Experiencia paranormal: «La luz me cerraba los ojos»

imagen interior

Jacinto Arauz

Si bien todavía falta una parte importante de la investigación sobre la desaparición de la mujer por 24 horas en Jacinto Arauz, como el peritaje de los celulares, se conocieron nuevos detalles durante una entrevista que la mujer concedió a La Arena. El más importante, que no habría una tercera persona involucrada.

En el campo donde se encuentra con su marido, Irma Rick relató su experiencia ratificando lo ya contado a otro medio, que «se encontraba en la cocina cuando el teléfono empezó a hacer rayas, se cortó la luz, ahí empecé a sentir ese viento, salí con el teléfono en la mano, caminé unos diez metros, hasta donde estaba el perrito atado y ahí no sé qué pasó. Es como que un viento me chupó».

¿Qué pasó después?

«Yo vi luz, recuerdo que para mí estaba acostada, atinaba a abrir los ojos y veía luces como de quirófano, esa luz blanca me volvía a cerrar los ojos. Para mi estaba acostada». Ante la repregunta del cronista, dijo que «no notó nada sobre qué estaba acostada ni la presencia de una sombra o algo parecido». Más adelante dijo que después, «cuando me desperté sentí como que algo me pasaba en la cabeza, me dijeron que era una peladura muy rara, en la tomografía no salió nada. En los estudios salió todo bien, no hay una tercera persona involucrada. Pienso que algo me metieron en la cabeza, tal vez no se sepa nunca, puede que sea por todo lo que me pasó, pero pasa que cuando ando caminando, es como que llevo algo pegado. Los primeros días me parecía que iba alguien atrás mío» explicó a este diario.

Irma manifestó que cuando despertó, «abro los ojos y me encuentro sentada, no recuerdo que tiempo estuve sentada, me levanto, empiezo a dar vueltas y de repente me toco y tengo el teléfono en la cintura, estaba prendido y con toda la carga, eran las 5.10 de la mañana. El primer mensaje se lo mandé a mi hijo pasada las 7 de la mañana, ahí reaccioné y empecé a mandar mensajes a los chicos, llamé a unos cuantos, empecé a caminar, nerviosa porque los chicos me llamaban y no podía hablar, le escribí a mi hijo: Pilín vení a buscarme que no sé dónde estoy. No tengo recuerdo de cuanto tiempo, lo sé por mis hijos que estuve 24 horas desaparecida. Para mí es como que pasó un montón de tiempo que volví. Me dicen los chicos que estaba muy sucia, con mucho olor, como si me hubiese orinado o algo así. Los chicos me dicen que llamé entre las 18 y las 19 del martes, que escuchaban como un zumbido, no tengo ni idea».

Irma fue protagonista de otra historia en 2002. «Me acuerdo como si fuera hoy, de hecho mi hijo siempre me dijo, te van a volver a buscar. Siempre tuve esa sensación. Esa vuelta que vi al ovni o lo que fuera, yo estaba con un dolor de muela que me moría, de ahí jamás tuve un dolor de muelas. Lo estuve mirando como 5 minutos, en principio entraba una luz fuerte, me llamó la atención, abrí el postigo y lo vi arriba del silo, se me cayó la linterna de la mano. Lo que vi aquella vez que entre el silo y el objeto había unos dos metros, entre ellos una luz y una figura o silueta de un metro que se mantenía en el medio», concluyó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s