Relato: «Histeria».

Andrés Gandía

¿Cuántas veces habremos escuchado este término referido a una manera de ser , a un ataque o a una enfermedad en si?. Y siempre o casi siempre referido al género femenino.

Parece una palabra habitual en nuestro vocabulario; pero la cosa viene de antiguo…

Efectivamente, en el papiro egipcio de Kahun, del siglo XX antes de Cristo, se encuentran descripciones de cuadros patológicos de características histéricas, que se atribuyen en el escrito a los movimientos del útero que seguramente actuaba comprimiendo otros órganos. Los egipcios pensaban que el útero era un organismo viviente autónomo que podía desplazarse por el interior del cuerpo. Para asentarlo en su posición se recomendaban fumigaciones vaginales con plantas aromáticas que por su agradable olor atraían el útero hacia abajo. También, la ingestión o inhalación de sustancias poco agradables que lo rechazaban desde arriba. Se repite el tema de las fumigaciones en el más “moderno” papiro de Ebers, también egipcio, del XVI antes de Cristo. Pero es que en 1910, esta vez después de Cristo, los tratados recomendaban para el tratamiento de la histeria fumigaciones vaginales con Valeriana o Asafétida.

En realidad, Histeria proviene de la palabra griega “Hysteron”, que significa útero.

En Grecia, en el siglo V antes de Cristo, el famoso y dorado siglo de Pericles, Hipócrates escribió su famoso Corpus Hipocraticum, de 72 volúmenes en donde atribuía un origen natural a las enfermedades psíquicas y persistía la idea de que la Histeria se producía por desplazamientos uterinos, los que serían provocados por falta de relaciones sexuales, por lo cual el útero se resecaría y perdería peso, pudiendo ascender al hipocondrio o al corazón, desatando los síntomas. La terapéutica recomendada era el matrimonio para las viudas y las jóvenes solteras.

Para Galeno, ya en el Imperio Romano, era ridícula la tesis del movimiento del útero. Para él la Histeria era causada por la continencia sexual que originaba retención del líquido seminal femenino, lo que provocaría corrupción de la sangre y consiguientemente, como de todos es sabido, irritación de los nervios, hasta llegar incluso a las convulsiones. En el varón, que según galeno también puede sufrir Histeria, el origen sería el mismo: la retención del esperma. De ahí la famosa frase: “semen contenutus, venenum est”(perdonen la licencia humoristica).

En la Edad Media, bajo un clima moral y religioso, aparecen los términos de Histeria Colectiva y de Posesión Demoníaca para referirse a estas dolencias.

 Los dominicos alemanes Krames y Sprenger publicaron “Malleus Maleficarum” para que los inquisidores supieran cazar a Herejes, Enfermos Mentales y Mujeres, quizá histéricas, aunque no lo dijeran, porque “eran instrumentos del demonio para tentar a los hombres”.

Afortunadamente, por las mismas fechas, se fundó el Primer Hospital Psiquiátrico del mundo, en Valencia, en el año 1409, por el sacerdote mercedario Fray Juan Gilbert Jofré, para que locos e inocentes pudieran ser recogidos y atendidos cristianamente.

Finalmente, ya en el Barroco, los médicos ingleses Willis y Sydeham plantean que la Histeria no es una enfermedad del útero, sino del cerebro, común a varones y hembras, muy frecuente y con síntomas que enmascaran otras enfermedades. Se caracterizaría por un comportamiento caprichoso y cambiante.

Todo esto que ya se parece a los conceptos actuales queda desvirtuado cuando atribuyen la dolencia a espíritus animales que descargan explosivamente en algunas zonas del cerebro y recomiendan un tratamiento a base de leche y dieta rica en hierro.

Y me pregunto: ¿a qué será atribuida la histeria, si es que se llama así, dentro de 100, 500 o 1.000 años? ¿Cómo será tratada?

Curioso, ¿verdad?

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s