Curiosity en Marte.

Curiosity en Marte: NASA desiste del anuncio “histórico” sobre muestras biológicas, pero habla de próximo Fin del mundo previsto por los mayas.

Los ojos de buena parte del mundo estaban atentos a lo que se dijera en la Conferencia Anual de la Unión de Geofísicos Estadounidenses, donde la NASA había advertido que daría información sobre la tarea del robot Curiosity, en Marte, que “cambiaría los libros de historia”.

Sin embargo los libros parece que seguirán como estaban ya que los científicos atribuyeron a su propio entusiasmo las declaraciones y no confirman todavía que halla realmente, o haya habido alguna vez, rastros de vida en Marte. Sin embargo, y aparentemente como forma de evitar que el público les cayera encima, los astrónomos y técnicos de la agencia espacial norteamericana se dedicaron a desarticular la perspectiva del “fin del mundo maya” prevista para el próximo 21 del corriente mes de diciembre.

John  Grotzinger, el científico a cargo de la nave robótica Curiosity, quien había afirmado que el descubrimiento en suelo marciano “cambiaría los libros de historia”, afirmó que hubo un malentendido sobre sus palabras y que de ahora en más sabe que “tengo que ser cuidadoso con lo que digo”.

Confirmando la aparición de elementos químicos vinculados a la vida primigenia en Marte, reconoció que aún no saben con exactitud si los mismos podrían haber llegado eventualmente al planeta en un meteorito, o incluso llevados allí por anteriores misiones marcianas, o por el mismo robot que recogió las muestras. Sigue leyendo

La NASA insiste: «No hay fin del mundo».

J. DE JORGE / MADRID

Científicos se ven obligados a combatir los rumores tras recibir más de 5.000 preguntas de ciudadanos preocupados que temen que se cumpla el supuesto apocalipsis maya el 21 de diciembre.

A menos de veinte días para que, según erróneas interpretaciones delcalendario maya, el mundo llegue a su fin, la NASA se ha visto obligada a impartir su pedagogía científica para combatir los rumores apocalípticos. En realidad, lleva mucho tiempo intentando aclarar pacientemente que nada sucederá ese día, al menos ningún cataclismo cósmico, como el choque de la Tierra con otro planeta, el impacto de un asteroide gigante o una llamarada solar que acabe con nuestra civilización. Pero por increíble que parezca, todavía hay gente que teme que algo tremendo caiga sobre sus cabezas el 21 de diciembre. La página web de David Morrison, director del Centro Carl Sagan de la NASA, llamada «Ask an Astrobiologist» («Pregunta a un astrobiólogo»)y dedicada a combatir los rumores sobre 2012, ha recibido más de 5.000 preguntas sobre este asunto, consultas cada vez más numerosos a medida que se aproxima la fecha «fatídica». Morrison ha respondido a 400 de estos correos y hace unos días ofreció junto a otros científicos de la agencia espacial una conferencia de la mano de Google + para tratar de calmar a los más asustados y explicar por qué no hay nada que temer. Sigue leyendo