Rituales para un buen comienzo de 2013, por Paula González.

Imagen foto_00000001

Sencillos y para toda la familia son los ritos que Paula González nos recomienda para tener suerte en todos los aspectos durante el año que comienza.

Para celebrar un Año Nuevomaravilloso, se deben encender seis velas de colores diferentes: una lila para que todos los cambios que se produzcan sean buenos y en verdad nos ayuden a lograr cada una de las metas; una verde para que todo esfuerzo fructifique en estabilidad y salud; una celeste para que tengan paciencia y equilibrio en todo momento difícil; una rosada para que cualquier situación amorosa y emocional pueda ser solucionada; una naranja para que no falten las oportunidades laborales y de crecimiento, y una amarilla para que la prosperidad y la felicidad sean atraídas todo el año a nuestro hogar.

Debe haber también seis pocillos, para simbolizar el equilibrio y la prosperidad: uno con tabaco para que el trabajo abunde y el dinero sea generoso; uno con semillas de café para atraer la buena suerte y las oportunidades; uno con estrellas de anís para viajar y estar protegidos todo el tiempo de las malas intenciones; uno con seis dientes de ajo para que nada malo nos pase y así alejar la envidia; uno con azafrán para que se den todas las condiciones que necesitemos para ser felices, y uno con pasas para que el amor perdure en nuestras vidas por siempre.

Para que tengamos suerte y oportunidades todo el año, debe haber:

* Un plato con tres naranjas y tres limones, que deben ser compartidos durante la cena, y que representarán dinero y trabajo.

* Un pocillo con tres cereales: garbanzos, lentejas y porotos, cocinados, y que se compartan entre todos para que no falten las oportunidades laborales.

* Un pocillo con 6 elementos que alejen la envidia: canela, ají, dientes de ajo, sal gruesa, romero y ruda, que deben ser tirados en el jardín o patio, o bien depositados entre las plantas, después de medianoche.

* Un salmo abierto en el lugar donde se juntarán a comer, específicamente el Salmo 23, para provisión y protección.

Sigue leyendo