumbraron?

Costa: Me gustan mucho los mazos artesanales de un señor muy mayor y muy mítico que vive en Milán y tiene la librería El Meneghello. Se llama Osvaldo Menegazzi y es un dibujante y pintor excepcional que restauró muchos tarots antiguos y también grabó un tarot de gatos y otro de perros que son exquisitos. Además me encanta el tarot de Osho.

Groch: El Meneghello es de ensueño. Yo amo las ediciones de un lugar mágico en Riola, cerca de Bologna: El Museo Dei Tarocchi. Hacen tiradas limitadas, en general creadas y firmadas por artistas, o mazos temáticos. Uno de mis favoritos es uno de gárgolas de catedrales y otro de… galletitas. También el Tarot del Minotauro, una edición de los 80 de un artista francés que se llama Eric Provoost. Es una delicia, y muy borgeano.

-¿Cómo comenzó tu vínculo con el tarot y con el tango, Marianne?

Costa: Descubrí el tarot a mis 17 años, cuando mi madre me regaló un libro para leer los naipes comunes. Me entusiasmé con todo tipo de mazos, pero después de tres años de leer frenéticamente el tarot decidí hacer una pausa porque me provocaba angustia. Dije: “Hasta que me demuestren que es una herramienta sagrada no lo vuelvo a tocar”. En el 97 conocí a mi maestro de tarot, Alejandro Jodorowsky, y a primera vista entendí que conocía la sabiduría intrínseca del tarot. Aprendí con él, escribimos La vía del tarot, y este libro me trajo a Buenos Aires para dar un taller en el 2012.

-¿Y los primeros pasos tangueros?

Costa: Toda mi familia era tanguera, y yo escuchaba mucho tango pero no me sentía capaz de bailarlo. Pero cuando vine por primera vez a Argentina, Sandra Guida, anfitriona y hermana del alma, me llevó a la milonga Gricel: viendo las parejas que bailaban, recibí un flechazo tan fuerte que se me derrumbó la vergüenza y el rechazo a bailar. Desde entonces no puedo concebir mi vida sin tango, viajo con zapatos para la milonga y siempre ando canturreando versos de Manzi.

-Y vos, Ana, ¿cómo llegaste al tarot?

Groch: Desde muy chica estuve enamorada del esoterismo. A los 12 me compré un mazo a escondidas, pero como en una tirada familiar me salió el arcano sin nombre, el que algunos interpretan como La Muerte, me dio miedo y tiré el mazo completo. Me reconecté muchos años después, justamente por La vía del tarot. Así volvió a prender en mí muy apasionadamente. Empecé a investigar y a leer, y entendí que estaba muy ligado a mi carrera de base, Historia del Arte.

-¿De qué manera?

Groch: Está presente en el teatro, el cine, la moda. El arte y el tarot están absolutamente imbricados. En 2008 hice el mazo Arcanos argentinos, que se expuso en el C.C. Recoleta, y en 2010 traje a Alejandro Jodorowsky a hacer una Performance y Acto Psicomágico de Derechos Humanos y un Cabaret Místico en el MALBA. El mundo del arte, el azar y el ocultismo tienen relaciones asombrosas y recién ahora eso se está aceptando más. El arte, así como el pensamiento científico o filosófico, ha tratado desde sus inicios de comprender el universo. El tarot, cada vez más, es una herramienta para echar luz a estas insondables cuestiones del alma humana.

(FUENTE: clarin.com)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s