Una ‘Piedra Asesina’ se rompió en Japón. ¿Hay un demonio suelto?

Con tantas cosas que van mal en el mundo, ¿deberíamos preocuparnos ahora también por un demonio zorro de nueve colas que puede estar suelto en un bosque en Japón?

La respuesta depende en parte de tu lectura de la mitología japonesa antigua.

Este mes, una roca volcánica se partió en dos en el Parque Nacional Nikko, a unas 160 kilómetros al norte de Tokio.

Intacta, la roca medía unos 1,8 metros de alto y 8 metros de circunferencia, según un guía del parque.

Durante mucho tiempo se ha asociado con una leyenda japonesa en la que un espíritu de zorro maligno acecha una «piedra asesina», o Sessho-seki en japonés, haciéndola mortal para los humanos.

Algunas personas han especulado que la fractura soltó al zorro para causar más daño.

Otros se han centrado en una variación de la leyenda que termina con una nota más alegre.

En ese relato, después de que un monje zen divide la roca en varios pedazos y persuade al zorro, este promete no volver a dañar a los humanos nunca más.

Las redes sociales tienen muchas teorías sobre lo que significa la fractura de la piedra para los mortales comunes.

Lo mismo ocurre con los medios de comunicación japoneses.

“¿Es esto una advertencia anticipada de un desastre o un buen augurio?”

preguntó un artículo reciente en The Asahi Shimbun, un diario influyente.

El mayor interés en la piedra fracturada puede ser una señal de nuestros tiempos, dijo Nick Kapur, profesor de historia japonesa en la Universidad de Rutgers, quien escribió un popular hilo de Twitter al respecto a principios de marzo.

“Hay una especie de sentido milenario en el aire, un sentimiento apocalíptico, con el coronavirus y esta guerra en Ucrania”, dijo en una entrevista.

«La gente se siente como, ‘Ah, ¿por qué está sucediendo todo esto ahora?’

Y tal vez esta piedra que se abre en este momento en particular solo toca un nervio».

‘Una especie de antihéroe’

La leyenda del zorro de nueve colas se desarrolla en el siglo XII en la corte real de Kioto, la capital imperial de Japón.

Los eruditos dicen que apareció por primera vez en textos escritos en el siglo XV.

En la versión básica, un emperador retirado, Toba, una figura histórica real, está encantado con un visitante hermoso e inteligente, Tamamo no Mae.

Cuando Toba cae mortalmente enfermo, un astrólogo real descubre que el visitante es una zorra malvada disfrazada.

Ella huye al desierto, y los guerreros enviados por el palacio le disparan flechas, transformándola en una roca venenosa.

En la vida real, la muerte de Toba desencadenó una crisis de sucesión que condujo a una era de lucha de samuráis y gobierno militar.

“Con toda probabilidad, la historia de Tamamo no Mae surgió del mundo real de la política palaciega”, escribió la académica Janet Goff en un ensayo de 1997 sobre los zorros en la cultura japonesa.

En otra versión de la leyenda, que apareció en obras de teatro antiguas y pergaminos ilustrados, un monje zen pasa junto a la piedra cuando una mujer le advierte que no se acerque.

Ella dice que matará a cualquier humano, pájaro o bestia que lo haga.

La mujer admite que ella es el espíritu de la piedra y desaparece en su interior.

Después de que el monje golpea y rompe la piedra con un bastón, ella reaparece, promete no volver a dañar a los humanos y desaparece para siempre.

Durante siglos, la narración de la leyenda del zorro se hizo eco de un tropo misógino de la mitología japonesa en el que los personajes femeninos eran responsables de la caída de las dinastías, dijo Kapur.

Pero cuando el zorro de nueve colas ha aparecido en los productos culturales japoneses modernos, incluidos el anime, el manga e incluso los videojuegos, tiende a ser retratado de manera más favorable.

“Todavía hay un toque de maldad ahí, pero ella es una especie de antihéroe, tal vez”, dijo.

«Es interesante cómo este personaje se ha transformado de un villano no redimido a casi alguien a quien admirarías o con quien quisieras ser amigo».

‘Un lugar aterrador’

La piedra que se rompió en el Parque Nacional Nikko se encontraba en un bosque salpicado de aguas termales sulfurosas.

Los guardaparques habían estado fotografiando las grietas en la piedra durante años, y las autoridades locales dijeron que la ruptura final fue causada por la filtración de gas tóxico y agua de lluvia.

“La piedra es un bien cultural designado por el gobierno, por lo que no podemos decidir qué hacer por nosotros mismos”, dijo Riko Kitahara, funcionario del parque.

“Pero desde el punto de vista del mantenimiento, creemos que debería dejarse como está, ya que se dividió de forma natural”.

La piedra de Nikko fue designada bien cultural en 1957 por la prefectura de Tochigi y como lugar escénico por el gobierno nacional en 2014.

Se dice que es una de varias piedras que el monje zen creó cuando rompió la roca más grande durante su encuentro mítico con el espíritu del zorro castigado.

El gobierno dice que el poeta del siglo XVII Matsuo Basho se refería a la piedra cuando escribió sobre visitar una que emitía gases venenosos y estaba rodeada de tierra “cubierta de tantas abejas y mariposas muertas que apenas se puede ver el color de la arena”.

Masaharu Sugawara, de 83 años, guía turístico voluntario en el Parque Nacional Nikko, dijo que la referencia del poeta a la piedra ha sido durante mucho tiempo un punto de venta para los turistas.

Agregó que los animales que gravitan hacia las fuentes termales cerca de la piedra en invierno a veces mueren a causa de los gases tóxicos.

“Como escribió Matsuo Basho, es un lugar aterrador”, dijo.

¿Un zorro para nuestro tiempo?

Es desafortunado hablar de mala suerte en Japón, por lo que si a la gente le preocupa que la fractura de la piedra produzca malas vibraciones, es posible que no se lo digan a los periodistas.

Públicamente, al menos, muchos han dicho que creen que la fractura de la piedra es una buena señal, no un presagio de muerte inminente.

Algunos incluso han expresado la esperanza de que podría ser exactamente lo que el mundo necesita en esta coyuntura caótica de la historia.

En una publicación reciente de Facebook, una asociación de turismo en el área de Nikko dijo que esperaba que la fractura de la piedra fuera un «presagio auspicioso» y que el zorro de nueve colas quizás pudiera «domesticar el coronavirus y la situación mundial actual».

Masaki Akutsu, un funcionario de Nasu, un pueblo cerca del parque, le dijo a The Asahi Shimbun que esperaba que el zorro hubiera sido liberado para abordar el calentamiento global.

“Este es el comienzo de una nueva leyenda de la piedra asesina”, dijo.

Masako Hitomi, de 80 años, cuyo esposo es un sacerdote sintoísta jubilado en un santuario en Nasu que rinde homenaje al zorro, dijo que creía en la explicación científica de la fractura de la piedra.

Al mismo tiempo, dijo, todas las noticias tristes últimamente, incluida la guerra en Ucrania y la pandemia, parecen haber influido en el destino de la piedra.

El miércoles, un poderoso terremoto submarino frente a la región de Fukushima en Japón, al norte de Nasu, dejó al menos tres muertos y más de 190 heridos.

“Se rompió cargando con demasiados problemas del mundo”, dijo.

«Dado que la piedra cargó con los males, espero que todos estos horribles eventos terminen pronto».

(FUENTE: clarin.com)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s